“Falta inversión en conectividad digital”: Andrés Maz, director de Tecnología de Cisco

Durante cuatro días, expertos se reunirán para debatir el futuro del país en materia de educación y tecnología, todo en el marco de la segunda semana TIC.

Desde ayer hasta el próximo viernes, varios expertos nacionales e internacionales se reunirán para discutir los retos que enfrenta Colombia en materia de educación y tecnología, con el fin de definir no solo los desafíos que implica llevar conectividad a las escuelas y aulas de clases más aisladas del país, sino también la importancia de tener un plan de financiación y una política clara para alcanzar los objetivos en el tema.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), aproximadamente 58 millones de niños en edad de escolarización primaria alrededor del mundo no tienen acceso a la educación y más de 250 millones, que están entre cuarto y quinto grados, no son capaces de leer, escribir o realizar operaciones matemáticas básicas. ¿Cómo mejorar la calidad de vida de estos jóvenes y garantizarles el derecho a la educación? ¿Cómo integrar las herramientas digitales con la enseñanza de las escuelas?

Para responder a estas y más preguntas, el Ministerio de Educación le dio vía libre a la segunda versión de la Semana TIC en Educación, un evento que busca que los maestros se apropien de las nuevas tecnologías para innovar y facilitar los procesos de enseñanza y aprendizaje de los niños y jóvenes. La idea es que se reconozca el papel transformador que puede llegar a tener el acceso a internet en los estudiantes y que los profesores, además, sepan darle un uso apropiado e innovador a éste.

Según el jefe de la cartera, Francisco Cardona, a la fecha se han distribuido más de 600.000 computadores portátiles y tabletas en las instituciones educativas oficiales del país, se ha capacitado a más de 200.000 docentes en el uso de estas herramientas y más de mil municipios cuentan con conexión de fibra óptica de alta velocidad.

Estos esfuerzos han permitido, tal como lo corroboraron el Centro Nacional de Consultoría y la Universidad de los Andes en 2014, que los egresados de instituciones educativas que se han beneficiado con estos programas de infraestructura y capacitación aumentaran en un 7,5 % el ingreso a la educación superior, disminuyera en un 3,6 % la tasa de repitencia escolar y en un 4,3 % la deserción.

Sin embargo, pese a que se han entregado varios dispositivos tecnológicos, los avances en infraestructura de conectividad han sido mínimos. “Si creemos que la educación es una prioridad de política nacional, debemos preparar a las generaciones en lo digital, de lo contrario las estamos condenando a la pobreza. La buena noticia es que es algo factible y podemos hacerlo. Es un tema de voluntad de política pública”, afirma Andrés Maz, director de política de Tecnología Avanzada de Cisco.

En el estudio que presentó Maz, llamado “Conectividad escolar para el siglo 21”, se muestran los casos de Uruguay, Irlanda, Nueva Zelanda, Portugal y Estados Unidos como países abanderados en la digitalización de la educación. Una hazaña que lograron gracias a programas bien estructurados que incluyen contenidos, monitoreo, conectividad con alta velocidad, buena financiación y capacitación en un plazo de 3 a 4 años.

Así que durante los próximos días se espera que el país defina una hoja de ruta para aplicar algunos de estos ejemplos y disminuir la brecha en el acceso a la información.

Temas relacionados