Estos son los 7 puntos de la reforma para transformar el programa de alimentación escolar (PAE)

El Mineducación le presentó a la Procuraduría una propuesta para reformar el PAE. Sin embargo, aún no se sabe cómo se implementará a pocos meses de que se acabe el mandato de Juan Manuel Santos.

Janeth Giha, ministra de Educación. Cortesía Ministerio de Educación.

A través de un comunicado el Ministerio de Educación (MEN) anunció que ya le entregó a la Procuraduría General de la Nación una propuesta para reformar el Programa de Alimentación Escolar (PAE). La idea es transformar algunos aspectos claves de esa iniciativa que, como ya lo había mostrado El Espectador, tiene serias complicaciones que impiden su buen funcionamiento. (Vea ¿Por qué no funciona el PAE?)

De acuerdo con esa cartera, el documento fue elaborado en compañía del Ministerio de Hacienda, del Departamento Nacional de Planeación y varios actores del sector educativo. Lo primero que advierte el MEN es que seguirá siendo un programa descentralizado. Es decir, que seguirá en manos de los entes territoriales.

“Venimos trabajando desde octubre con alcaldes y gobernadores, entendiendo cuáles son las verdaderas complejidades. Sin varios meses de formulación”, dijo la ministra Janeth Giha. “Es una propuesta robusta”.

La reforma, además, consistirá en siete puntos básicos. Sin embargo, hasta el momento no se conocen los detalles con precisión. Apenas son generalidades que no dan pistas certeras de cómo podría darse esa transformación a tan solo unos meses de que termine el período del presidente Juan Manuel Santos. ¿Para cuándo estarán listos esos cambios? ¿Cómo se llevarán a cabo? Esos son solo dos de los interrogantes que quedan sin resolver.

Crear mecanismos para buscar transparencia en la gestión de recursos. El propósito es que se fortalezca el rol del gobierno escolar que está en manos de los rectores, esencialmente. Ellos deberán ser los principales veedores del programa. ¿Cómo se hará? Aún no se sabe, pero resulta un punto clave. De quienes están al frente de los colegios depende, en buena medida, el funcionamiento del PAE.

Unificar la administración de los recursos. La idea es que se unifiquen los recursos que el Gobierno central transfiere a las 95 entidades territoriales. Eso, asegura el MEN, creará más transparencia y eficiencia. “Los dineros serán distribuidos a nivel municipal, pero serán ejecutados por las entidades territoriales, manteniendo el principio de descentralización y fortalecimiento de los entes territoriales”, advierte el Ministerio. Sin embargo, aún no se sabe cuáles son las medidas para frenar la corrupción que se está llevando el dinero del PAE.

Planeación con más tiempo: “El Ministerio o el ente que lidere el programa enviará a las entidades territoriales en septiembre la proyección de distribución correspondiente al Sistema General de Participaciones. Esta será parcial y soportada en una certificación que emitirá el DNP”.

Fortalecimiento de la información y de la focalización de beneficiarios. El Ministerio de Educación quiere que haya más precisión a la hora de entregar los alimentos. Es decir, que los reciban quienes realmente los necesitan para así garantizar el “uso adecuado de los recursos”. Sin duda, este punto es esencial. Países como Chile han centrado parte de su estrategia en focalizar a los beneficiarios. Es una buena manera de optimizar la utilización de recursos. ¿Cómo se hará en Colombia? Aún no se sabe.

Que los municipios se encarguen del menú. La idea es que tanto departamentos como municipios sean los encargados de diseñar los menús de acuerdo con los hábitos y costumbres de cada región. Eso sí, siempre y cuando cumplan los aportes de energía y nutrientes necesarios.

Mejorar la infraestructura escolar. De acuerdo con la cartera que lidera Yaneth Giha, el Plan Nacional de Infraestructura Educativa priorizará la construcción y dotación de espacios de cocina, comedores escolares y zonas de almacenamiento. La propuesta es, por supuesto, clave en un país tan diverso como Colombia. Hasta el momento así se ha hecho.

Una gerencia para el PAE: Se solicitará al Departamento Administrativo de la Función Pública el estudio para la creación de una figura que administre el programa. Esta nueva entidad desarrollará las bases para la formulación de la política nacional de alimentación escolar, los lineamientos técnico-administrativos, unificará el seguimiento de la ejecución del programa y desarrollará modelos de costos que sirvan de guía a las ETC.

Esta última propuesta puede ser la más urgente del programa. Desde que empezaron a ser evidentes las fallas del PAE, la existencia de una figura que unifique los términos en los que se lleva a cabo el programa y evite la pérdida de recursos es necesaria.