Hemos dicho a los estudiantes que hay que pasar de la protesta a las propuestas: Dolly Montoya

Después de que algunos profesores de la U. Nacional denunciaran que debían dictar lo que hacía falta del segundo semestre de 2019 gratis, la rectora de esta institución habló con este periódico negando el hecho. Comentó también su hoja de ruta y su postura frente al paro nacional convocado para mañana.

Dolly Montoya, rectora de la Universidad Nacional, afirma que la mayoría de profesores ocasionales se ofreció a terminar el segundo semestre de2019 sin remuneración. Archivo

La semana pasada la Universidad Nacional publicó un comunicado en el que aseguraban que para terminar el segundo semestre de 2019, los profesores podrían decidir si cobrar o no por las clases que les faltaba dictar. Este anuncio se dio un día después de que El Espectador difundiera un artículo llamado Enseñar un mes gratis, polémica de la U. Nacional, en el que los docentes ocasionales denunciaban que tendrían que concluir los pendientes de ese periodo universitario sin remuneración. 

En contra de esa declaración, la rectora del alma mater Dolly Montoya habló con este diario para dar su versión del hecho. La cabeza de esta institución de educación superior habla también sobre otros temas como la formación de maestros y su hoja de ruta para 2020, teniendo en cuenta la convocatoria para reanudar mañana el paro nacional. 

¿De dónde sale la propuesta de que los profesores elijan cómo terminar el segundo semestre de 2019, frenado a causa del paro?

Nosotros estamos llamando a nuestra comunidad académica a responsabilizarse de sus deberes con la sociedad y que podamos terminar con éxito el primer semestre del 2019 y  empezar el 14 de febrero y el 24 de febrero terminar con él y empezar el primero del 2020. Entonces hemos tenido información distorsionada sobre los profesores ocasionales. Lo primero que quiero decirte es que los profesores de la Nacional de Colombia hacen parte de toda la universidad y tienen las mismas condiciones de trabajo que los profesores de planta. Nosotros no les hacemos un contrato de servicio sino una resolución de posesión para que, igual que a los profesores de planta, ellos cumplan con su labor de docencia. La única diferencia es que son temporales de la universidad y están contratados solo por docencia. 

Sacamos un comunicado para que podamos terminar el segundo semestre de 2019 porque algunos profesores de las facultades en toda la sede expresaron que como ya pagamos en diciembre completos, prestaciones, salarios y todos los derechos que tienen los profesores ocasionales que ellos sentían que ya les habían pagado entonces iban a terminar las cuatro semanas del 2019 sin contraprestación. Hay unos que necesitan mucho menos, hay otros que ya terminaron y el porcentaje de toda la universidad no es el mismo. Entonces lo que optamos fue que para todos, los que lo van a hacer sin contraprestación y para los otros que lo van a hacer con remuneración, se garantizan todas las prestaciones sociales por parte de la universidad. Se les va a pagar el salario equivalente a las horas que le falten.

A ver si le entiendo bien, los profesores denunciaron que debían finalizar lo que quedó pendiente de 2019 gratis... 

No, la universidad nacional pagó, que es lo que no cuentan los activistas que les informan a ustedes o los desinformar. La Universidad Nacional pagó los salarios, prestaciones sociales, les pagó completo, así no hubieran terminado las clases porque faltaban entre una y cuatro semanas. Eso se les pagó, aquí no se hace contratación. Eso que dice que viven muy pobres, etc., no les hacemos contratación sino que les hacemos nombramiento a través de resolución como los de planta. Por eso el año pasado nos preguntamos, si hacíamos una consulta entre los profesores, porque se acercaron muchísimos a decir que ellos se comprometían a terminar el semestre porque ellos sentían que la universidad les había cumplido con eso. 

¿Cuántos profesores ocasionales tienen en la U. Nacional?

