"Me preocupa que mi apoyo a la Colombia Humana me haya pasado factura": Luciana Cadahia

Nadie en el mundo de la filosofía entiende por qué la Universidad Javeriana despidió a la profesora Cadahia si su trabajo era excelente. Su caso ha generado indignación y solidaridad en la academia nacional e internacional.

La profesora de filosofía de laUniversidad Javeriana, Luciana Cadahia, fue despedida sin justa causa. Cortesía Centro Maria Sibylla Merian de Estudios Latinoamericanos Avanzados

En pocos días, el despido “sin justa causa” de la profesora de filosofía de la Universidad Javeriana Luciana Cadahia se ha convertido en un referente de la lucha por la libertad de cátedra. La Red Colombiana de Mujeres Filósofas, el Departamento de Sociología y Estudios de Género de la Flacso-Ecuador y las maestras de la Facultad de Filosofía de la Universidad Autónoma de Madrid han expresado su extrañeza y su rechazo ante esta decisión y le han pedido a las directivas de la Javeriana que expliquen públicamente las razones del despido. Sus estudiantes y varios de sus compañeros docentes han hecho lo mismo. El semillero de filosofía “Tiempos de Crisis” respaldó a Cadahia y confrontó la decisión de la facultad: “Sus clases, publicaciones y, sobre todo, su apoyo constante nos ha permitido encontrar inspiración y un espacio de organización para el ejercicio de una filosofía viva [...] ¿Acaso el tipo de reflexiones que propiciaba Luciana son tan incómodas para la Universidad? Consideramos que esta decisión amenaza con clausurar lo que es posible pensar. Exigimos razones públicas al respecto”. Desde la cultura y la política también se han escuchado voces de protesta. Carolina Sanín, Sara Tufano y Gustavo Petro mostraron su inconformidad en redes sociales. Parece que nadie en el mundo de la filosofía entiende por qué despidieron a la profesora Cadahia si su trabajo académico era excepcional.

Cadahia nació en Argentina, estudió el pregrado de filosofía en la Universidad Nacional de Córdoba e hizo una maestría y un doctorado en filosofía en la Universidad Autónoma de Madrid. En 2017 llegó a la Javeriana para dar la clase de Filosofía Contemporánea. Dictó, además, Filosofía Latinoamericana y seminarios de estética y política. El próximo semestre iba a tener el curso de Filosofía Política. En el campo del pensamiento político moderno, se ha especializado en autores como Schiller y Hegel; en pensamiento político latinoamericano, en José Carlos Mariátegui y Zabaleta Mercado. También ha hecho investigaciones sobre el republicanismo democrático y su uso en el derecho.

¿Cómo le anunciaron su despido?

El martes pasado, a las 5 de la tarde, fui al despacho del decano de la Facultad de Filosofía, Luis Fernando Cardona. Ahí estaban también Héctor Salinas, director de la carrera, y una empleada de recursos humanos. Me senté y de manera muy fría me dieron la carta de despido y me dijeron que desde la fecha la Universidad Javeriana prescindía de mis servicios.

¿Cuál fue su reacción?

Yo quedé completamente sorprendida. Pregunté por qué me estaban despidiendo y el decano y el director del departamento bajaron la mirada y se quedaron en silencio. Quien asumió las riendas de la conversación fue la señora de recursos humanos que estaba allí. Me dijo que no me asustara, que no iba a tener ninguna mancha en la hoja de vida, que no había ninguna razón académica para despedirme, simplemente que a veces las universidades tomaban esas decisiones y ya. Yo le dije que justamente una decisión de esas siempre debía estar acompañada de razones y que me gustaría conocer por qué me estaba despidiendo. La señora me dijo que a veces no había razones para los despidos y que no enredara la cosa.

¿Qué les dijo en ese momento al decano y al director de carrera?

Les pregunté si ellos estaban dispuestos a que se desvinculara de esa forma a una profesora que había cumplido con el desempeño académico exigido por la Universidad: creación de redes internacionales, creación de semilleros y proyectos de investigación, publicación en revistas de alto impacto, publicación en la misma Editorial Javeriana. Les dije, además, que mis resultados académicos habían sido excelentes, según las evaluaciones de los estudiantes. Pero ninguno dijo nada. Así que me fui y desde ese momento la Universidad no se ha contactado conmigo.

