El idioma, un muro para los inmigrantes

Mohammad y su hija Noor buscaron refugio en Berlín. En Damasco, capital de Siria, la situación era insostenible. Sin embargo, no pudieron viajar completos. El resto de su familia aguarda a que logren acomodarse, solucionar su estatus migratorio, encontrar empleo y retomar una vida “normal” para embarcarse también en la aventura de cruzar el Mediterráneo.

El idioma es una barrera para la integración de los inmigrantes en su nuevo país. / iStock
El idioma es una barrera para la integración de los inmigrantes en su nuevo país. / iStock

En Alemania las cosas no han resultado como esperaban. Adelantar los trámites y adaptarse a su nuevo entorno sin hablar el idioma ha dificultado el proceso e impedido, entre muchos otros factores, que se integren en sociedad. A pesar de los esfuerzos que han hecho por estudiar alemán, variables ajenas a su voluntad, como que las clases se crucen con las citas de las autoridades migratorias, han hecho que el aprendizaje no se dé en el tiempo en que debería.

A través de este ejemplo, Ingrid Piller, en su blog de la Universidad de Oxford, busca llamar la atención sobre una problemática que aunque conocida no ha recibido la atención que merece, especialmente en los países en los que la afluencia de inmigrantes ha crecido con fuerza: el idioma como barrera para una integración exitosa.

Una dificultad que se siente aún más fuerte entre la población adulta, para quienes es más difícil aprender una segunda lengua, pues según teorías como la hipótesis del período crítico, a medida que pasan los años el cerebro se vuelve menos receptivo a nuevas informaciones y esto hace más complejo el proceso, pero no imposible. De acuerdo con una investigación de la Universidad de Haifa, en Israel, los adultos tienen ventajas a la hora de estudiar otra lengua.

Por ejemplo, sus sistemas cognitivos se encuentran más desarrollados, permitiéndoles integrar de una mejor manera el conocimiento lingüístico que van adquiriendo. Además, su experiencia vital resulta útil para el aprendizaje, ya que pueden recurrir a elementos como frases, canciones o consignas conocidas. Finalmente, destaca la investigación publicada por Universia, gozan de beneficios contextuales, es decir, de una mayor claridad en relación con el significado de ese nuevo idioma. En países como Alemania se están reforzando los talleres y cursos para que los inmigrantes dominen el alemán, al igual que en España, en donde esta dificultad se ve reflejada en las cifras de desempleo.

América no es ajena a esta problemática. Desde los latinos que llegan a ciudades de Estados Unidos, en donde no se habla español, hasta las colonias de chinos de Argentina, el muro del idioma todavía está muy alto afectando la calidad de vida de estas poblaciones vulnerables que dejaron sus tierras soñando con un futuro mejor.