Reemplazará la cárcel de El Buen Pastor

Así será la ciudadela universitaria en comunas 12 y 13 de Medellín

Aunque la obra se había anunciado en 2015, solo hasta noviembre del año pasado comenzó su construcción. Tendrá una inversión de $126.000 millones y el área académica será de 23.000 metros cuadrados.

La construcción de la Ciudadela de Occidente, en las comunas 12 y 13 de Medellín, comenzó en noviembre de 2018.Alcaldía de Medellín

Tres alarmas sonaron a las 2:00 de la tarde del 29 de mayo de 2015. La dinamita explotó y una nube de polvo y ceniza sentenció el final de la cárcel de El Buen Pastor de Medellín, ubicada en los límites entre las comunas 12 y 13, y que funcionó hasta 2010. Las raíces del centro de reclusión de mujeres fueron la base para la construcción de la Ciudadela de Occidente, uno de los megaproyectos de la administración de aquella época, en cabeza del alcalde Aníbal Gaviria.

Aunque Gaviria y la vicealcaldesa de educación de 2015, Alexandra Peláez, habían asegurado que luego de la implosión la construcción de la ciudadela tomaría 20 meses, solo hasta el pasado 6 de noviembre comenzó su construcción. (Lea: Los consejos olvidados de la comisión de sabios para transformar la educación)

Esta ciudadela, según el actual secretario de Educación, Luis Guillermo Patiño, va a contar con la posibilidad de tener los programas académicos de las mejores universidades públicas de la ciudad, entre ellas el Pascual Bravo, el Instituto Tecnológico Metropolitano de Medellín (ITM) y el Colegio Mayor de Antioquia. “Además esperamos conseguir convenios con instituciones privadas y del exterior. La versatilidad es uno de los grandes logros de este proyecto”.

Patiño añadió que la principal diferencia entre una universidad y esta ciudadela es que la primera es una institución que se dedica a la enseñanza, mientras que la segunda se caracteriza por ser un espacio de encuentro entre varias instituciones en donde se ofertan sus programas.

La Alcaldía espera inaugurar la obra entre noviembre y diciembre de este año. / Alcaldía de Medellín

¿A qué se debió el retraso? “Estaba planteado un modelo y existían unos recursos para esa época, pero posteriormente se hicieron una serie de estudios y de ajustes que permitieron optimizar los planes iniciales. Al mismo tiempo se tramitaron las aprobaciones de la Curaduría y en estos tres años, de alguna forma, lo que se hizo fue mejorar no solo en cuanto al diseño y el aumento de los cupos, sino también en los trámites legales que una obra como esta requiere”, agregó el secretario.

El principal ajuste que se realizó en estos tres años fue el de la capacidad de la ciudadela. En un principio estaba pensado para 1.200 cupos para educación superior, sin embargo, la Empresa de Desarrollo Urbano (EDU), encargada del diseño, logró ampliarlo a 8.000. También consiguió aumentar la cobertura, los edificios ya no serán de tres pisos sino de cinco. (Puede leer: Aprueban regalías por $2 billones para la educación del país)

Ahora, los obreros, la maquinaria y la tierra removida de aquel centro de reclusión son parte del panorama entre el límite de las comunas 12 y 13. Federico Gutiérrez, alcalde de Medellín, durante el comienzo de obras, aseguró que “arrancamos a trabajar en lo que era un sitio de dolor, tristeza y desesperanza, como lo era la antigua cárcel. Hoy se convierte en un lugar para la esperanza, la educación y los sueños de miles de jóvenes”.

La Ciudadela de Occidente, como informó EDU, contará con 18 aulas convencionales, 16 multipropósito, una biblioteca, un centro de cómputo, auditorio, gimnasio, enfermería, cafetería, zonas deportivas, ciclorruta interna, salas administrativas, parqueaderos y áreas de estudio y de divulgación. Gutiérrez explicó que el campus universitario “quedará al lado del parque Biblioteca de San Javier, de la Institución Educativa Samuel Barrientos y a 400 metros de la estación del metro”.

