Diversidad y lectura infantil

En marzo de 2014, The New York Times publicó un par de ensayos escritos por Walter Dean Myers y Christopher Myers. En estos, el equipo de ilustración padre-hijo, autor-autor, buscaba objetivos comunes a través de perspectivas diferentes: necesitamos más diversidad en los libros para jóvenes lectores, y necesitamos de “mapas” que les permitan a los lectores diversos observar su mundo y los caminos que pueden escoger.

Junko Yokota. / Cortesía Contec Colombia
Junko Yokota. / Cortesía Contec Colombia

En marzo de 2014, The New York Times publicó un par de ensayos escritos por Walter Dean Myers y Christopher Myers. En estos, el equipo de ilustración padre-hijo, autor-autor, buscaba objetivos comunes a través de perspectivas diferentes: necesitamos más diversidad en los libros para jóvenes lectores, y necesitamos de “mapas” que les permitan a los lectores diversos observar su mundo y los caminos que pueden escoger.

Hace casi treinta años, también en The New York Times, Walter hizo la misma apreciación. “Pensé que revolucionaríamos la industria”, escribió en ese momento. Pero ahora, el impacto que se generó en Estados Unidos solo puede compararse con el artículo de Nancy Larrick publicado en el Saturday Review en 1965: “El mundo completamente blanco de los libros para niños”. Pioneras tales como Augusta Baker y Pura Belpré defendieron por mucho tiempo la necesidad de libros sobre diversidad, pero el país solo escuchó cuando apareció el artículo en el Saturday Review. Ese llamado a la diversidad nunca se ha ido, pero de igual manera fue necesaria la publicación de un par de ensayos importantes el año pasado, para atraer la atención sobre el tema.

El movimiento “Necesitamos Libros Sobre Diversidad” (We Need Diverse Books), que siguió a este hecho, incluyó el lanzamiento de la organización base y fue alimentado después por el comentario infame y racialmente insensible de Daniel Handles en los Premios Nacionales del Libro, después de que Jacqueline Woodson ganara con Brown Girl Dreaming (Muchacha morena soñadora, en español. Nancy Paulsen Books), que se sumaron a las arcas de la campaña de disculpas e impulsaron la latente necesidad de más libros sobre diversidad.

De acuerdo con su página web: weneeddiversebooks.org, “Necesitamos Libros Sobre Diversidad está comprometida con el ideal de que abrazar la diversidad conllevará a la aceptación, empatía y, subsecuentemente a la igualdad. Reconocemos todas las experiencias diversas, incluyendo (pero no limitante a) LGBTI, personas de color, diversidad de género, personas discapacitadas y minorías étnicas, culturales y religiosas. Nuestra misión es promover o ampliar los esfuerzos de diversificación y aumentar la visibilidad de libros sobre diversidad y sus autores, con el objetivo de capacitar a una amplia gama de lectores en el proceso”.

Pelear contra la insensibilidad y el prejuicio

Los consejos de una experta japonesa del Center for Teaching Through Children’s Books de EE. UU., que participará en Contec Colombia, para que los niños respeten y aprendan de personas ajenas a su entorno cultural.

Más que sólo contar la representación

Christopher Myers, quien ha escrito sobre el tema en “The New York Times”, dice que el hecho de ver niños que se parecen a ellos en las páginas de los libros que leen sin duda afectará su autoestima, pero es importante enfocarse también en el objetivo principal. “La exposición a otro tipo de historias y narradores los preparará para los mundos que les falta por descubrir. Nuestros niños tendrán un futuro en el que deben estar capacitados para enfrentar límites lingüísticos, culturales y nacionales o de lo contrario se quedarán atrás… Escribo libros para esos niños que han crecido como yo, entendiendo que son parte de un mundo más grande, y mi intención es que mis libros los preparen para vivir en un mundo tan grande como sea posible”.

Reconocer los beneficios para todos los estudiantes

La autora Nikki Grimes recuerda una carta que recibió de un estudiante de octavo grado de Holanda, Pensilvania. Le enseñó que “sin importar lo diferentes que nos vemos en el exterior, en el interior somos bastante similares”; una lección sin duda valiosa, y el lector que la aprendió es blanco. Su experiencia se refiere al hecho que esa literatura diversa ofrece algo crítico para todos los lectores, sin importar su raza o cultura”.

Un estudiante de cuarto año en el Lamplighter School en Dallas, Texas, dijo al dejar el taller de Naomi Shihab Nye: “Cuando estábamos escribiendo en silencio, sentí que estábamos unidos todos”. Nye nos recuerda lo que los libros sobre diversidad pueden hacer por nosotros. “Leer libros diversos juntos nos ayuda a sentirnos unidos los unos a los otros de una manera más amplia todavía”.

Reconocer lo que sabe y lo que no

La bibliotecaria del Dalton School, Roxanne Hsu Feldman, escribió un blog recientemente sobre esta idea. Admite que incluso, al ser una persona que pone especial atención a cómo se representa la diversidad, se ha dado cuenta de qué tan seguido no sabe lo que no sabe. Debemos estar al tanto de lo que sabemos y lo que no sabemos. A menos de que seamos conscientes de estos aspectos de nosotros mismos, es difícil avanzar en dirección del cambio.

Insistir en la autenticidad

Existen muchos recursos para aquellos que buscan autenticidad cultural en los libros. Los “premios étnicos” (por ejemplo, Coretta Scott King, Pura Belpré, ‘Asian Pacific American Literature Award’) y algunos críticos y blogs, se centran específicamente en este tema. Sin embargo, los libros continúan siendo revisados y promovidos sin tener en cuenta los aspectos culturales que se han planteado públicamente. Peor aún, todavía se publican libros racistas, muchos de los cuales tienen buenas intenciones por parte de los autores, pero interpretaciones equivocadas.

Una fuente acreditada para maestros es la página web wowlit.org, desarrollada por la Worlds of Words International Collection of Children’s and Adolescent Literature, (Colección internacional de literatura para niños y adolescentes Mundo de Palabras). Su objetivo es proveer reseñas que permitan a los profesores entender los aspectos culturales, así como el texto y la calidad de las ilustraciones en los libros.

Hablar de los retos que implica estar entre culturas

La autora Mitali Perkins lleva tiempo hablando sobre esto. En su blog, “Bienvenidos a la chimenea de Mitali, un lugar a salvo para pensar, hablar y leer sobre la vida entre culturas”, les ofrece a maestros y bibliotecarios opciones para profundizar su lectura y para ir más allá del libro como se piensa. “Primero intento atraer a los estudiantes al crear personajes fuertes, agradables y realistas”, dice, “con suerte, el lector será atraído hacia la historia y se imaginará a sí mismo en los zapatos de un héroe, adueñándose del género, la etnia, los valores y la búsqueda del personaje principal. No está aprendiendo sobre otra cultura, memorizando hechos e información, se está convirtiendo en un miembro de esa cultura. A través del regalo de la imaginación, vive como una niña en Bangladesh, un niño indio, un joven karenni. Ese es el poder de las historias, transportarnos a la piel y el alma de otras personas”.

¿Qué podemos hacer?

Este es el aporte que cada persona puede hacer ahora:

• Leer libros de diversidad y material de lectura sobre este tema.
• Comprar libros de diversidad para sí mismo y para regalar.
• Exigir que los colegios y las bibliotecas tengan libros de diversidad.
• Usar las redes sociales para propagar las razones por las que #necesitamoslibrosdiversos
• Tomar partido y emitir su compromiso públicamente.
• Diversificar los paneles y oradores al invitar a las personas a hablar.

* Traducción de Marcela Zaraza Díaz.