José Félix Patiño, el médico de la educación

El reconocido cirujano transformó la estructura educativa del principal centro de educación superior en el país. Segunda entrega de la serie “Grandes maestros”, de la Universidad Nacional.

Hacia los primeros días de agosto de 1954 en los laboratorios de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, un joven aprendiz de cirujano le presentó al por entonces jefe de cirugía cardiovascular, William Glenn, los primeros bosquejos de una operación novedosa que pretendía corregir ciertas anomalías del corazón. Por meses, el estudiante bajo la tutela de su profesor, perfeccionó el procedimiento que con gran éxito ha salvado a miles de pacientes en el mundo. La operación se llamó desde entonces “Shunt de Patiño-Glenn” y el estudiante era el colombiano José Félix Patiño Restrepo.
 
Aquellos primeros esquemas de Patiño, en una hoja larga y amarilla, con anotaciones en lápiz del propio Glenn, hoy se encuentran resguardados en el Archivo Patrimonial de la Universidad Nacional de Colombia. Esto gracias a la generosa donación del profesor Patiño de su archivo personal y de su impresionante biblioteca de más de 11.000 volúmenes. Patiño, además de ser uno de los médicos más importantes del país es uno de los académicos e intelectuales más influyentes en el ámbito de la educación superior. 
 
Toda su vida ha estado vinculado a la Universidad Nacional. Su padre, Luis Patiño Camargo, también fue un ilustre investigador de medicina tropical de esta institución. En la Nacional, José Félix inició sus estudios médicos que tuvo que interrumpir por el estallido del 9 de abril de 1948. Este hecho lo obligó a continuarlos en la Universidad de Yale, en donde concluyó con los más altos honores académicos. En 1962, con 35 años, fue nombrado Ministro de Salud Pública por el presidente Valencia. Desde esa cartera se encargó de introducir al país los medicamentos genéricos, medida que ha tenido un profundo impacto social para los colombianos.
 
Este intelectual que cumple 89 años, el próximo 15 de febrero ha hecho por la medicina del país un invaluable aporte desde la práctica, la cátedra y su influyente reflexión sobre la formación del médico. Por cerca de diez años fue el director ejecutivo de Fepafem, desde donde introdujo importantes cambios a los currículos médicos de toda Latinoamérica. Fue el mentor y coordinador del grupo que creó la Facultad de Medicina de la Universidad de los Andes y es cofundador de la Fundación Santa Fe de Bogotá, una de las clínicas más importantes del país. En la actualidad hace parte del Consejo Superior Universitario de la Universidad Nacional de Colombia.
 
Quienes lo conocemos, sabemos de su gran calidez humana y su infranqueable honestidad intelectual. Ama la ópera, en especial a María Callas, de quien escribió una biografía meticulosa que ya va por la cuarta edición. Su último libro, ‘Pensar la medicina’ (2014), es una muestra del gran poder intelectual que posee, pues aborda los aspectos fundamentales de la medicina -su historia, su filosofía, la formación del médico y su responsabilidad humanitaria-, para realizar una crítica precisa a nuestro actual sistema de salud, derivado de la Ley 100 de 1993. En sus palabras, “la medicina es una actividad intensamente moral”.
 
Como académico, Patiño ha sido fundamental para el país. Es el responsable de la llamada Reforma Patiño, que entre 1964 y 1966 transformó radicalmente a la Universidad Nacional y, por extensión, a toda la universidad colombiana. Bajo su rectoría, la Universidad triplicó en menos de dos años, su presupuesto. También fortaleció la planta profesoral, modificó la estructura académica, imprimiéndole mayor calidad y eficiencia, e inició la construcción de una verdadera Ciudad Universitaria con museos, teatros, cafeterías, residencias y grandes bibliotecas. 
 
En 2011 Patiño recibió de manos del presidente Santos el premio Simón Bolívar, Orden Gran Maestro a los mejores en educación. En su honor, la Universidad Nacional de Colombia creó la Cátedra Patiño Restrepo, un espacio de reflexión sobre el impacto de la educación superior en Colombia. José Félix Patiño Restrepo es un humanista que sigue salvando vidas (sus pacientes) y formando espíritus (sus estudiantes). 
 
 
*Departamento de Filosofía. Universidad Nacional de Colombia
 
 
 
Temas relacionados