Son el 10 % de los profesores de la universidad. Tenemos 3 mil profesores de planta y 300 equivalentes de tiempo completo en ocasionales. Acá realmente están vinculados como docentes. 

El año pasado dejó un par de asuntos sobre la mesa, el bajo nivel de los jóvenes respecto a la comprensión lectora, matemáticas y ciencias, ¿qué puede hacer la universidad para aportar a esta problemática?

Lo que venimos planteando es la importancia de las ciencias básicas, química, física, matemáticas biología, y de las ciencias humanas. Hay unos pilares importantes que podrían llamarse ciencias básicas humanas como son antropología, geografía, filosofía e historia; esas son las raíces del árbol de la educación. Venimos aportando muchísimo en los departamentos de la universidad que tienen que ver con esas fortalezas, haciendo cursos de extensión, cursos para que los jóvenes puedan ingresar a la universidad pero el país es muy grande y no todo lo podemos hacer nosotros. 

Un vacío en la formación de los docentes fue otra preocupación que dejó  2019 para el sistema educativo. ¿Qué opinión le merece este asunto?

Hablamos sobre la actualización de los profesores de media y básica. El problema surge cuando el profesor se está actualizando por necesidad, no por vocación. Se hace difícil la comunicación entre maestros y estudiantes, cuya relación se facilita con amor. Porque los estudiantes no son cajas vacías sino que traen su experiencia y dialogamos con ellos a través de la historia, de las preguntas, y es cuando se sienten seguros del conocimiento cuando puede crear nuevas cosas y los niños son creativos y todos nosotros lo somos pero en la rigidez de la educación les quitamos la creatividad. Por supuesto, hay muchos factores que influyen en este asunto, no solo colegios sino, por ejemplo, nivel de inversión que sigue faltando. 

En la Conversación Nacional por la Educación, usted se ha referido a la formación del ser. ¿De qué se trata esta idea? 

Nosotros en la mayoría de las instituciones estamos formando desde el tener entonces la gente elige las carreras porque les da plata y realmente la elección debe ser desde el ser. Desde las habilidades de cada ser humano, de sus expectativas, de lo que sueña y no debería contar si la carrera es rentable o no. Porque formar desde el ser es formar en actitudes ciudadanas, que ellos sean agentes de cambio ético con conciencia social, pero también hay que formarlos en actitudes cognitivas, osea que la calidad de la educación sea al más alto nivel de los cursos, de lo que ellos deben aprenden en cualquier etapa de la educación. 

Pero nosotros hemos perdido la actividad de creación de ciudadanía, entonces reprimimos a los que son rebeldes en lugar de trabajar con ellos, en lugar de tanta disciplina mirar un diálogo para que todos se puedan incorporar de la manera en que más les gusta, de sus expectativas. En concreto, la educación tiene que hacer seres felices.

¿Cuál es su hoja de ruta de este año como rectora de la Universidad Nacional? 

Tenemos una ruta en materia de para dónde va el país, en materia de ciencia y tecnología con la Misión de Sabios. También con el nuevo ministerio porque ahí tenemos dos viceministros y otros profesores de la universidad porque estamos apoyando, más que personas, el trabajo que tiene que hacer esta cartera. 

Por otro lado, le hemos dicho a los estudiantes que nosotros debemos pasar de la protesta a las propuestas y abrimos diez cátedras sobre los temas que han sido más álgidos en la movilización. Las cátedras van a atener 3 créditos cada una, los representantes estudiantiles nos están ayudando a organizarlas y vamos a traer expertos y gente muy formada para que haya un diálogo y una reflexión y unas propuestas. Esperamos que para el final de este próximo semestre estén listas. 

900776

2020-01-20T19:41:04-05:00

article

2020-01-20T19:47:25-05:00

camilatbaorda86_198

none

- Redacción Educación

Educación

Hemos dicho a los estudiantes que hay que pasar de la protesta a las propuestas: Dolly Montoya

94

8129

8223