Patiño aclaró que la inversión para este proyecto es de $126.000 millones y que “la administración municipal empezó este equipamiento, donde instituciones locales, nacionales e internacionales podrán brindar programas acordes con las necesidades y los retos de la ciudad”. Explicó que la ciudadela será un espacio flexible en donde se conjugarán los sectores de la ciudad, que son el empresarial, el educativo, el Estado y la comunidad.

En este espacio habrá una oferta de educación terciaria, es decir, que aparte de la educación superior, también habrá formación para el trabajo y el desarrollo humano. Con este trabajo, la Alcaldía de Medellín busca cumplir el propósito de cerrar las brechas en cobertura y garantizar la permanencia de los estudiantes en la educación superior.

Por medio de la Agencia de Educación Superior de Medellín (Sapiencia), la Alcaldía administrará la ciudadela. “Esta entidad se encargará de articular la oferta académica de la misma con esas instituciones públicas y privadas. Los jóvenes podrán desarrollar cursos o matricularse en programas técnicos, tecnológicos y profesionales”, comentó el alcalde.

El lote donde funcionó durante 115 años el centro de reclusión tiene 55.000 metros cuadrados, de los cuales 23.000 serán usados para la construcción del equipamiento educativo. La otra porción de territorio corresponderá a espacio público. El mandatario aseguró que la idea de la Alcaldía es aprovechar los potenciales naturales de la zona como el sol y la vegetación para lograr mejores condiciones en su interior y disminuir el impacto ambiental.

A solo un año de que concluya el gobierno de Federico Gutiérrez, el reto es poder entregar la obra antes de ese plazo. Patiño asegura que el tiempo establecido para concluirla es de 12 meses, por tal razón espera inaugurarla entre noviembre y diciembre de este año. (Lea también: Jornada única: ¿disminuirá la brecha entre colegios públicos y privados?)

La ciudadela contará con una ciclorruta interior y parqueaderos para carros, motos y bicicletas. / Alcaldía de Medellín

A pesar de lo bien que pinta el proyecto, los habitantes de la Comuna 13 tienen algunas dudas. “La universidad es una oportunidad importante para los residentes de Medellín y de las comunas 12 y 13. Lo que hay que mirar es cómo se van a manejar los cupos y qué personas se van a beneficiar. Si no vamos a tener cupos en la 13 no va a tener gran impacto, solo va a ser un alcalde que quiere generar imagen con cosas que realmente no está haciendo”, refutó uno de los líderes de la zona.

Ante estas preocupaciones, Patiño respondió que aún no han salido los criterios, pero es claro que se va a priorizar a los estudiantes de los colegios oficiales y de los barrios donde menos posibilidades tienen de ingreso a la educación superior. “La ciudadela es una oportunidad de aprendizaje para muchos de los jóvenes de los sectores más vulnerables de la ciudad, por eso va a ser una de las armas más poderosas para luchar contra la inseguridad”.

¿Qué pasó con las reclusas de El Buen Pastor?

Las 600 reclusas que se encontraban en la cárcel fueron trasladadas en 2010 a las instalaciones de la nueva penitenciaría, ubicada en El Pedregal, en San Cristóbal. Muchas de ellas estuvieron de acuerdo con la construcción de la ciudadela y la catalogaron como una idea brillante. Además, sostuvieron que este hecho iba a representar la transformación de la vida y que esta zona pasaría a producir éxitos.

Las instalaciones del centro penitenciario eran propiedad de una comunidad religiosa que arrendó un antiguo convento al Inpec y, posteriormente, fueron vendidas al municipio para desarrollar el proyecto educativo. (Le puede interesar: “Colombia tiene un problema: está aumentando la desescolarización”)

 

últimas noticias