“No queremos que la educación se convierta en un negocio”

Fecode aplaude el anuncio de Santos de darle prioridad a la educación.

Luis Grubert, presidente de la Federación Colombiana de Educadores (Fecode). / Asedar.org

El eje fundamental de este gobierno, según lo anuncio el presidente en su discurso de posesión, es el de la educación. A pesar de ello, los maestros preparan para mañana miércoles una jornada de protesta buscando ser tenidos en cuenta. El Espectador habló con Luis Grubert, presidente de Fecode, el sindicato de maestros del país, quien manifiesta que aplaude que para el Gobierno la educación sea importante, pero que quiere que los escuchen y que la transformación del sistema educativo se dé con la participación de muchos sectores, no sólo del privado.

¿Sigue en pie la protesta que van a realizar mañana los profesores afiliados a Fecode en el país?

¡Claro! Está programada a nivel nacional.

¿En qué consiste la jornada de protesta?

Cuando hablamos de jornada de protesta es que no habrá jornada laboral plena sino parcial. Algunos sindicatos han dicho que a las 10 o 10:30 de la mañana dejarán los salones de clase para salir a protestar.

¿Por qué razón decidieron ir a esa jornada de protesta?

Es un llamado de atención al Gobierno Nacional. Nos parece positivo que a la educación se le dé un lugar importante en este nuevo período, sin embargo, nos parece desatinado que a los maestros no se nos tenga en cuenta en el desarrollo de la política educativa. Lo que ha sucedido históricamente es que la política educativa la diseñan los técnicos de Planeación, los del Ministerio de Educación y algunos expertos que contratan, y cuando la política fracasa nos endilgan la responsabilidad a nosotros, los maestros. Por eso no queremos estar al margen de la discusión.

El Gobierno ha dicho que para mejorar la educación aplicará el informe entregado por la Fundación Compartir. ¿No les gusta lo que plantea y propone el informe?

La crítica que tenemos es que el Gobierno lo adopta como la política pública educativa por tener insumos que le parecen interesantes, pero nosotros tenemos una prevención: el propósito de todos los estudios que hacen los empresarios es el beneficio de sus empresas. Nosotros no queremos que la educación se convierta en un portafolio de negocios.

¿No quieren que la empresa privada se involucre en la reestructuración de sistema educativo?

La educación debe ser vista como un derecho, el Estado la debe administrar y financiar. Si los empresarios pueden aportar, bienvenido el aporte, pero aquí hay que recoger otros aportes, como el de los rectores, decanos, estudiantes de la MANE y, por supuesto, los maestros.

¿Qué no les gusta del informe de la Fundación Compartir?

Que desconoce a un sector de los maestros, se centra en los del régimen del 1278 (maestros nombrados de 2003 para acá) y genera sobre eso una propuesta. Eso tiene de venenoso que hay un plan de actualización que ellos diseñan y ofrecen, dejando hipotecado el magisterio a las entidades con las que ellos van a ofertar la actualización y el perfeccionamiento docente. ¡Eso es una trampa!

Dice que hay una trampa porque los quieren amarrar a actualizarse en ciertas entidades. ¿Cuáles cree usted que son los centros idóneos para hacerlo, entonces?

Digo que es una trampa porque la Universidad de los Andes nunca ha tenido formación pedagógica, no tiene experiencia en la materia. Aquí tiene experiencia, por su naturaleza, la Universidad Pedagógica, pero le puedo afirmar que una universidad que se va a inventar el cuento ahora lo que está montando es un negocio.

¿El sector privado no podría participar en esa actualización?

Puede ser el sector público y el sector privado; nosotros privilegiamos el público, por supuesto. El Estado, financiando las facultades de educación de las universidades públicas, les puede endilgar que hagan la actualización permanente de los docentes del país.

¿Ustedes son conscientes de que los profesores en Colombia necesitan una actualización para mejorar la educación en el país?

En la naturaleza de la formación del docente, como el conocimiento es dinámico, la actualización debe ser permanente. No es posible que la labor docente no esté poniéndose permanentemente de acuerdo con las necesidades de los estudiantes y sus exigencias.

¿Qué otra cosa no les gusta del informe de Compartir?

No queremos centrar las críticas en Compartir sino en el Gobierno. Queremos que lo que se diseñe en el sector educativo recoja la opinión nacional y no sólo la de unos pocos.

Le insisto tanto en el informe de la Fundación Compartir porque la ministra de Educación ya dijo que ese informe se iba a acoger...

