Fundación San Martín en vigilancia especial hasta que se normalicen sus clases

La ministra Gina Parody se comprometió a entregar a los estudiantes, el 29 de enero, la cuenta a la que deberán consignar su matrícula para que, si es posible, inicien sus clases en febrero.

Archivo ElEspectador.com

El Ministerio de Educación luego de evaluar los más de 1.200 folios entregados por la Fundación San Martín y realizar visitas en algunas de sus sedes en el país, declaró a la institución en vigilancia especial hasta que se restablezca la normalidad en sus clases y se garantice a los estudiantes el derecho a la educación.

La ministra de Educación, Gina Parody, anunció que fue designado Rodrigo Acosta como inspector In Situ, quien estará encargado de hacer que las órdenes que dé el ministerio se cumplan, además será quien emita a las directivas cuál debe ser el manejo financiero y administrativo para que en un tiempo corto se puedan abrir las puertas de la institución y que los estudiantes retornen a sus clases.

"Designamos al doctor Rodrigo Acosta como inspector In Situ, quien citará al Plénum para pedirle a los directivos el plan de apertura inmediato para el manejo de la Fundación Universitaria. Así mismo solicitará toda la información académica, administrativa y financiera para tener el diagnóstico claro y establecer los lineamientos para poder restablecer el servicio", indicó la funcionaria.

Además serán enviados otros delegados a los órganos de dirección de la San Martín y se establecerá un plan de mejoramiento para atender, superar y corregir en el menor tiempo posible las irregularidades de tipo administrativo, financiero y de calidad.

Respecto a las irregularidades encontradas, Parody indicó que se pudo establecer que hubo afectación grave en las condiciones de calidad del servicio educativo, inadecuado manejo de sus rentas e indebida conservación de recursos.

Entre lo que más preocupa a la cartera de Educación, es que la Fundación Universitaria no contaba con una situación financiera y contable confiable, además ofreció programas virtuales, que no contaron con una plataforma virtual, debido a las deudas con el servicio de Internet y estudiantes de odontología no podían realizar prácticas en las clínicas por problemas de pagos a los convenios, entre otros.

Según la ministra, en este caso no solo se violó el derecho a la educación sino también al trabajo, puesto que con el estudio que realizó la cartera, pudo confirmar que a varios de los docentes y trabajadores no se les pagaban salarios hace mucho tiempo, e igual seguían prestando el servicio.

La institución “tiene dos investigaciones en curso y estamos abriendo otra gracias a los folios que nos mandaron”, confirmó Parody.

Finalmente, la ministra de Educación se comprometió a que el día 29 de enero dará a conocer a los estudiantes de la universidad la cuenta a la que deberán consignar su matrícula para que, si es posible, inicien sus clases en febrero.

Con estas medidas, el Ministerio de Educación busca hacer uso de sus funciones de inspección y vigilancia para que no se permita en ningún caso que la educación se convierta en negocio.