“El gobierno está cumpliendo los acuerdos que firmó con estudiantes y profesores”: Rector U. de Caldas

Alejandro Ceballos Márquez, rector de la Universidad de Caldas, asegura que nunca antes un gobierno había estado tan comprometido con la educación superior pública del país. Pese al cumplimiento parcial del acuerdo, la universidad tiene un déficit presupuestal para finalizar el 2019 que asciende a 28.000 millones de pesos.

Alejandro Ceballos Márquez, rector de la Universidad de CaldasCortesía Universidad de Caldas

Alejandro Ceballos Márquez estudió medicina veterinaria y zootecnia en la Universidad de Caldas, hizo una maestría en nutrición y metabolismo de rumiantes en la Universidad Austral de Chile, un doctorado en Canadá y un posdoctorado en la Universidad de Cornell, Estados Unidos, los dos en epidemiología y calidad de leche.

En el año 2000 regresó a Colombia y empezó a dictar clases en la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad de Caldas, fue jefe de investigaciones y decano. Desde ese momento, Ceballos Márquez ha estudiado con rigurosidad la posible relación entre una bacteria especial que está en la leche de las vacas y la mortalidad de bebés que nacen por partos naturales.

En mayo de 2018, abandonó temporalmente la epidemiología y la investigación, y se posesionó como rector de la Universidad. Apenas un par de meses después, los estudiantes y profesores entraron en un paro indefinido que duró más de 60 días y terminó gracias a un acuerdo histórico con el gobierno. El principal punto de la negociación fue el aumento de $4,5 billones para el presupuesto de la educación superior entre 2019 y 2022. 

¿Cómo afectó el paro la universidad?

El inicio de esta administración, coincidió prácticamente con la movilización nacional de los estamentos estudiantil y profesoral. La U de Caldas fue la segunda universidad en Colombia en unirse al movimiento que comenzó en la Universidad de Antioquia. Esto significó que nuestra universidad estuviera cerrada casi un semestre. Tuvimos cese de actividades académicas, pero logramos mantener el funcionamiento administrativo y financiero. Por eso. el año pasado estuvimos más atentos a la evolución de la movilización estudiantil, pero este año ya empezamos a desarrollar algunas actividades para ver cómo podemos hacer la gestión de los recursos que nos están faltando en el presupuesto de la universidad para poder finalizar el año de la mejor forma posible. 

¿Cuánto es el déficit actual y que están haciendo para reducirlo?

Tenemos un déficit presupuestal para finalizar el 2019 que asciende a 28.000 millones de pesos. Pero estamos haciendo todos los esfuerzos para sortear esta situación y llegar a diciembre en buena forma.

¿Qué estrategias han usado para ahorrando gastos?

Para esta administración nos hemos fijado un lema de trabajo que es la gestión con autonomía. Buscamos desarrollar actividades administrativas y financieras que nos permitan entregar al final del periodo una institución saneada financieramente y menos burocrática para consolidarnos como una de las 10 primeras universidades del país. Estamos buscando más eficiencia en la asignación de los cursos, más eficiencia en la labor académica, ahorra en los administrativos para tener una universidad más saneada financieramente. 

En términos académicos e investigativos, ¿cuáles son las grandes apuestas de la universidad?

Una de la líneas más importantes es la investigación en contexto: queremos que la universidad se acerque más al sector productivo de la región y podamos resolver los interrogantes que la industria con respecto a las necesidades de investigación concretas que ayuden al desarrollo de la región. Queremos, además, acercar la universidad a la sociedad, servir como traductores de los resultados e investigaciones científicas para que los ciudadanos se apropien de ellos.

¿Y en docencia y pedagogía?

Finalmente queremos desarrollar docencia para la integración. Es decir, que los estudiantes no solamente estén preocupados de su saber específico disciplinar, sino que también tengan una formación desde otras disciplinas, que finalmente terminan dándonos una mayor formación como seres humanos y ciudadanos comprometidos con la democracia y la paz en colombia.

¿Volviendo a los acuerdos, usted cree que el gobierno le ha cumplido a la Universidad de Caldas?

Nunca antes, después de la ley 30 del 92, el gobierno había estado tan comprometido con la educación superior. Lo que se logró el año pasado con los acuerdos entre el ministerio y los estudiantes y profesores es histórico, en particular los recursos que van a ser base presupuestal para las universidades. En este momento el gobierno nacional ha cumplido los acuerdos. La U. de Caldas ya recibió parte de los recursos; ya recibimos los de funcionamiento, estamos pendientes de los recursos para fomento de la educación superior, recibimos las 14 becas bicentenario. Solo faltan los excedentes, recursos apropiados no ejecutados, eso está en proceso de negociación.

¿Cómo es la composición actual de la Universidad?

La universidad tiene aproximadamente 9.400 estudiantes en programas de pregrado presenciales, 1.200 estudiantes en programa de posgrado y 5.000 estudiantes en programas de pregrado especiales, 2500, en programas que no subsidia del gobierno nacional y se autofinancian y 2.500 en las regiones, atendemos todo el departamento de Caldas y 9 municipios de Risaralda.

¿Cómo hacen para llegar a los municipios y veredas con educación de calidad?

Participamos en un programa que se llama Universidad en el Campo.  Es un ejemplo a nivel nacional porque funciona a través de una alianza público privada en la que participan la Federación Nacional de Cafeteros, el Comité Departamental de Cafeteros, la Gobernación de Caldas, y la Central Hidoreléctrica de Caldas. Todos ponen recursos y buscan universidades que los ejecuten ese dinero para financiar la matrícula en un 100% en programas técnicos y tecnológicos de estudiantes del campo.  

¿Cómo funciona universidad en el campo?

Los programas se desarrollan directamente en las escuelas rurales, todos tienen registro calificado del Ministerio de Educación, pero la bondad es que los profesores de Planta de la universidad se desplazan directamente a la zona rural para impartir las clases. Los estudiantes que inician los programas técnicos son estudiantes que están en décimo y once. En el programa también participan la U Católica de Manizales y la universidad de Manizales, pero el mayor número de estudiantes y de programas son de la Universidad de Caldas.


 

 

877378

2019-08-22T18:54:02-05:00

article

2019-08-22T18:56:19-05:00

jmhernandez_1281

none

Juan Miguel Hernández Bonilla / @juanmiguel94

Educación

“El gobierno está cumpliendo los acuerdos que firmó con estudiantes y profesores”: Rector U. de Caldas

109

7006

7115