Alcaldía desmonta mariposario en El Retiro (Antioquia)

Durante 16 años, en El Retiro (Antioquia) funcionó un mariposario en el que varias generaciones de niños campesinos aprendieron sobre estos animales y su importancia. Pero el desmonte del refugio, junto a otras controversias, tienen en vilo al proyecto.

Tenían 65 especies de mariposas y 23 plantas hospederas de 18 especies de mariposasCortesía

En la tarde del pasado 1 de marzo, Juliana Villada salió de su casa en la vereda El Portento, al norte del municipio antioqueño El Retiro. Minutos antes la habían llamado campesinos de la zona para contarle que el enorme mariposario al lado de la escuela donde ella estudió, estaba en el suelo. Villada atravesó a pie las dos colinas que separan su casa de la Centro Educativo Rural El Portento, en cuyos terrenos se había erguido el mariposario hace ya 16 años. (Le recomendamos: El maravilloso universo de las polillas)

En 2003, Juliana era una niña campesina que cursaba tercero de primaria en la pequeña escuelita. Ese año, junto a otros estudiantes, se había unido al grupo liderado por la Fundación de apoyo solidario al Retiro (Fasor) que, cada quince días, salía a andar las montañas de su vereda en busca de insectos y plantas.

Pronto, las mariposas capturaron la atención de los niños. Un año más tarde, en el marco del programa Ondas, de Colciencias, 14 niños de la escuela veredal -entre ellos Juliana- propusieron un proyecto de investigación para hacer la caracterización de las mariposas en el municipio. Bajo la guía de la bióloga Norita Londoño y de la directora de Fasor, Gloria Bermúdez, los niños empezaron un trabajo que los convertiría en miembros de la Red Colombiana de Semilleros de Investigación (RedColsi), y llevaría a varios de sus integrantes a representar al país en eventos internacionales, como el IV Encuentro de Educación de América Latina y el Caribe, Nuestra América (ENA 2017), en Brasil.

Durante 17 años, los integrantes del semillero encontraron 65 especies de mariposas en la vereda e identificaron 23 plantas hospederas de 18 especies de mariposas. Se dieron cuenta de que, debido a la expansión de urbanizaciones y predios dedicados a la explotación de madera, los hábitats de las mariposas -que son polinizadoras, como las abejas- se habían reducido drásticamente. “De las especies que identificamos por esos años, hoy queda una especie predominante”, dice Villada.

“Empezamos el mariposario en la escuelita: primero teníamos únicamente un vivero, todo cubierto. En esa época nos donaron una casita de muñecas, pues necesitábamos un espacio para cuidar los huevitos y las orugas. Esa casita la convertimos en nuestro laboratorio”, recuerda.

Por eso, dice, le dolió todo cuando desde la colina de enfrente, Villada vio en el suelo las lonas y maderas del mariposario, apiñadas al lado del laboratorio. “Cuando veo todo en el piso yo llamé a José Raúl para comentarle lo que había pasado y me dijo que iba a investigar. Me dijo que cogiéramos las cosas”. Cuando habla de “José Raúl”, Villada se refiere José Raúl Botero, secretario de Asuntos Administrativos y Bienes de la alcaldía, con quien, desde octubre de 2018, los jóvenes encargados del mariposario mantenían una comunicación constante. (Acá: La colombiana que dirige la colección de mariposas más grande del mundo)

 
Así se veía el mariposario por fuera.
Cortesía

A la mañana siguiente, Villada, junto a los otros jóvenes con quienes administraban el mariposario, Liseth Buitrago y Esteban Chávez, fueron a recoger los enseres y colecciones que, en teoría, estaban bien. Pero se encontraron con cajas destruidas, colecciones dañadas y plantas destruidas. Al indagar de nuevo con el secretario y con el mismo alcalde del municipio, Camilo Botero, les dijeron que iban a investigar.

Al preguntarle al respecto, el secretario Botero señala que la Alcaldía se limitó al desmonte del mariposario, pero que en ningún momento se destruyeron colecciones. “La decisión del desmonte se tomó porque el proyecto que estaba funcionando allá, era un proyecto que ya perdió su función social de trabajo con niños”.

Además, dijo, desde octubre de 2018 ya el terreno había regresado a manos de la Alcaldía. Ese mes, el Laboratorio del Espíritu, a cargo de Gloria Bermúdez, decidió abandonar el proyecto del mariposario. Mediante un comunicado, la fundación señaló que la decisión se tomaba debido a que “la profesionalización de los integrantes del mariposario -de la que nos sentimos muy orgullosos- ha dificultado el cumplimiento de las actividades”. Dijeron, además, que la ampliación de la escuela en el terreno del mariposario impedía que siguiera funcionando allí.

Lo que no se dijo en público es que había una incomodidad respecto al rumbo que estaba tomando el proyecto, según Gloria Bermúdez. Por teléfono, comenta que si bien en 2016 ella autorizó que los jóvenes vendieran mariposas y plantas hospederas y nectaríferas, la idea es que esta fuera una actividad secundaria, y que el trabajo con los niños de la escuela no se detuviera. Según Bermúdez, eso no fue lo que pasó. “Al final, por lo que nos dijo la maestra de la escuela, ya no había semillero con los niños”.

Juliana Villada acepta que en 2018 no se hizo semillero con los estudiantes de la escuela, pero que un año antes, Esteban Chávez sí tenía un club de investigación en la cabecera urbana de El Retiro, que se llevaba a cabo en instalaciones de la Alcaldía. Dice que habían ahorrado 3 millones de pesos para comprar algunos implementos adicionales para el laboratorio, y para el mantenimiento del mariposario, hoy destruido. “Solo queremos aclararle a la Alcaldía y a Gloria que la plata que teníamos nunca fue para lucrarnos, era para mantenerlo”.

 Villada dice que lo que más le sorprendió del operativo de desmonte es que ninguno de los secretarios con quienes habían entablado un diálogo –de educación y de bienes– les avisó antes para que sacaran las cajas de colección. “En octubre, nosotros tomamos la decisión de conformarnos como Corporación para poder adquirir ese lugar en comodato. Nos reunimos con los secretarios de educación, de cultura, y de bienes, y siempre nos expresaron respaldo”, dice la joven.

Por su parte, el secretario Botero asegura que lo único que le dijo a los jóvenes en las reuniones fue que “si nos ceden un terreno (a la Alcaldía) allí cerca, estudiaríamos la posibilidad de que hagan un proyecto allí”. Dice que nunca les prometió que pudieran quedarse en el predio de la escuela. 

 
Así se veía el mariposario por dentro.
Cortesía

Con este panorama, el proyecto del mariposario quedó en el aire. Según Villada, “estamos mirando alternativas para ver cómo vamos a seguir funcionando. Vamos a seguir estudiando el mayor laboratorio que tenemos: los bosques y los rastrojos. Porque el conocimiento no nos lo quita nadie”. (Le puede interesar: Los animales urbanos) 

845244

2019-03-15T18:42:17-05:00

article

2019-03-15T18:42:17-05:00

mmonsalve_250625

none

María Paula Rubiano / @pau_erre

Educación

Alcaldía desmonta mariposario en El Retiro (Antioquia)

55

8174

8229