Consejos para la cuarentena

"Las familias acompañan para ayudar pero no son los profesores": RedPapaz

Carolina Piñeros, directora de esta plataforma que reúne a padres y madres de toda Colombia, asegura que este es el momento para rescatar saberes familiares y compartírselos a los más pequeños. Recomienda privilegiar juegos con los miembros del hogar y cuidar a los niños de los riesgos de la virtualidad.

Carolina Piñeros, directora de RedPapaz, plataforma que reúne a padres y madres de toda Colombia, habla de la situación que están viviendo las familias durante la cuarentena y da consejos a los cuidadores para saber cómo actuar bajo el estrés del confinamiento. Mauricio Alvarado - El Espectador

Hace más de cuarenta días que los niños, niñas y adolescentes de Colombia no van al colegio. Así lo ordenó el presidente Iván Duque a mediados de marzo como medida para evitar la propagación del virus SARS-CoV2. Clases soportadas por la virtualidad y programas educativos en canales públicos son algunas de las alternativas del Gobierno y las instituciones educativas para continuar impartiendo conocimientos académicos a la distancia pero el confinamiento es una novedad, a veces incomprensible para los más pequeños. Lea: Los colegios públicos de Colombia no están preparados para dar clases virtuales) 

Carolina Piñeros, directora de RedPapaz, plataforma que reúne a padres y madres de toda Colombia, habla de cómo están llevando esta coyuntura las familias. Según ella, los padres deben asumir su rol y no actuar como profesores. La idea es procurar no aumentar las tensiones dentro de los hogares durante el aislamiento. (Lea: No existe la educación virtual en la ruralidad colombiana) 

Se han cumplido más de 40 días de aislamiento, ¿qué consecuencias han identificado ustedes dentro de las familias? 

Muchas cosas cayeron sobre las familias, en principio, la responsabilidad de educar y cuidar a sus hijos las 24 horas, los siete días de la semana. Todo giró en un comienzo alrededor de la prevención del virus pero rápidamente dentro de los hogares empezó a surgir el tema del manejo de las emociones, del estrés. Al principio, por ejemplo, lo que hicieron las familias fue tratar de cumplir en la casa con el mismo horario que se cumplía en el colegio, lo cual fue caótico porque bajo esta coyuntura hay que hacer ajustes, cambios. Hubo colegios que le dijeron a los niños que se pusieran el uniforme y que a la siete de la mañana prendieran sus cámaras para asegurarse de que lo cumplieran. Eso lo que hizo fue aumentar la angustia, las preocupaciones de los menores.

Un aprendizaje de este tiempo es entender que este es un momento que nos implica flexibilidad en cuanto a las familias y las mismas exigencias escolares. Incluyendo la alimentación, la actividad física, el cuidado del cuerpo y de la mente dadas las circunstancias que cada uno tiene. 

(Lea: Cuarentena: ¿Y los niños con necesidades especiales que necesitan salir a la calle?) 

El aislamiento puso en evidencia inequidades del país, ¿cómo se reflejan estas diferencias en los más pequeños? 

Ante la responsabilidad que tenemos de garantizar los derechos de los niñas y las niñas, vemos que no es tan fácil que eso sea así para las personas más vulnerables, donde las inequidades se suman. Si ya es dificil acompañar a un niño a que estudie, que atienda en casa, imaginate un niño con necesidades especiales, un niño con déficit de atención o imperactividad que tiene que estar en un espacio muy pequeño. Por ejemplo, frente a las pautas escolares durante la cuarentena, es más difícil cuando los padres o cuidadores tienen bajos niveles educativos, cuando no hay cómo comunicarse con esos padres por falta de conectividad. Eso es algo que estamos viendo: los colegios privados tienen comunicación con las familias, es relativamente habitual que tengan un grupo de WhatsApp, que haya intercambio de correos electrónicos. 

Pero con aquellas familias que no tienen esas capacidades, ¿cómo se comunica la institución educativa? ¿O no se comunica? El director del grupo conoce a los padres. Uno de los grandes problemas que estamos tratando de identificar son los canales de comunicación. Porque la solución del Ministerio de Educación de televisar programas educativos a través de Señal Colombia y RTVC está perfecto, al igual que por la radio, pero ¿cómo hacemos para que las familias desconectadas lo sepan? Eso es lo que nos debe quedar después de todo esto, es increíble que nosotros pretendamos seguir educando sin contar con las familias. 

Padres y profesores: estos son los programas de TV y radio útiles para educar a los más pequeños

¿Deben los padres asumir el rol de profesores dentro de sus hogares?

Los papás no somos los maestros. Los maestros están acostumbrados a que los niños no sepan algo pero para los papás es muy dificil entender que su hijo no sepa la respuesta y parte del aprendizaje es justamente no entender. Es muy dificil convertirse en pedagogo de un día para otro. Los papás están acompañando el proceso y no pueden desdibujar su rol de padres, debe haber un punto medio en cuanto a tener herramientas pero no es que hagan las tareas, ni las corrijan, porque cuando se cree el profesor hay una angustia que le cargamos al niño. Eso puede generar una cantidad de maltratos, estrés dentro de las familias o un desentendimiento bajo la excusa de que no saben sobre un tema. Es importante que las familias acompañen para ayudar pero no son los profesores.

Y el rol educador de las familias... 

Este es el momento de rescatar los saberes de padres, madres, de cuidadores, de las familias. Lo hablábamos con el Ministerio de Educación, es importante traer al presente esas tradiciones que tenemos porque recordemos que la educación va más allá de lo académico. Si bien los padres no son profesores si hay un rol educador en las familias al transmitir otras cosas. Eso depende mucho de dónde sean las familias. Se trata de compartir las traducciones, historias y quehaceres donde se enseñan otras cosas. 

Hay que verlo como una oportunidad de generar espacios de conversación, de contacto. Por ejemplo, ¿cómo se sienten los padres al contarle a sus hijos qué hacían cuando eran pequeños, a qué jugaban? Contarles cómo el abuelo le enseñó a tejer mochilas y qué significaban los colores de los tejidos. No con la idea de imponer ni de obligar a los niños a que lo hagan sino por contarles, por rescatar la comunicación porque la vida moderna nos llevó mucho a que el acompañamiento de los padres fuera algo más de cumplir horarios, de conversaciones muy cortas. Simplemente contarles. En este momento lo más valioso que tienen las familias es lo que ya traen, lo que ya saben. 

Carolina Piñeros, directora de RedPapaz, plataforma que reúne a padres y madres de toda Colombia. / RedPapaz

¿Cómo evitar que los niños se atosiguen por la virtualidad? 

Eso pasó un poco cuando los colegios intentaron transferir el horario escolar a lo que estamos viviendo actualmente, eso generó angustia en los niños y también en los cuidadores. Recibimos reportes de ese estrés. Si bien la virtualidad permite interacción hay niveles muy importantes de desconexión también. Porque hay que entender que no se puede estar conectados todo el día, eso también sería muy dañino por lo que hay que cuidar espacios de desconexión. Hay alternativas para eso en casa: una de ellas es privilegiar juegos con las personas que están en la casa. 

Además hay un riesgo ahí latente. Ante la mayor conexión de niños y niñas, que es imposible que haya una spervisiónn muy alta, existe el riesgo no solo con cyberbulling sino de prácticas como 'sexting', lo que llamamos material de abuso y explotación sexual infantil por estar pegados a unas pantallas e interacturado de muchas maneras permanentemente.  

¿Cuáles son los consejos más valiosos que los padres deberían tener en cuenta en este momento? 

El primero es cuidar la salud pero dentro de esa salud tener muy presente lo que es la salud emocional. El segundo es que los padres acompañen la educación de los niños apoyándolos en su aprendizaje pero apovechando que aprendan otras cosas que nosotros somos los unicos que les podríamos enseñar. Es importante que las familias se pregunten qué cosas solamente yo les podría enseñar y aprovechar eso para hablar con nuestros hijos e hijas. Y el tercero es estar muy atentos a cualquier tipo de violencia contra niños y niñas, no solo lo que ocurre en el entorno virtual sino que en casa no se generen esas tensión con el fin de que no aumenten los casos con violencia intrafamiliar, que están dirigidas principalmente a mujeres, niños, niñas y adolescentes. 

916849

2020-04-27T19:30:13-05:00

article

2020-04-27T19:31:07-05:00

camilatbaorda86_198

none

Camila Taborda / @camilaztabor

Educación

"Las familias acompañan para ayudar pero no son los profesores": RedPapaz

74

9377

9451

 

 

Sección: 
Educación