Estudiantes de universidades marcharán contra la reforma a educación superior

Cerca de 500.000 personas le pedirán al gobierno que suspenda el proyecto que va camino a ser ley.

Los cerca de 500.000 estudiantes de las universidades públicas de Colombia entrarán este miércoles en una huelga nacional indefinida para exigir al Gobierno que retire del Legislativo un proyecto de reforma al sector.

La portavoz de las Federación de Estudiantes Universitarios de Colombia (FEU), Gisell Medina, dijo en Bogotá que el cese de actividades también busca que el Ejecutivo del presidente Juan Manuel Santos se comprometa con la construcción, de manera consensuada, de una nueva iniciativa legal.

El proyecto gubernamental fue presentado al Congreso el pasado 3 de octubre por la ministra de Educación, María Fernanda Campo, quien ha asegurado que retiró del texto un apartado que permitía el ingreso de capital privado en la red universitaria pública.

Según la ministra, la reforma busca abrir en el transcurso de diez años unos 600.000 nuevos cupos y asegurar en igual lapso una financiación superior a los 5.700 millones de dólares. Sólo la propuesta de ingreso de capital privado había desatado protestas en las 42 universidades públicas del país, siete de las cuales entraron en una parálisis que llevan varias semanas.

Las otras celebraron este martes asambleas en las que se discutió y decidió la vinculación con la huelga nacional, que fue acogida por todas ellas, según sostuvo la portavoz de la FEU.

La portavoz consideró que la iniciativa legal del Gobierno contiene artículos que atentan contra la financiación de las instituciones, afecta su autonomía, pone en riesgo la calidad de la enseñanza y “reduce la educación a una mercancía”. Y enfatizó: “Pese al rechazo de la comunidad universitaria, el Gobierno no permitió que fuera discutida ampliamente y la quiere implementar de manera arbitraria”.

La FEU, dijo luego, insiste en una reforma que sea consensuada con la llamada Mesa Amplia Nacional de Estudiantes (Mane), en la que están representados los alumnos universitarios de todo el país. El paro, que comenzará con marchas en las principales ciudades, fue convocado tras una gran consulta nacional estudiantil sobre el proyecto de ley del Ejecutivo. La consulta dio como resultado un rechazo general a la iniciativa gubernamental, según la FEU.

“Estamos pasando de un plano de protesta a uno propositivo”, defendió Medina, al apuntar que esta postura explica “la arremetida del Gobierno en contra del movimiento estudiantil”. El Ejecutivo “se ha dado cuenta de que estamos organizados y que estamos dispuestas a dar la pelea, con argumentos y con propuestas sólidas”, apuntó la portavoz de la FEU.