Día E: Atropellado, pero necesario

Colegios públicos y privados cumplieron la cita que hace un mes les puso el Ministerio de Educación para hablar de calidad educativa. Pros y contras de la jornada.

Así se vivió el “Día E” en la Institución Educativa Elías Mejía Ángel, en Pácora (Caldas). /Portal educativo Colombia Aprende

¿Les sirve a los colegios del país detener un día sus calendarios académicos para que maestros y directivos se sienten a pensar en el tipo y la calidad de la educación que están ofreciendo?

Ayer El Espectador les hizo esta pregunta a cuatro maestros y rectores de destacadas instituciones públicas y privadas, mientras participaban del “Día E” propuesto por el Ministerio de Educación.

Entre ellos a Ian Crossland, rector de Los Nogales, el mejor colegio privado del país, según el Gobierno; a Juan Antonio Casas Pardo, rector del Gimnasio Campestre, en Bogotá; a Jorge Heriberto Torres, rector del Colegio Metropolitano de Soledad 2000 (Atlántico), y el maestro Ángel Yesid Torres, ganador del premio Compartir 2014, profesor de la Institución Educativa Técnica José Cayetano Vásquez, en Ciénega, Boyacá. Todos consideraron pertinente la idea del Ministerio de Educación de declarar una vez al año un día dedicado a pensar en la Excelencia Educativa o “Día E”; pero a la vez, estuvieron de acuerdo en que esta primera jornada se hizo contra el tiempo, de manera atropellada, obligando a los colegios a modificar sus calendarios escolares en una época en que muchos están enfocados en entregar calificaciones.

La idea del Ministerio fue que durante todo un día sin clases, maestros y directivos tendrían que analizar los resultados que cada colegio obtuvo en el nuevo Índice Sintético de Calidad Educativa (ISCE), una herramienta que, basada en los resultados de las Pruebas Saber, encuestas a estudiantes y bases de datos públicas sobre comportamientos de matrículas, le permitirá a cada colegio tener una idea de cómo es su desempeño en primaria y bachillerato enfocándose en cuatro variables: progreso, eficiencia, desempeño y ambiente escolar. Con base en la información cada institución tendrá que firmar un acta de compromiso donde consigne sus metas para mejorar.

Pero hace un mes el Ministerio firmó el decreto que anunciaba que el “Día E” sería el 25 de marzo, y tan sólo hace 10 días la ministra Gina Parody hizo públicos los resultados del ISCE, por lo que rectores y maestros tuvieron muy poco tiempo para familiarizarse con la información y abrirles campo a las actividades programadas.

En el caso del Colegio Metropolitano de Soledad, el rector asegura que no se recibieron los materiales físicos que prometió el Ministerio y dentro de la base de datos oficiales su colegio dejó de ser parte del Atlántico y ahora aparece como una institución del Cauca.

Los resultados del índice del Gimnasio Campestre, para primaria, tenían errores que impedían conocer los indicadores correctos. Los resultados de su institución en las Pruebas Saber de tercero no fueron sistematizados, así que los puntajes aparecían en cero, lo que terminó por afectar su calificación de sus institución. “Sin embargo, sabemos que esta jornada es un esfuerzo grande del Ministerio por entregarle, por primera vez, este tipo de información a todos los colegios del país. Son fallas humanas que pueden corregirse y esperamos que se ajusten, porque maestros, alumnos y padres de familia podremos sacar muchas reflexiones de este ejercicio, que considero ambicioso, novedoso e interesante”, dice Juan Antonio Casas.

En la misma vía está la posición de Ian Crossland, rector de Los Nogales. A pesar de que su colegio ha mantenido por años procesos internacionales de certificación de calidad, cree que el Ministerio está entregando información nueva que le será útil al colegio. “Tendremos que encontrar la manera de integrar este nuevo índice a los otros procesos de calidad. Participamos del “Día E”, porque además celebramos que el Gobierno se comprometa a entregarles información a todos los colegios del país”, dice el rector.

“Yo hubiera querido que los muchachos no perdieran clase y que esta jornada la ajustáramos a los días en que los maestros trabajan y los alumnos descansan. Un día de clase anulado son muchas horas de estudio comprometidas, pero sabemos lo importante que es hablar de calidad, y nuestros maestros necesitan estos espacios para expresar opiniones. Lamento la postura de algunas organizaciones de docentes oficiales que se declararon en ‘jornada de desobediencia civil’, si queremos convertir a Colombia en la más educada de la región, esa no puede ser la postura de un maestro”, dice el rector Jorge Heriberto Torres.

La organización de maestros del Estado Fecode invitó a que los profesores de instituciones públicas desobedecieran el mandato del Ministerio y no realizaran las actividades programadas para este día, alegando que el índice del Ministerio busca cumplir ideales económicos “neoliberales” ligados a las peticiones de entidades como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y que detrás del “Día E” había una intención de la ministra Gina Parody de “esconder, bajo maquillaje mediático, los rotundos fracasos en las políticas educativas colombianas”.

Sin embargo, la mayoría de maestros oficiales decidieron aprovechar el día para generar conversaciones en sus colegios sobre sus inconformidades y propuestas, como lo hizo Ángel Yesid Torres, considerado uno de los mejores profesores del país. “También queremos que nos escuchen, y jornadas como estas son una oportunidad”, dice desde su escuela en Ciénaga, Boyacá.

 

551524

2015-03-26T00:20:17-05:00

article

2015-03-26T00:20:17-05:00

none

Angélica María Cuevas Guarnizo

Educación

Día E: Atropellado, pero necesario

35

5501

5536