Mejor infraestructura, menos tasa de repetición

Nadie conoce la ecuación perfecta para una educación de alta calidad. Pero una buena infraestructura educativa es considerada por varios estudios como uno de los elementos esenciales del éxito.

Colegios con una mejor infraestructura reducen las tasas de repetición de sus alumnos en 0,51puntos porcentuales. / iStock
Colegios con una mejor infraestructura reducen las tasas de repetición de sus alumnos en 0,51puntos porcentuales. / iStock

Un nuevo estudio de la Universidad de los Andes sugiere que a la hora de invertir recursos en mejorar el aspecto de los colegios lo más indicado sería hacerlo en lugares específicos como laboratorios de ciencias, informática e idiomas y la emisora escolar.

La investigación, llevada a cabo por Hernando Bayona, de la Facultad de Educación de la Universidad de los Andes y un grupo de colaboradores, sugiere que colegios con una mejor infraestructura reducen las tasas de repetición de sus alumnos en 0,51 puntos porcentuales.

“Dotar un colegio con laboratorios de ciencias o química, bajo el supuesto de que todo lo demás permanece constante, tiene un efecto adicional en la reducción de la tasa equivalente a 0,2 puntos porcentuales. Una explicación podría ser que parte de la nueva infraestructura es completamente novedosa para los estudiantes”, afirmó a la revista Uniandinos el profesor Bayona.

Otra posible razón —recalca el estudio— es que para ciertos procesos pedagógicos o proyectos educativos de la institución algunos componentes de la infraestructura pueden ser más útiles que otros.

Para llegar a esta conclusión, el profesor Bayona y su equipo de trabajo analizaron el desempeño de 1’500.000 estudiantes de colegios oficiales de Bogotá entre 2004 y 2012. Durante ese período, la tasa de repetición fue de 6,35 % y el impacto de las nuevas y mejoradas instalaciones sobre dicha tasa significó una disminución del 8,03 %.

En una parte del trabajo los investigadores compararon los 55.685 estudiantes que estrenaron colegio entre 2006 y 2011 con los 341.769 niños que se matricularon en colegios con infraestructuras no remodeladas. Ambos grupos asistían a instituciones en la misma zona y pertenecían a contextos sociales similares.

“Entre 2006 y 2011 se construyeron 37 megacolegios en Bogotá. Lo que hicimos fue comparar el desempeño del niño cuando no tenía colegio en su sector o estaba en uno con mala infraestructura con su rendimiento cuando contaba con una nueva edificación. Esto permite entender si la infraestructura es la que logra el cambio o el efecto en el niño”, explicó Bayona.

Durante nueve años de seguimiento, y 8’272.000 observaciones, los niños que estuvieron en planteles nuevos o remodelados repitieron menos años que aquellos que no se beneficiaron de un nuevo o mejorado colegio.

La investigación también permitió ver una diferencia entre los colegios del Distrito y los que funcionan bajo el modelo de concesión. Para 2014, la tasa de reprobación del año escolar en los primeros fue del 9,2 % frente a 5,9 % en los segundos.

Colombia cuenta con cerca de 9.800 establecimientos educativos oficiales distribuidos en 41.736 sedes, que albergan una población aproximada de 7’600.000 alumnos. Un análisis de 101.892 edificaciones por parte del Ministerio de Educación Nacional demostró que casi el 59 % se encuentran en estado muy bueno o bueno, y un 41 % están en estado regular, malo o muy malo. El trabajo de Bayona y su grupo arroja luces sobre las prioridades a la hora de invertir recursos limitados en el mejoramiento de muchos de ellos.

Temas relacionados