Las 200 preguntas de la Independencia

Son 200 preguntas sobre el período comprendido entre 1774 y 1830 en Colombia.

Hace 200 años, ¿cómo era la relación de los adolescentes con sus padres? ¿Será que los adolescentes de aquel tiempo mostraban rebeldía hacia el estudio, usaban piercings o se tatuaban como ahora? Se venía preguntando Angie Katerine Lara Fonseca, estudiante del colegio Comercial Santa Rita, de Facatativá, desde hace varios meses, luego de ver cómo a su alrededor jóvenes contemporáneas a ella quedaban embarazadas o decidían dejar la escuela. Inquietudes actuales que Angie quiso transportar hacia la época de nuestra Independencia para “reflexionar sobre lo que pasa en Colombia y hacer entender a los padres la importancia de aconsejar a sus hijos”.

Al igual que Angie, 16.501 estudiantes de todo el país se cuestionaron sobre cómo fue el período comprendido entre 1774 y 1830 en Colombia. ¿Qué tratos les daban a los homosexuales en la Nueva Granada? Hace 200 años, ¿cómo se protegían las mujeres en el momento de su período, sin que ocurrieran accidentes y qué utilizaban para calmar los cólicos? ¿Qué tipo de bebidas alcohólicas ingerían hace 200 años? ¿La gente se embriagaba igual que las personas en la actualidad? Teniendo en cuenta que no había radio, televisión ni teléfono, ¿cómo fluía la información por todo el país y qué importancia tuvo el chisme? Éstos son algunos ejemplos de las preguntas que enviaron los jóvenes al portal Colombia Aprende.

Las preguntas que fueron más ricas, provocadoras y que tuvieron un interés colectivo fueron seleccionadas, en una primera etapa, por estudiantes y docentes de Historia. A continuación, un grupo especializado de historiadores eligió las 200 mejores para conformar la cartilla 200 años, 200 preguntas, que se lanzó hoy y que inaugura  la segunda etapa del programa Historia Hoy: Aprendiendo con el Bicentenario de la Independencia, un ambicioso plan que viene realizando el Ministerio de Educación desde el año pasado con el objetivo no sólo de conmemorar este acontecimiento, sino usarlo como excusa para desarrollar las competencias científicas y recuperar el interés de los estudiantes por la Historia.

Según el historiador Jorge Orlando Melo, el programa es una oportunidad para incentivar en los niños el espíritu indagador y demostrar cómo la Historia no consiste llanamente en contar un cuento, sino que el historiador es un científico que se hace preguntas sobre el pasado y, al responderlas, puede entender su presente. 

Las 200 preguntas recopiladas en la cartilla serán respondidas por los estudiantes a través del portal Colombia Aprende. Para ello, la Biblioteca Luis Ángel Arango digitalizará archivos de la época con el fin de que sean consultados fácilmente por los niños y el Ministerio se encargará de mantener material actualizado en la web ya mediante textos o video y entregará libros a los colegios públicos. Además, los historiadores entrarán en contacto vía internet con los alumnos para así guiar su investigación.

Para la ministra de Educación, Cecilia María Vélez, seguramente muchas respuestas se quedarán sin contestar o exigirán a los estudiantes ser creativos e indagar en obras de arte y literarias. Por ahora, alumnos como Cristian Steven Jiménez, quien ganó un computador por su pregunta “¿Qué papel realizaron los estudiantes en el proceso de Independencia?”, está ansioso por empezar a investigar, con ayuda de su profesora, y elaborar una respuesta tan creativa como para ganar un segundo premio.

Temas relacionados