Los “peros” de las universidades estatales a “Generación E”, el nuevo “Ser Pilo Paga”

El Consejo de Rectores del Sistema Universitario Estatal cree que el nuevo programa los haría incursionar en nuevos gastos de funcionamiento y sigue insistiendo que ningún porcentaje de estos recursos debería ir a las instituciones privadas.

En las últimas dos semanas se ha hecho dos marchas nacionales en nombre de las instituciones públicas. Mauricio Alvarado - El Espectador

Durante el fin de semana el presidente Duque y la ministra de Educación, María Victoria Angulo, anunciaron el que se convertirá en el reemplazo de “Ser Pilo Paga”: el programa “Generación E”. (Lea acá: El Gobierno presentó "Generación E", el reemplazo de “Ser Pilo Paga”)

Aunque el programa es amplio, son tres los componentes claves. El primero, es que a los estudiantes que tengan Sisbén igual o menor a 32 puntos y que hayan sido admitidos a universidades públicas, se les financiará el 100% de la matrícula, así como que se les dará un auxilio de sostenimiento a cargo del Estado.

El segundo, y buscando aliviar la crisis de las instrucciones públicas, es que a estas 61 universidades se les darán 223.000 millones de pesos anuales para proyectos de inversión, así como que habrá un aumento anual para gastos de funcionamiento del IPC + 1.8 puntos porcentuales.

El tercero es que a los jóvenes que tengan un Sisbén igual o menor a 57, tengan un alto puntaje en las pruebas Saber 11 (mayor a 359) y estén realizando procesos de admisión en universidades acreditadas también recibirán un beneficio. Si eligen ir a una institución pública el Estado les da el 100% de la matrícula, mientras si eligen ir a una privada, tendrá que hacerse un acuerdo entre el Estado, la universidad y el estudiante para financiar la matricula entre los tres.

El nuevo programa, claro, tiene sus bondades. Sobre todo, porque resuelve una de las críticas más fuertes que tenía “Ser Pilo Paga” y es que los recursos públicos destinados a este programa iban a parar, en su mayoría, a universidades privadas, como los Andes y la Javeriana.

De hecho, un artículo publicado por El Espectador en abril de 2017, constató que “tres años después de ponerse en marcha "Ser Pilo Paga", sólo el 15,6 % de los beneficiarios estaban matriculados en universidades públicas, el 83,8 % en universidades privadas y el 0,6 % en instituciones de carácter especial. Las universidades privadas que más pilos reciben son: Javeriana (2.541, 8 %), La Salle (1.881, 6 %), los Andes (1.869, 6 %), Pontificia Bolivariana (1.741, 6 %) y Jorge Tadeo Lozano (1395, 5 %). Los Andes es la tercera universidad que más pilos tiene, pero la que más plata recibe: $49.065’428.800, casi el doble que la Bolivariana y La Salle”. (Lea también: Los Andes, ¿la universidad pública más costosa del país?)

No obstante, solo tres días después de ser anunciado, ya hay algunas críticas a “Generación E”. A través de un comunicado, el Consejo de Rectores del Sistema Universitario Estatal (SUE) alerta que con este nuevo programa a las universidades públicas y estatales no les estarían entrando los recursos necesarios.

“En cuanto al  componente denominado  ´Equidad, avance en la gratuidad´ que indica el cubrimiento del 100% del valor de la matrícula cobrado por las Instituciones de Educación Superior Públicas, es claro que se paga únicamente la matrícula-costo, de hecho subsidiada por las Instituciones de Educación Superior (IES), sin que estas obtengan beneficio presupuestal adicional alguno. Por el contrario, se les obliga a nuevos gastos de funcionamiento: deben verificar el estrato social y Sisben de sus estudiantes para tramitar el pago de sus matrículas ante el Icetex, deben esperar el transcurso de dicho proceso para recibir el pago, y deben hacerle seguimiento especial con programas de acompañamiento al núcleo estudiantil recibido, por ejemplo,” es lo primero que advierte el comunicado firmado por Jairo Miguel Torres, presidente del SUE.

Además, el SUE presenta ciertas alternativas con las que, creen, debería modificarse el programa.

La primera, es que “con base en la información histórica de matrículas, la clasificación por estrato social que se posee de los estudiantes admitidos y el reconocimiento del costo operacional neto de cada programa, se establezca un monto en la base presupuestal de las IES que garantice el cubrimiento de cada cohorte con el primer ingreso”. (Lea también: Las siete propuestas de las universidades estatales para lograr su sostenibilidad)

El segundo es que las universidades privadas no reciban ningún recurso público a través del programa. “El Gobierno financiará el 75% del costo de estudiantes que participen en institución privada y 100% para instituciones públicas; esta propuesta constituye una versión ajustada del Programa Ser Pilo Paga (PSPP), cuestionado ampliamente por el SUE y en tal sentido se reitera el planteamiento que los recursos destinados a la educación superior pública no deben destinarse a otros fines por parte del Ministerio de Educación Nacional”, explica.

Vale aclarar que RCN Radio la ministra aclaró que, para estos casos, sólo el 50% de la matrícula la pondría el Estado, mientras un 25% adicional sería responsabilidad de la universidad privada y un 25% vendrían de recursos de cooperación, por lo que el estudiante no tendría que dar ningun monto. 

El tercer “pero” tiene que ver con el aumento anual de 1.8 puntos porcentuales por encima del IPC para gastos de funcionamiento. Desde su punto de vista, y según dicen de acuerdo con estudios adelantados por el propio MEN, para lograr el sostenimiento de las públicas se necesitaría aumentar “en 1.76 puntos a la base presupuestal, más 2.46 sujeto a indicadores y un incremento de 10 puntos en inversión”.

819314

2018-10-22T10:15:06-05:00

article

2018-10-22T12:57:27-05:00

mmonsalve_250625

none

-Redacción Educación

Educación

Los “peros” de las universidades estatales a “Generación E”, el nuevo “Ser Pilo Paga”

98

6070

6168