Más de 2500 estudiantes de 57 universidades se reunieron para definir el destino del paro

El Encuentro Nacional de Estudiantes de la Educación Superior (ENEES), que se realizó este fin de semana en la Universidad Nacional en Bogotá, contó con la participación de más de 2.500 estudiantes de 57 universidades públicas y privadas de distintas regiones del país.

Más de 2500 estudiantes de 57 universidades se reunieron en el Auditorio León de Greiff de la Universidad Nacional Cortesía UNEES

Eran las 2 de la mañana del sábado 1 de diciembre y el auditorio León de Greiff de la Universidad Nacional seguía lleno. No había obras de teatro, ni conciertos, ni recitales de poesía. En el escenario, unos cuantos jóvenes hacían un balance de las dificultades y los triunfos de los primeros 52 días de paro nacional universitario. En el público, más de 2.500 estudiantes escuchaban atentos las intervenciones de sus compañeros, participaban, discutían y, en los recesos, cantaban las consignas de las movilizaciones. En los bordes de la tarima y en las paredes del auditorio colgaban pancartas de la Unión Nacional de Estudiantes de Educación Superior (UNEES).

El ambiente era de alegría. Muchos de los participantes habían llegado a la ciudad caminando desde sus regiones. Estaban los Hijos de la Manigua, en representación de la selva amazónica y de la Orinoquia; los Caminantes del Macizo, que salieron de Popayán y atravesaron el occidente del país durante trece días; los Comuneros, que vinieron desde Bucaramanga, bordeando el cañón del Chicamocha, y los Caminantes de la Montaña, de la Universidad de Antioquia y de la Universidad Nacional sede Medellín. Llegaron también cientos de jóvenes de Tunja, Villavicencio y Manizales, y algunos de la Surcolombiana de Neiva y de la Universidad del Tolima en Ibagué. En total, en el encuentro había representantes de 57 universidades públicas y privadas y de varios institutos técnicos y tecnológicos de todas las regiones del país.

“Esperamos que el León de Greiff vuelva a rugir con las pisadas de cada uno de los estudiantes que llegan a este espacio a organizar y a construir el movimiento estudiantil”, dijo Sarah Klinger, estudiante de Ciencia Política de la Universidad del Cauca y Vocera Nacional de la UNEES. Para Klinger, la importancia de este encuentro de emergencia, que empezó el viernes 30 de noviembre y finalizó en la madrugada del domingo, radica en que después de mas de cincuenta días de paro los estudiantes tenían que analizar si el mecanismo de presión estaba siendo efectivo y debía continuar o no. “También discutimos el panorama de la mesa de diálogo con el Gobierno. Denunciamos la falta de voluntad política que continúa pese a la diferentes propuestas que hemos realizado para solventar los recursos que las Instituciones de Educación Superior necesitan, IES”.

Varios de los participantes del ENEES coinciden en que el Estado perdió el debate de las razones y de los argumentos y decidió, en sus palabras, “disolver la protesta con violencia y con medidas represivas como suspensiones y cancelaciones de semestre”, que ya se han presentado en la Universidad del Quindío y en la UPTC de Tunja y parece que seguirán en varias universidades regionales. “Sabemos que el gobierno está jugando a desgastar la mesa y a desgastar el movimiento pensando que el mes de diciembre va alivianar las cosas y hará que perdamos el objetivo, pero lo que está sucediendo es todo lo contrario. Nos estamos preparando para continuar  con el paro y velar por la defensa de nuestros derechos”.

A pocas horas de reanudar la mesa de dialógo con el Ministerio de Educación, que empezará hoy a las 2:00 pm en Compensar, los estudiantes han radicalizado sus exigencias. “Acá la pregunta no es hasta donde estamos nosotros dispuestos a ceder, sino hasta donde el gobierno respetará los derechos que nos han arrebatado por siglos. Solo estamos exigiendo lo que necesitamos: educación digna, pública de calidad y concebida como bien común”, dijo Julian Baez Vega, vocero nacional UNEES y representante de la Universidad Distrital. 

En concreto, los jóvenes de la UNEES se mantienen en el pliego de peticiones que radicaron los primeros días del paro ante el ministerio de Educación y que incluye, entre otras cosas, el incremento presupuestal de 4,5 billones de pesos a las Instituciones de Educación Superior Públicas del país y la reliquidación de las deudas de los estudiantes con el ICETEX con tasa real de interés en 0%, condonación para los estudiantes de programa Ser Pilo Paga. 

Los jóvenes de la UNEES le envían un mensaje claro al presidente Iván Duque. Natalia Ramírez, estudiante de derecho y vocera nacional de Universidad Surcolombiana es enfática. “La educación es un pilar fundamental en un país que quiere avanzar hacia la paz con justicia social. Somos miles los jovenes que hemos decidido parar desde hace 50 días en las distintas IES del país, pero parece que la prioridad de presidente es reunirse con un cantante mientras nos reprime las movilizaciones. Lo invitamos a sentarse con nosotros y nosotras para darnos soluciones reales al problema estructural de la educación en Colombia”.

Según los estudiantes, muchas universidades están trabajando en pliegos locales que respondan a sus necesidades concretas. "Ya ganamos algunas cosas mínimas, como el acuerdo con el SUE y otros elementos en la mesa de negociación, pero lo que más nos motiva es haber ganado tanto apoyo de la sociedad en general, que nos aplaude en las marchas, participa de nuestros espacios y enriquece los debates", añadió Ramírez.

Por ahora, los estudiantes seguiran en paro y en los próximos días volverán a las calles. "Las marchas no son la única estrategia que hemos utilizado, desde cada universidad se han hecho distintas actividades académicas y culturales en el marco del paro nacional.  Hemos dictado clases en las calles, organizado foros, bailatones, conciertos, todo con el ánimo de avanzar en pedagogía sobre el estado de la educación Superior, ganar apoyo de la sociedad en general y seguir generando presión", Concluyó Ramírez.