Si no fue por razones académicas ni profesionales, ¿por qué cree entonces que la despidieron?

A mi me preocupa que esto pueda tener relación con mis posiciones públicas en cuestiones de género y en cuestiones políticas. Dos antecedentes para recordar: yo firmé la carta en la que muchas profesoras manifestábamos que el hecho de que una mujer no hubiera ganado el concurso por una plaza en la facultad de filosofía de la Universidad Nacional era expresión de cierta misoginia estructural en la universidad colombiana. Prácticamente en todos los departamentos de filosofía del país la presencia femenina es minoritaria. Yo soy una feminista militante. A mis colegas de la Javeriana les he hecho explícita mi preocupación porque el 80% de los profesores de planta de la Facultad de Filosofía de la Javeriana son hombres.

¿Y sus posiciones políticas?

Siempre he defendido ideas progresistas, que muchas veces se interpretan de izquierda. He defendido  también movimientos y líderes sociales. Creo que hay un vínculo directo entre las ideas y la política para poder vivir en sociedades democráticas, igualitarias y pacíficas. Yo no sé entonces si esas dos posturas públicas que tengo en redes y en prensa puedan haber influido en mi despido. Me preocupa que tengan que ver con eso, sobre todo en este momento en que en Colombia está gobernando la derecha.

A raíz de su despido, muchas personas han expresado inconformidad con la Javeriana y solidaridad con usted. Incluso personajes públicos como Carolina Sanín, Sara Tufano y Gustavo Petro le han manifestado su apoyo. ¿Cuál es su relación con ellos?

He recibido apoyo de estudiantes y profesores de la Javeriana, de profesores de Colombia y de la academia global, sobre todo de América Latina y Europa. Mi despido se ha convertido en una preocupación internacional. La demostración de afecto y solidaridad de la gente me da mucha fuerza. Me da alegría saber que cuento con ellos. Yo hice un apoyo público a la Colombia Humana, porque uno no apoya personas, uno apoya proyectos. Como estudiosa de la filosofía y de la política estaba convencida de que ahí había mayores posibilidades de paz, de democracia e igualdad en Colombia y me preocupa que ese apoyo me haya pasado factura.

¿Usted cree que sus ideas estaban amenazando el statu quo de la Universidad Javeriana?

Mis ideas no amenazan el statuo quo porque yo jamás he dicho nada en contra de la universidad ni de la comunidad jesuita. Al contrario, siempre me he sentido cómoda trabajando con ellos. En cambio sí creo que mis posturas políticas generan malestar en el actual gobierno de Iván Duque.

Además de las clases, usted venía construyendo un semillero con los estudiantes, ¿en qué consistía ese proyecto?

El semillero que estaba en proceso de aprobación era un grupo de lectura de textos filosóficos. Estábamos leyendo a Michel Foucault, a Chantal Mouffe, a distintos autores importantes de la filosofía contemporánea.

Estaba a punto de publicar un segundo libro con la Universidad Javeriana, ¿de qué es y qué cree que pase con ese proyecto?

Es un libro conjunto entre la Javeriana y la prestigiosa editorial Herder sobre mujeres filósofas, escrito por pensadoras y académicas de Colombia, de América Latina y de España. No sé si ese proyecto quedó truncado o no. En todo caso ya están todos los textos listos, solo faltan unos detalles de edición.  

¿Sabe de otros casos de maestros despedidos en la Javeriana sin justa causa?

Preferiría no pronunciarme sobre eso. He recibido muchos correos, pero aún no puedo decir nada concreto. Solo sé que en el mes de enero desvincularon a otra profesora de planta de la facultad de filosofía. Entonces mi despido es el segundo caso en menos de seis meses. Actualmente en la facultad quedan solo 3 profesoras en una planta de 25 profesores.

 

863899

2019-06-02T09:00:00-05:00

article

2019-06-02T09:00:01-05:00

jmhernandez_1281

none

Juan Miguel Hernández Bonilla / @juanmiguel94

Educación

"Me preocupa que mi apoyo a la Colombia Humana me haya pasado factura": Luciana Cadahia

87

8468

8555