Dos de cada diez alumnos sufren de matoneo en el mundo

De acuerdo con el último informe de la Unesco un 34 % de los niños entre 11 y 13 años dice haber sido acosado en los últimos 30 días y el 8 % lo sufre a diario.

El informé de la Unesco alertó que un 25 % de los niños sufrieron acosos por su aspecto físico y otro 25 %, por su orientación sexual. / Archivo

En el último informe de la Unesco las cifras de acoso escolar en el mundo son escandalosas, pues dos de cada 10 alumnos sufren de este hostigamiento. El informe del organismo denominado “Poner fin al tormento: cómo abordar el acoso escolar, desde el patio del colegio al ciberespacio” fue presentado en Seúl en el marco de una conferencia y aseguró que en total 246 millones de jóvenes, niños y adolescentes son acosados en sus instituciones educativas.

De acuerdo con el estudio, un 34 % de los menores de entre 11 y 13 años dice haber sido acosado en los últimos 30 días y el 8 % de ellos dice sufrirlo a diario. La Unesco alertó que el acoso escolar es “una violación grave del derecho a la educación y un problema de los colegios que deben ser conscientes y hacer de ellos lugares seguros para todos”, comentó la directora general de la organización de la ONU, Irina Bokova, a EFE.

El informe fue elaborado en 2016 con los datos de 19 países y más de 100.000 niños y jóvenes. En el documento web se alerta que para nueve de cada diez niños el bullying es un problema importante, para dos tercios de los encuestados el acoso ha sido una realidad en alguna ocasión y un tercio piensa que sufrirlo es normal y no lo ha denunciado. Sumado a esto, uno de los colectivos más afectados por el matoneo son las lesbianas, gais y transexuales. De hecho, un 25 % de niños del estudio sufrió acoso debido a su aspecto físico y otro 25 %, por su orientación sexual.

Bokova continuó diciendo que “muchas veces, la violencia en la escuela está provocada por relaciones de fuerza desiguales -profesor/alumno-, o a menudo reforzadas por estereotipos ligados al género, la orientación sexual u otros factores que contribuyen a la marginación, como son la pobreza, la identidad étnica o el idioma”.

Otra arista en la que se expande el matoneo es en la virtual en casos conocidos como cyberbullying. Este acoso se evidencia en las redes sociales y que puede ser perpetrado a través de teléfonos móviles, computadores o tabletas. El trabajo de la Unesco dice que “en los últimos tres años, han aumentado un 87 % las denuncias por este tipo de acoso en el mundo. Aunque la falta de recursos y que aún se mantiene invisible para algunos profesores y centros educativos entorpece su solución”. 

Todo tipo de acoso, según relata el informe, repercute en la salud física y mental de los individuos. Es más probable que aumenten los embarazos no deseados o las enfermedades de transmisión sexual debido a estas conductas opresivas. Las víctimas, también, presentan mayor riesgo de ansiedad, depresión y pensamientos suicidas si no se trata a tiempo.