¿Cómo podrían regresar los estudiantes a clase tras la pandemia?

Noticias destacadas de Educación

La Academia Americana de Pediatría aseguró que para el próximo año escolar, las instituciones deberían plantearse el objetivo de que comience con las clases presenciales. Advirtió, además, que la ausencia prolongada de los entornos escolares tradicionales puede producir daños académicos y emocionales a largo plazo.

La Academia Americana de Pediatría advirtió que la ausencia prolongada de los entornos escolares tradicionales puede producir daños académicos en los estudiantes. Por eso, invitó a todas las instituciones del mundo para que se pongan como meta el retorno de clases presenciales para el comienzo de año escolar de 2021. Para ello, publicó una guía con una serie de recomendaciones en los diferentes grados. (Lea: Estas son las recomendaciones para retomar actividades en los laboratorios de las IES)

“El tiempo prolongado fuera de la escuela y la interrupción asociada de los servicios de apoyo que a menudo resultan en el aislamiento social dificulta que las escuelas identifiquen y aborden importantes déficits de aprendizaje, así como el abuso físico o sexual de niños y adolescentes, el uso de sustancias, la depresión y la ideación suicida”, añadió la entidad.

Aclararon que las instituciones educativas deben irse adaptando conforme a cómo el virus vaya mutando, por eso, recomiendan implementar una serie de estrategias que se adapten según el nivel de transmisión viral en los colegios. Además, recomienda, generar un estrecho vínculo de comunicación entre las autoridades locales, los entes de salud, los padres de familia y los niños.

Una de las principales sugerencia que hace es la de mantener el distanciamiento social, ya que este nuevo coronavirus se transmite, principalmente, a través de gotas respiratorias por personas cercanas. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) piden que las escuelas “coloquen asientos / escritorios al menos a seis pies de distancia cuando sea posible”. Sin embargo, en muchas instituciones, al implementar esa medida, obligatoriamente se tendría que reducir el número de estudiantes. (Puede leer: “No puede cumplirse el modelo de alternancia para que los niños vuelvan al colegio”)

“La evidencia sugiere que un espacio, como por ejemplo de tres pies, puede traer beneficios, sobre todo si los estudiantes usan cubiertas faciales y son asintomáticos. Dado lo que se sabe sobre la dinámica de transmisión, los adultos y el personal adulto dentro de las escuelas deben intentar mantener una distancia de seis pies de otras personas”, dice la academia. En cuanto a las reuniones de padres o entrega de notas, asegura que la medida ideal es que se realizaran de manera virtual.

Estas son las recomendaciones por grados:

Jardín

- Clases de cohorte para minimizar el cruce entre niños y adultos dentro de la escuela.

- Utilizar espacios al aire libre cuando sea posible.

- Limitar las visitas innecesarias al plantel educativo.

- Las cubiertas faciales para niños, como el tapabocas o las caretas, pueden ser difíciles de implementar. Por eso, es fundamental la reducción de las interacciones / juegos entre compañeros de clase en niños de edad preescolar.

Escuelas primarias

- Los niños deben usar cubiertas faciales cuando los daños (por ejemplo aumentar el contacto mano-boca / nariz) no superen los beneficios (posible reducción del riesgo de COVID-19).

- Los escritorios deben colocarse a una distancia de 3 a 6 pies cuando sea posible.

- Clases de cohorte para minimizar el cruce entre niños y adultos dentro de la escuela-

- Utilice espacios al aire libre cuando sea posible.

- Reducir de las interacciones / juegos de los compañeros de clase en niños en edad escolar primaria.

Escuelas secundarias

- Cubiertas faciales cuando no pueden mantener una distancia de seis pies (estudiantes y adultos).

- Evitar la proximidad física cercana en casos de aumento de la exhalación. Es probable que estas actividades sean más seguras al aire libre y se extiendan.

- Los escritorios deben colocarse a una distancia de 3 a 6 pies cuando sea posible.

- Limitar el cruce de estudiantes y maestros en la medida de lo posible.

Educación especial

La academia explica que los estudiantes que reciben servicios de educación especial pueden verse más afectados por el aprendizaje a distancia y por las interrupciones en la educación regular. Añade que, aunque es posible que no sea factible, dependiendo de las necesidades de cada estudiante, cumplir con las pautas de distanciamiento, las instituciones deberían hacer un intento por cumplir las pautas que garanticen su regreso a clases sin exponerlos a un posible contagio.

Para limitar el cohorte, la academia sugiere implementar bloques de horarios; eliminar el uso de casilleros o reorganizar el horario en que se pueda utilizar; y evitar que los estudiantes cambien de salón por cada clase que vean. Y por último, la academia resalta que los docentes deben hacer énfasis en los estudiantes en los protocolos de higiene, como el lavado de manos. (Le puede interesar: Niños, niñas y pandemia: ¿Cómo están enfrentando la cuarentena y qué sigue?)

Comparte en redes: