A revolucionar la enseñanza del derecho

El exmagistrado de la Corte Constitucional José Gregorio Hernández y un extraordinario grupo de notarios, consejeros de Estado y procuradores formarán las nuevas generaciones de juristas.

El exmagistrado de la Corte Constitucional José Gregorio Hernández aceptó el año pasado dirigir la U. del Sinú en Bogotá. Las clases empiezan en tres meses.  / Luis Ángel
El exmagistrado de la Corte Constitucional José Gregorio Hernández aceptó el año pasado dirigir la U. del Sinú en Bogotá. Las clases empiezan en tres meses. / Luis Ángel

Además de su afición por la radio, de su gusto por la escritura y del amor que siente hacia el derecho, José Gregorio Hernández, padre de tres hijos, dos de ellos también abogados, se le ha medido desde el comienzo de su vida profesional a darles forma a iniciativas que terminan convertidas en grandes instituciones.

Lo hizo con la Universidad Sergio Arboleda como vicerrector, cargo que ocupó cuando apenas se estaba adecuando el campus. También como magistrado de la Corte Constitucional, de la que es uno de sus fundadores, y ahora aceptó el reto de darle vida a la nueva sede de la Universidad del Sinú en Bogotá.

No fue una decisión apresurada, pero tampoco tardó en meditarla. Después de haber dictado clases de derecho constitucional en los programas de posgrado y de presidir algunos eventos en las sedes de Cartagena y Montería, supo que era el rumbo que quería darle a su trayectoria educativa, que incluye 33 años de docencia.

Consciente de que Colombia es un país de abogados —según el jurista Horacio Gómez Aristizábal hay 52.000 profesionales y 30.000 estudiantes de derecho—, su intención es transformar la enseñanza de esta disciplina y acabar con las concepciones erradas que han hecho que a las facultades lleguen cada vez menos juristas por vocación.

Para lograrlo se rodeó de un destacado equipo docente integrado por eminencias del derecho y la jurisprudencia como el exmagistrado del Consejo Nacional Electoral Ciro José Muñoz Oñate; la expresidenta del Consejo Superior de la Judicatura Amelia Mantilla Villegas y Eduardo Pastrana, exrector de la U. Santiago de Cali, entre muchos otros.

Todos, al igual que él, convencidos de la necesidad de formar profesionales integrales, que además “elijan el derecho no para huir de las matemáticas, la química o la física, como se les oye decir a muchos bachilleres o, advierte, que tan sólo busquen un título de doctor para seguir con la tradición familiar”.

Por eso, y consciente de que el reto educativo es formar juristas del siglo XXI, se les dará relevancia a ciertas áreas como el comercio exterior, el derecho electoral, el derecho disciplinario, el derecho al medio ambiente, los derechos humanos y el derecho notarial. Asimismo, tendrá una gran importancia la historia constitucional colombiana.

“Me sorprende encontrar estudiantes e incluso abogados que desconocen nuestro pasado republicano y necesitamos que lo sepan, pues un profesional del derecho, enfatiza, no sólo debe tener un bagaje de conocimientos jurídicos, sino una formación humanística, del entorno social”.

La sede de la universidad está en plena plaza de Usaquén, en una imponente casa blanca que antes era el claustro de los hermanos capuchinos. Por ahora sólo se abrirá la Facultad de Derecho y programas de posgrado en esta disciplina. José Gregorio Hernández no sólo ocupará el cargo de rector, sino que seguirá en el aula de clases como profesor de constitucional.

El miércoles 8 de mayo se realizará el primer gran evento, que marcará la pauta de hacia dónde se quiere encaminar la labor académica de la nueva institución y las pretensiones de consolidarla como un escenario de debates trascendentales para el futuro del país. La ministra de Justicia, Ruth Stella Correa, y un selecto grupo de juristas debatirán sobre el sistema penal acusatorio.

Temas relacionados
últimas noticias

Las conquistas de la lectura

Educación en clave digital