Primera entrega
contenido-exclusivo

La organización que vende doctorados “honoris causa” a personalidades de la academia y la política

Desde su creación en 2008 hasta la fecha, la Organización de las Américas para la Excelencia Educativa (Odaee) ha entregado más de 450 doctorados “honoris causa” en Filosofía de la Educación sin el respaldo de ninguna universidad. Entre las personas reconocidas hay 61 colombianos, incluidos alcaldes, viceministros y rectores. El costo aproximado del título es de US$1.200.

Las firmas de varios diplomas no son originales. La Odaee hace homenajes académicos a cambio de dinero / Getty Images

El 27 de octubre de 2011, El Universal, principal periódico de Cartagena, abría su página web con una buena noticia para la ciudad. La alcaldesa de ese entonces, Judith Pinedo, había sido condecorada con el doctorado honoris causa en Filosofía de la Educación, otorgado por la Organización de las Américas para la Excelencia Educativa (Odaee). “Este reconocimiento es muy valioso e importante para todos los cartageneros, porque significa que hemos dado pasos importantes para que la educación se convierta en una herramienta fundamental para salir de las trampas de la pobreza y crecer en desarrollo humano”, le dijo a El Universal la alcaldesa Pinedo. El doctorado también lo recibió el secretario de Educación de ese entonces, Julio Alandete, quien años más tarde se desempeñó como viceministro de educación de María Fernanda Campo.

Lo que no sabían los periodistas ni los ciudadanos en ese momento, y tal vez ni siquiera los homenajeados, es que el supuesto doctorado honoris causa era en realidad un reconocimiento sin el respaldo de ninguna universidad y por el que había que pagar US$1.200, a precio de hoy. Un título falso, sin validez académica, entregado por una cuestionada organización internacional envuelta en líos jurídicos y legales en varios países de Latinoamérica.

Ante la pregunta sobre el origen del doctorado, Judith Pinedo se defiende y asegura que recibió el reconocimiento en un sencillo acto donde estuvo presente la comunidad educativa de la region por los logros de su alcaldía. Afirma que ella no pagó por el título.

Aunque no se sabe con certeza quién pagó para que la alcaldesa Pinedo recibiera el doctorado, la información presentada por El Universal concuerda con el listado interno de la Odaee, publicado por el portal www.universidad.edu.co y conocido por El Espectador.

En el documento se confirma la ceremonia del 25 de octubre de 2011 en Cartagena. Entre los condecorados aparecen, además, Rosario Ricardo Bray, exgobernadora del Atlántico; Germán Sierra Anaya, secretario de educación de Cartagena; Julián de Zubiría, reconocido pedagogo, y de otras personalidades de la academia y la política.

Al preguntarle a De Zubiría por el origen del “doctorado”, el profesor es enfático al decir que fue asaltado en su buena fe, no pagó por el reconocimiento y nunca lo ha puesto en su hoja de vida porque, precisamente, “dudaba de la organización”. “A mí me llevaron el doctorado a un congreso en Cartagena, organizado por el exrector de la Universidad del Atlántico, Ubaldo Enrique Meza”, dice De Zubiría y concluye: “Supuse lo de la venta de los títulos”.

Después del evento de Cartagena en 2011, la Odaee hizo pequeñas ceremonias en las que entregó tres o cuatro doctorados en Ciudad de México, Ciudad de Panamá, Cancún y hasta Madrid. Además, el 2 de febrero de 2017, en La Habana (Cuba), la Odaee realizó un evento enorme para premiar con el doctorado a más de cien personas de Latinoamérica.

Entre los colombianos que recibieron el título falso en esa ceremonia están James Enrique Fernández, rector del Conservatorio del Tolima; José Gabriel Mesa, rector de la Universidad Santo Tomás y capellán de la presidencia; Juan Pablo Aljure León, presidente del colegio Rochester, y Leónidas Rico Martínez, rector de la Universidad de la Amazonia, entre otros.

¿Qué es la Odaee, cómo funciona y cuánto cobra?

Nace en 2007 en una ciudad del sur de Brasil. Su fundadora y directora es Valeria dos Santos, quien se define a sí misma como “estudiante de ocultismo, psicoanálisis y aspirante a maga”. Según Dos Santos, el objetivo principal de la organización es generar excelencia educativa a través de tres proyectos específicos: realización de eventos académicos, reconocimiento de la labor de los docentes en el mundo y creación de un método y modelo educativo propio.

Además del doctorado honoris causa en Filosofía de la Educación, la Odaee se ha especializado en homenajear académicos con otros títulos a cambio de dinero. La organización manda correos electrónicos a una base de datos de profesores, rectores y políticos exaltando sus cualidades y sus proyectos, les dice que han sido seleccionados para el doctorado y los invita a pagar por él.

La base de datos es tan amplia, que en mayo de 2019 le enviaron un correo al rector de la Corporación Cristiana Universitaria de San Andrés: el doctor Oakley Forbes Bryan, quien falleció en 2016 y la institución que lideraba no tiene programas y está inactiva. Este caso lo denunció hace poco el Observatorio de la Universidad Colombiana. “Pueden comprar la membresía de Embajador de la Paz (por US$200), o una Membresía Institucional e inscripción en la Pesquisa Mejores Instituciones Educativas de las Américas (por US$400), y participar en la ceremonia y gala de premiación con cena (por US$350)”, dice Dos Santos en la página web de la Organización.

Los costos del doctorado son más elevados y están distribuidos así: US$200 para derecho de revisión de documentos, emisión del título y de la medalla; US$350 para la participación en la gala de investidura, US$250 por la inscripción en el congreso y US$400 para la inscripción institucional. Un total de US$1.200, cerca de $4 millones.

Varias fuentes que pagaron por el doctorado insisten en que a todo esto hay que sumarle los tiquetes aéreos para el congreso, la estadía, la alimentación y hasta el costo del traje, la toga y el birrete. Uno de los entrevistados, que hoy denuncia a la organización y siente que lo estafaron, gastó cerca de $14 millones en todo el proceso.

“Las firmas de los diplomas que recibimos no eran originales, las medallas eran de lata y no tenían ninguna inscripción, la ceremonia fue una falta de respeto”, dice una persona que recibió el título en La Habana. Ante las denuncias de varios homenajeados que descubrieron que sus títulos no tenían el respaldo de ninguna universidad, en marzo de 2019 Dos Santos creo una especie de consejo de Instituciones de Educación Superior para avalar los doctorados.

Las seis IES de la región que conforman el consejo son: Universidad La República (Chile), Universidad Olmeca (México), Universidad Tecnológica del Usumacinta (México), Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Caribe Nicaragüense (Uraccan), Universidad Tecnológica del Centro (Unitec), de Venezuela, y la Corporación Universitaria del Meta (Unimeta), representada por la rectora, Leonor Mojica Sánchez.

Una persona que trabajó durante varios años en Odaee Colombia le dijo a El Espectador que en este momento Dos Santos está recogiendo los diplomas anteriores para hacer y entregar unos idénticos, pero con la autorización del consejo de universidades.

 

Manténgase informado sobre las últimas noticias que suceden en Colombia y el Mundo, el más completo cubrimiento noticioso todos los días con el periódico El Espectador.

 

880084

2019-09-08T14:57:52-05:00

article

2019-09-09T14:07:45-05:00

[email protected]

none

Juan Miguel Hernández Bonilla /@Juanmiguel94

Educación

La organización que vende doctorados “honoris causa” a personalidades de la academia y la política

104

7381

7485

1