Eso dijo la ministra tomándolo de lo que dijo el presidente Santos, pero corrigió diciendo que acepta a Fecode para abrir una mesa de discusión y así presentar nuestras críticas. Estamos abiertos al debate porque no se puede excluir a los actores fundamentales y dejarlo todo en manos de unos cuantos técnicos.

Ustedes se reunieron con la ministra de Educación el jueves de la semana pasada. ¿Cómo quedaron las cosas después de esa reunión?

Fue una reunión protocolaria, la ministra dijo que ella iba a trabajar por solucionar los problemas, quedando además comprometida con que iba a haber un diálogo permanente con Fecode. Además va a poner todo su empeño en solucionar los problemas que hoy aquejan a los educadores y la educación. Nosotros manifestamos que queremos que los diálogos den frutos y que sean la solución de los problemas. Si se pone al frente de eso, bienvenida; si no, le advertimos que seguiremos haciendo uso del derecho a la protesta y la libertad sindical.

Si fue exitosa esa reunión, ¿por qué decidieron mantener la jornada de protesta de mañana?

Porque muchos temas de los que estamos planteando trascienden el resorte de la ministra. La protesta no es contra ella sino para llamar la atención del Gobierno en general.

Se anuncio que ya se firmó el decreto para subirles el sueldo a los profesores. ¿El aumento no les pareció suficiente?

El presidente planteó un proceso de nivelación; esto que se decreta es una señal de voluntad, pero el proceso de nivelación no se ha iniciado. El decreto va entre $6.600 y $27.000 mensuales; no es una suma muy atractiva. Esto fue sólo una señal. El proceso de nivelación, según se dijo, empezará en 2016, pero queremos que en el plan de desarrollo quede dicho expresamente cómo va a ser la nivelación de salarios de los maestros, y digo nivelación porque somos los funcionarios peor pagados del Estado.

Sobre la nivelación salarial: ustedes han estado enfrentados con el Gobierno por cuenta de no aceptar que esté supeditada a la evaluación de competencias. ¿Insisten en esa postura?

La nivelación salarial se corresponde a un derecho constitucional que es el derecho a la igualdad. La evaluación de competencias es una trampa porque la crearon para filtrar a los docentes ya que no hay presupuesto para subirles a todos. Aquí no pasa que si todos se presentan y pasan el examen se les sube a todos, no señor.

Si el presupuesto se ampliara y no fuera un filtro, ¿estarían dispuestos a que la nivelación salarial se dé si los maestros pasan las pruebas de competencia?
Creo que está equivocada en la pregunta. Cuando yo saco un título de licenciado, por mandato superior puedo ejercer la profesión, así como cuando saco el título de médico.

Pero no necesariamente el hecho de que yo tenga el título de médico significa que me vayan a contratar...

Eso es otra cosa. Para el empleo sí hay un examen, en eso no tenemos ningún reparo, lo que decimos es que los planes que conduzcan a mejorar la calidad de la educación no pueden ser diseñados de manera estándar. No es igual lo que necesita el Pacífico que lo que necesita el Amazonas. El diseño debe obedecer a la realidad y no a un genio de Planeación.

¿La educación no debería ser igual para todos los departamentos?

Ese es el currículo que es nacional, pero las necesidades de formación son diversas.

Deme un ejemplo...

El bilingüismo de Bogotá no se puede comparar con el bilingüismo que se debe manejar en Leticia o San Andrés, no es igual. De pronto en Leticia necesitan que el bilingüismo sea español y portugués, mientras que en San Andrés necesitan que sea español e inglés.

¿No debería tener todo el territorio nacional los mismos niveles de inglés?

No me ha entendido. El ejemplo lo pongo para que lo veamos en el contexto; no significa que digamos que el idioma universal no sea el inglés. La escuela tiene que dar cuenta de las particularidades de cada región.

Volviendo a la nivelación salarial, entendiendo que se les reconozcan los estudios a los maestros, ¿no le parece que deberían aceptar que la promoción se dé por cuenta de los exámenes de competencias?

El proceso de incremento salarial no se debe pegar a un evento. Pensamos que se tengan en cuenta el tiempo de experiencia, los libros que produzcan y las especializaciones. El compromiso ético y profesional del maestro es estar actualizado.

Entiendo la fe que tiene usted en los maestros, eso quisiéramos todos, que por el deber la gente hiciera las cosas, pero eso no sucede en ningún sector, por eso se crean unos mecanismos de evaluación para saber si están actualizados o no...

