El espacio que busca igualdad y empoderamiento de mujeres y niñas en Colombia

Noticias destacadas de Educación

ONU Mujeres, la Embajada de Suecia, MinTic y la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer lanzaron “Aquí Hablamos Todas”, un podcast en el que contarán historias de mujeres líderes colombianas que han hecho parte del tejido, el desarrollo y la búsqueda de la igualdad en el país. El 1° de octubre es el primer capítulo.

Con el objetivo de celebrar los 25 años de defensa de los derechos de las mujeres, ONU Mujeres en alianza con el Ministerio de las TIC y la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer lanzaron “Aquí Hablamos todas”. Este podcast, reunirá las voces e historias de mujeres colombianas que continúan abriendo camino a la igualdad y el empoderamiento de las mujeres. (Lea: Organizaciones de mujeres exponen a la ONU preocupación por violencia contra la mujer)

La iniciativa, que iría desde el 1° de octubre de 2020 hasta abril de 2021, busca resaltar los logros de las mujeres colombianas en diversos ámbitos como la ciencia, la tecnología, el arte, las matemáticas, el mundo empresarial, y la paz.

Además, contará la historia de algunas líderes colombianas que han hecho parte del tejido, el desarrollo y la búsqueda de la igualdad de niñas y mujeres en Colombia. El primer capítulo se publicará el 1° de octubre y tendrá como protagonistas a Alejandra Borrero, Carolina Cuervo y Amalia Andrade, quienes debatirán sobre Beijing+25, donde se promovieron los derechos de la mujer.

25 años de defensa de los derechos de las mujeres

La Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, que se realizó en septiembre 1995, reunió a 17.000 participantes y 30.000 activistas que consiguieron llegar hasta Beijing para conseguir la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres en todas las partes del mundo. Tras dos semanas de debates políticos, representantes de 189 gobiernos consiguieron establecer la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, un plan para promover los derechos de la mujer.

Abordó 12 problemas mundiales que son: la educación y la capacitación; la salud; la violencia contra la mujer; los conflictos armados; la economía; el ejercicio del poder y la adopción de decisiones; los mecanismos institucionales para el adelanto de la mujer; los derechos humanos; los medios de difusión; el medio ambiente; y la niña. (Puede leer: Contadoras de Historias: relatos de mujeres sobre la construcción de paz)

Para cada uno de esos problemas, se identificaron objetivos estratégicos y una serie de medidas relacionadas que los gobiernos y otras partes interesadas deben llevar a cabo a nivel nacional, regional e internacional. En junio de 2000, en un consejo extraordinario que se instaló para examinar la aplicación de esta declaración, los gobiernos acordaron medidas adicionales para acelerar su aplicación y garantizar que los compromisos en favor de la igualdad de género, el desarrollo y la paz se cumplan plenamente.

Este plan supuso un punto de inflexión en la visión del mundo sobre los derechos de las mujeres y las niñas. Desde entonces, las mujeres han empezado a ocupar cargos políticos, cuentan con protección jurídica contra la violencia de género y constituciones que garantizan la igualdad de género.

Y aunque el avance ha sido grande, hoy 25 años después, ningún país ha logrado completar ese programa. Según ONU Mujeres, las mujeres siguen ganando menos que los hombres; es más probable que trabajen en empleos de baja calidad; la tercera parte de ellas sufre violencia física o sexual a lo largo de su vida; y las brechas en los derechos reproductivos y la atención de salud causan la muerte de 800 mujeres al dar a luz cada día.

Algunas victorias para las mujeres

Desde que se instaló la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, hace 25 años, los gobiernos de diferentes países han logrado avanzar en políticas que impulsen la igualdad de derechos y de oportunidades para todas las mujeres y niñas. Estos son algunas de las victorias que han tenido las mujeres en esta lucha. (Le puede interesar: Empoderamiento económico de las mujeres: ¿qué dicen las leyes colombianas?)

1. Avance en el terreno de los derechos de las niñas: Este plan fue el primer documento de política sobre las mujeres a nivel mundial que incluyó un enfoque específicamente centrado en las niñas. Allí quedó constancia de que las niñas se enfrentan a la discriminación desde sus primeros años de vida y a lo largo de toda su infancia. Por eso, una de las primeras peticiones fue proteger sus derechos.

Una de las medidas que instauró se enfocó en la asistencia a la escuela y su permanencia en ella. Además, la erradicación de la mutilación genital femenina y del matrimonio infantil, principales prácticas que impiden que acaben sus estudios.

2. Atención a la perspectiva de género: Según ONU Mujeres, la perspectiva de género es “asegurarse de que las necesidades y los derechos de las mujeres y las niñas se tengan visiblemente en cuenta en todas las políticas, programas, estrategias, investigaciones y otras áreas”.

Por medio de la Plataforma de Acción de Beijing, se incorporó la perspectiva de género como estrategia clave para la igualdad de género. Además, motivó a los gobiernos y otros agentes a aplicarla en sus políticas y programas.

3. Promover una agenda para eliminar la violencia contra las mujeres: Permitió que personas, grupos de personas y ONG denuncien la violación de sus derechos personales o individuales. La Plataforma de Acción de Beijing defendió la idea de que las mujeres tenían derecho a disfrutar plenamente de sus derechos, entre los que está el derecho a vivir sin violencia de género.

4. Liderazgo de las mujeres en la conservación y la acción por el clima: En esta plataforma quedó claro que la participación plena e igualitaria de las mujeres mejora los resultados en términos de gobernanza y conservación. Reconoció las funciones únicas e importantes que desempeñan las mujeres y las niñas como conocedoras, gestoras, productoras y cuidadoras del medio ambiente, así como de educadoras en esta materia.

Allí se garantizó las oportunidades para que mujeres, incluidas las que hacen parte de comunidades indígenas, participen en la adopción de decisiones ambientales, reducir los riesgos de los peligros ambientales y asegurar que todas las personas tuvieran acceso a agua limpia.

Comparte en redes: