"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 7 horas

Embajadora de la paz

Isha, experta en educación para una convivencia pacífica, estará en Bogotá el 23 de noviembre. “Queremos tener paz y peleamos como si pudiéramos encontrarla afuera”, dice.

sha nació en Australia pero se radicó en Uruguay. / Cortesía.

Nació en Australia pero en América Latina desarrolló su obra. En Argentina fue distinguida como “Embajadora de paz”. En Méjico logró que su método de expansión de la conciencia fuera acogido para rehabilitar reclusos. Hoy vive en Uruguay, donde crece su fundación internacional de educación para la paz. Se llama Isha, es autora de tres libros de múltiples ediciones y el próximo 23 de noviembre visita Bogotá, donde adelantará un seminario sobre cómo vivir a plenitud la experiencia de la paz interior.

¿Cuando descubrió su vocación por la espiritualidad?
Atravesando por la pérdida de muchos miembros de mi familia y mi estabilidad económica. Perdiendo todo se movilizó en mí la fuerza de la búsqueda de mi misma. Al derrumbarse todo afuera, me impulsé hacia adentro y fui encontrando las respuestas.

¿Qué quiere decir "cuando nos sanamos a nosotros mismos traemos paz al mundo"?
Queremos tener paz y peleamos como si pudiéramos encontrarla afuera. Pero como el amor, sólo está dentro y cuando la encuentras internamente la puedes compartir en abundancia.

¿En medio del agite diario, cómo es posible expandir la conciencia?
Es una acción interna, sólo depende de ti. ¿Qué más importante que apreciarte y amarte, que estar dichoso, en paz y además compartirlo con los que te rodean? Esto, multiplicado, son muchos seres humanos eligiendo aportar al mundo desde un lugar interno de paz, anclados en lo mejor para dar lo mejor.

¿Cómo es su obra en los centros carcelarios?
Con mi equipo de la fundación Isha Educando para la paz vamos a las instituciones que nos abren sus puertas y compartimos el sistema. Con los internos, la idea es que vayan limpiando su pasado que pesa.

¿Por qué eligió a Uruguay como la sede para proyectar su obra?
América Latina me recibió. El mundo latino ha hecho eco del sistema gracias a su sensibilidad y emocionalidad.

¿Cuál es su mensaje a un país que hoy busca como llegar a la paz?
Es necesario que cada ser humano descubra su esencia interior de paz. Si cada ser humano lo descubre la naturaleza de las guerras desaparece y queda celebrar juntos en este maravilloso planeta. El resentimiento que lleva a pelear desaparece, el veneno que mantiene separados se sana. No importa de qué partido político alguien sea, todo eso es ilusorio o irrelevante.

¿Cómo resume sus libros?
Son herramientas, para que cada individuo encuentre algo que le facilite la vida consigo mismo. “¿Por qué caminar su puedes volar?” enseña cuatro facetas del sistema basadas en la alabanza, el amor, la gratitud y el amor. “Vivir para volar” es una guía para el autoconocimiento. “Sobre las nubes” es aprender a anclarse en la presencia interna, transformarse dejando fluir la creatividad y hacerse responsable de lo que uno crea y actúa.

¿Cómo define el amor?
Es el común denominador de cada ser humano. El conflicto es creado por el apego. En vez de que prime el respeto prima la lucha, la violencia, la competencia. Si cada ser humano se abraza incondicionalmente en amor, el respeto, la cooperación o la abundancia son naturales.

¿Qué responde a quienes la critican?
Cada uno puede elegir, eso es lo más importante. El que se acerca a aprender conmigo o mi equipo que lo haga, pero luego está en sus manos qué hacer con lo que aprende. No enseño creencias, sólo una técnica, un método. No quiero que me sigan, sino que cada quien se encuentre a sí mismo y se ame para poder amar.

Temas relacionados