'Hay que educar la justicia': rector de la primera universidad de la Fiscalía

César Augusto Solanilla estará al frente de la nueva institución de educación superior que abrirá sus puertas en 2015 con el objetivo de “profesionalizar” el sector.

César Solanilla, rector de la Universidad Conocimiento e Innovación para la Justicia. / Gustavo Torrijos

Una nueva institución de educación superior se abre paso entre las 32 universidades públicas del país. Su creación obedece al proceso de reestructuración de la justicia en Colombia, dentro del cual se considera fundamental la formación de profesionales especializados en investigación.

En enero de 2015, alrededor de 70 estudiantes comenzarán clases en la Universidad Conocimiento e Innovación para la Justicia. Sus opciones iniciales serán un pregrado de cinco semestres de tecnología en investigación criminalística y dos posgrados: uno en litigio penal y otro en argumentación jurídica.

Por ahora, la institución contará con dos sedes en la capital, una de ellas la antigua sede de investigación del DAS. Adicionalmente tendrá un espacio en Chía para la formación de peritos y ya cuenta con lotes para nuevas construcciones en Ibagué y Barranquilla.

Como recinto público estará abierta a todos los ciudadanos, y aunque cuenta con el apoyo directo de la Fiscalía, entrará a competir por el presupuesto estatal dedicado a la educación superior del país.

 ¿Por qué pasar de una escuela para la formación de fiscales y jueces a una universidad?

La Fiscalía está en un proceso de reestructuración y uno de los aspectos fundamentales es un nuevo mecanismo de investigación. Ello obliga a pensar en la profesionalización del oficio.

 ¿Esta institución competirá con las facultades de derecho?

No. Estará dedicada al conocimiento y la innovación en justicia, aunque sí daremos algunos cursos. Nuestra intención es trabajar con otras universidades como la Nacional y la Javeriana para abrirles las puertas a los abogados que quieran recibir una formación más específica.

 ¿Qué distinguirá el proceso de formación en esta institución?

Las escuelas que se dedicaban a esta formación tenían la característica de dictar cursos pequeños y dispersos, sin introducir a los estudiantes en la rutina de trabajo. Esto nos diferenciará de programas que enfatizan mucho en la teoría y no en la práctica.

 ¿Qué otras áreas están contempladas en los programas?

Se tienen semestres básicos para llenar los vacíos con los que vienen los estudiantes desde el colegio. Un investigador criminal debe saber de matemática, física, química e incluso antropología.

 ¿Qué tanta cobertura tendrán a nivel nacional?

Aunque la universidad esté centralizada en Bogotá, queremos formar investigadores que puedan operar en cualquier parte. Además tenemos la urgencia de poner en funcionamiento el aula virtual donada por la Unión Europea.

 ¿Tendrán que competir por el presupuesto estatal designado para la educación superior?

Somos una universidad que requerirá la ayuda estatal. No tenemos el tamaño de las grandes universidades que acaparan el presupuesto del Estado, lo que hará que entremos al mismo nivel en el que están las pequeñas. Sin embargo, no somos una competencia directa en el tema porque contamos con el apoyo de la Fiscalía y queremos procurar autosostenibilidad con las matrículas y otros ingresos.

 ¿Qué le brinda la universidad a la educación superior colombiana?

Queremos contribuir a la educación mediante la formación de profesionales con competencias idóneas para servir en una moderna administración de justicia. Queremos ser referente de la investigación académica en los campos especializados, como el peritaje científico o el análisis criminal, y buscamos la internacionalización mediante alianzas con universidades extranjeras.

 

[email protected]

@EstefaníaAvella

Temas relacionados