Ahí tiene una mirada errónea. Los maestros hacen maestrías, especializaciones y demás de su bolsillo para actualizarse. Lo que nosotros decimos es que el Gobierno debe tener un plan que genere un programa permanente de actualización. El Estado debe garantizar la actualización permanente.

Entonces, ¿ustedes insisten en que la evaluación de competencias no debe ser el mecanismo para hacer la nivelación salarial y para incrementarles el sueldo a los docentes?

No. Nosotros estamos de acuerdo con la Constitución, la nivelación salarial es el ejercicio del derecho a la igualdad, que nos traten igual que a los demás profesionales, a los cuales se les paga el salario de enganche porque el Gobierno así lo considera. Queremos que nos traten igual que a los demás. El tema de la evaluación del proceso pedagógico es una necesidad de nuestro rol, no estamos en contra de la evaluación para el proceso pedagógico de formación, no estamos en contra de la evaluación institucional, lo que no queremos es que usen en nombre de la evaluación un filtro para impedir que el maestro mejore sus condiciones de vida.

Cuando nombraron a Gina Parody como ministra de Educación, ustedes plantearon su inconformidad. ¿Ésta persiste o ya lograron limar las asperezas?

Aclaramos. La designación de una persona en un ministerio es del fuero del presidente, nosotros en eso somos respetuosos. Lo que dijimos es que sobre Gina había unas prevenciones que nos transmitieron nuestros compañeros del Sena frente al trato que ella les dio. Hablamos con ella sobre eso y le dijimos que no queríamos que a quien pusieran en la cartera de Educación tuviera un talante autoritario.

¿Qué fue lo que les dijeron a ustedes sus compañeros del Sena?

Que hubo un trato poco cordial, que la consideraron autoritaria, que hubo poca paz laboral, y nosotros no queremos eso con los maestros.

¿Quedan tranquilos con la explicación que les dio ella sobre el tema?

Nosotros somos tomasinos: ver para creer. Damos el margen para que empiece a actuar, y si el accionar de la ministra corresponde al respeto de nuestros derechos no habrá ningún problema.

¿Qué pasara después de la jornada de protesta de mañana?

Estamos buscando un diálogo directo con el presidente para que se tengan en cuenta nuestras opiniones, así como tuvieron en cuenta las de Compartir porque hicieron una andanada publicitaria. Sin tener que publicitarlo, queremos decir que tenemos una propuesta y buscamos que sea tenida en cuenta. También queremos que se resuelvan los problemas. Hay colegios a punto de caerse y niños que se desmayan por falta de alimentación.

‘Sobre Gina Parody hay unas prevenciones’

Cuando nombraron a Gina Parody como ministra de Educación, ustedes plantearon su inconformidad. ¿Ésta persiste o ya lograron limar las asperezas?

Aclaramos. La designación de una persona en un ministerio es del fuero del presidente, nosotros en eso somos respetuosos. Lo que dijimos es que sobre Gina había unas prevenciones que nos transmitieron nuestros compañeros del Sena . Hablamos con ella sobre eso y le dijimos que no queríamos que a quien pusieran en la cartera de Educación tuviera un talante autoritario.

¿Qué fue lo que les dijeron a ustedes sus compañeros del Sena?

Que hubo un trato poco cordial, que es autoritaria y que hubo poca paz laboral.

¿Quedan tranquilos con la explicación que les dio ella sobre el tema?

Nosotros somos tomasinos: ver para creer. Damos el margen para que empiece a actuar, y si el accionar de la ministra corresponde al respeto de nuestros derechos no habrá problema.

‘Queremos diálogo directo con Santos’

Se anunció que ya se firmó el decreto para subirles el sueldo a los profesores. ¿El aumento no les pareció suficiente?

El presidente planteó un proceso de nivelación; esto que se decreta es una señal de voluntad, pero el proceso de nivelación no se ha iniciado. El decreto va entre $6.600 y $27.000 mensuales; no es una suma muy atractiva. Esto fue sólo una señal.

¿Qué pasará después de la jornada de protesta de mañana?

Estamos buscando un diálogo directo con el presidente para que se tengan en cuenta nuestras opiniones, así como tuvieron en cuenta las de Compartir porque hicieron una andanada publicitaria. Sin tener que publicitarlo, queremos decir que tenemos una propuesta y buscamos que sea tenida en cuenta. También queremos que se resuelvan los problemas. Hay colegios a punto de caerse y niños que se desmayan por falta de alimentación.

 

últimas noticias