1.600 fotografías tomadas por víctimas buscan explicar la reconciliación

Profesores e investigadores de la Pontificia Universidad Javeriana recogieron fotografías tomadas por más de 200 víctimas del conflicto armado en el país, para entender qué significa para ellos esa palabra.

“…Cuando tenemos un conflicto con otra persona, no queremos ver la otra cara. Si existe la comunicación se puede lograr la alegría. Debemos vivir en amor en este mundo tan complicado” dijo Bibiana Guisao Villegas (30 años), la autora de la foto, sobre la imagen tomada en Apartadó (Chocó).

Se supone que el Acuerdo de Paz con las Farc pone al país frente a una enorme tarea: la reconciliación. Pero, ¿cómo traducir una palabra tan etérea a los contextos que más sufrieron la violencia en el país? buscando responder esta pregunta, investigadores de la Facultad de Medicina de la Pontificia Universidad Javeriana desarrollaron el proyecto “Caras de la Reconciliación”.

La iniciativa recoge fotografías de más de 227 colombianos de diversas regiones del país golpeadas por la violencia, quienes plasmaron en fotografías lo que para ellos significa la reconciliación.

El proyecto, que fue apoyado por Usaid, fue liderado por Carlos Gómez- Restrepo, médico especializado en psiquiatría y decano de la Facultad de Medicina de la Javeriana. “Diseñamos una serie de talleres de fotografía participativa que consistían en ir a los municipios para enseñarles nociones básicas de fotografía a los participantes –personas de la comunidad– y luego hacer un ejercicio práctico en el que debían tomar una foto de lo que para ellos significa la reconciliación”, señaló en Pesquisa Javeriana la psqiuiatra María José Sarmiento, quien coordinó el proyecto.

Los investigadores eligieron diez municipios del país fuertemente golpeados por la guerra: Apartadó (Chocó), Arauca y Arauquita (Arauca), Bojayá (Chocó), Ciénaga (Magdalena), Florencia (Caquetá), Quibdó (Chocó), San Vicente del Caguán (Caquetá=, Turbo (Antioquia) y Vista Hermosa (Meta).

Tras las visitas y los talleres, los investigadores recogieron 1.600 fotografías, de las cuales, 200 habían sido elegidas por la gente de la comunidad como las mejores. Luego, los docentes de la Javeriana metieron todos los datos en un software de procesamiento de datos, y definieron el concepto ‘reconciliación’ en ocho categorías de análisis: acciones, actitudes, estrategias, actores, emociones y sentimientos, relación con el medio ambiente, relación con el territorio e historia y valores.

“Con este proyecto esperamos que se puedan alinear las políticas públicas y académicas con el fin de hacernos responsables de lo que ellos quieren, necesitan y están pensando”, explica Sarmiento. Las fotografías estarán expuestas durante todo el mes de febrero como una exposición itinerante dentro del campus de la Universidad Javeriana, en Bogotá. 

Además, con  las fotografías tomadas por los participantes y sus comentarios, la clasificación por municipio y el contexto histórico de cada lugar y las reflexiones que dejó el proyecto, se editó el libro Caras de la reconciliación. 

Arauca - Uniendo diferencias

“Estrechando la mano es el mejor comienzo para una reconciliación”, fue la explicación que dio Jonathan Santiago Botero Valcárcel (17 años) sobre esta foto tomada en Arauca, donde entre los años 80 y 90, paramilitares compitieran con el ELN y las FARC por el control del paso fronterizo a Venezuela, lo que resultó en tres masacres en las que murieron 14 personas.

Ciénaga - Tranquilidad

“Me ayuda a traer paz con solo ver los maravillosos rayos de colores que trae mi atardecer” escribió Andrés Eduardo Quiroz Madrid (22 años) sobre esta foto tomada en Ciénaga a donde llegaron las FARC, el ELN y las AUC para apropiarse de los recursos derivados del narcotráfico, explotar el medio ambiente, instalar minas antipersonales y cobrar vacunas a ganaderos y exportadores de banano.

San Vicente del Caguán - El mercado

Rigna Jara Embres (65 años), escribió sobe esta foto: “Allí (en el mercado) encuentro con qué alimentarme, así doy gracias a Dios pues mi corazón está alegre, por lo que puedo dar alegría y paz a quien me rodea”. La foto retrata a San Vicente del Caguán, al norte del departamento de Caquetá, que fue la Zona de Distensión por el Gobierno del expresidente Andrés Pastrana para realizar los diálogos con las FARC-EP.

Vista Hermosa - Paz y reconciliación

En la época del conflicto crudo, los habitantes de la margen derecha no podían pasar a la izquierda porque eran ajusticiados y así sucesivamente. En un día la guerrilla pasó más de 200 personas, de las cuales regresaron tres. […] Hoy en día respiramos esa paz tan anhelada y podemos decir que estamos en reconciliación con todos los habitantes de todas las veredas” explicaron Gloria Esperanza Mesa (53 años) y Ester Julia Rada (47 años) sobre esta foto tomada en Vista Hermosa, Meta.