Los útiles más inútiles que piden los colegios colombianos

Entre las denuncias recibidas por el Ministerio de Educación y la Defensoría se encuentra el aumento del 100% de la matrícula en un colegio y la exigencia de resmas de papel a niños de tres años.

Archivo

En los últimos días el Ministerio de Educación ha recibido 350 denuncias relacionadas con exigencias exageradas de los colegios, entre las que se encuentra el pago por el uso de pupitres o servicio de internet, hasta elementos de una marca o de un establecimiento específico.

Hace pocos días, la ministra de Educación, Gina Parody lanzó la campaña “útiles inútiles”, para motivar a los padres a denunciar estas exigencias que no son permitidas, entre las que señaló la solicitud de machetes, azadones, harina de trigo, traperos, papel higiénico y un caso, en La Guajira, de un profesor que pedía un libro escrito, editado y vendido por él.

De acuerdo con la Defensoría del Pueblo, las principales quejas van desde exigencias para adquirir textos y materiales en lugares específicos, hasta listas desproporcionadas para estudiantes de primaria y bachillerato, entre las que se encuentran elementos de aseo y papelería como grandes cantidades de resmas de papel para menores de tres años.

Entre los casos que más se destacan se encuentra el caso de un colegio en Usaquén que subió al doble el precio de su matrícula, cuando el máximo aumento permitido es de 6.46%, mientras que en otra institución se puso como condición la entrega de todos los materiales de la lista d útiles para permitir su ingreso a clase.

Así mismo, se denunció que entre los materiales exigidos por un colegio se encuentra un libro digital que cuesta entre 700 y 750 mil pesos, que solo podría ser utilizado en un solo año. Por lo que el Ministerio aseguró que los planteles educativos no pueden exigir a sus estuidiantes libros nuevos, ya que puede que, por condiciones económicas los padres deban pasar los libros entre hermanos o compañeros; ni tampoco exigir la compra de más de un uniforme de uso diario, además del de educación física.

Entre las campañas iniciadas por el Ministerio de Educación y la Defensoría del Pueblo se habilitó la página de esta última para denunciar las irregularidades en las listas de útiles solicitadas en los colegios, de la misma forma el ministerio invitó a los padres a escribir sus quejas a través del hashtag #ÚtilesInútiles a través de Twitter.