Santos pide a maestros aceptar aumento del 12%

Ayer se suspendió la negociación entre el Gobierno y Fecode, sin acuerdos en salarios y evaluación. El presidente intervino.

Luis Grubert, presidente del sindicato de profesores Fecode, junto a Gina Parody, ministra de Educación, durante la jornada de negociación. /Juan G. Muñoz - Mineducación
Maestros y Gobierno siguen sin llegar a acuerdos en los temas más álgidos de la huelga, que ya completa dos semanas. Ayer, después de cuatro días con largas jornadas de negociación, los voceros de la Federación Colombiana de Educadores (Fecode) y los ministros de Hacienda, Trabajo y Educación anunciaron la suspensión de los diálogos, sin dejar claro cuándo serán retomados.
 
Fecode se levantó de la mesa pidiendo la intervención del presidente Juan Manuel Santos. En cuanto a salarios, la federación de profesores dijo que estaría dispuesta a bajar su propuesta de recibir un aumento del 20% a uno del 16%, teniendo en cuenta que diferentes estudios ubican en un 18% la brecha salarial entre docentes y otros empleados del Estado.
 
Por su parte, el defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora, le propuso al Gobierno aumentar del 10% al 12% su oferta inicial de nivelación salarial. Este incremento se haría efectivo en forma diferida en los próximos cuatro años y se le sumarían los aumentos que por ley reciben los empleados colombianos cada año.
La idea, que fue apoyada por los ministros de Educación, Gina Parody; Trabajo, Luis Eduardo Garzón, y Hacienda, Mauricio Cárdenas, fue rechazada por Fecode con el argumento de que “el Gobierno adicionó dos puntos, pero dice que sólo asegura el 10%; el resto está condicionado a factores externos”.
 
En respuesta, el presidente Santos les pidió a los voceros de los maestros que “por favor regresen a las clases”, para seguir garantizando el derecho a la educación de nueve millones de niños, y que consideren la oferta del Gobierno del 12% de aumento. “Esta propuesta permite mejorar los salarios de nuestros maestros sin ser irresponsables con nuestra economía. Este incremento significaría un aumento tres veces superior al que recibiría cualquier otro trabajador colombiano. A esto se suman los incrementos salariales que ya hicimos en los dos últimos años y la nueva prima de servicios, que corresponde a 15 días hábiles de salario. Este incremento equivale a la mitad del presupuesto del Sena y a la totalidad del presupuesto del Ministerio de Vivienda. Es un gran esfuerzo el que estamos haciendo”, dijo el presidente Santos.
 
Voceros de Fecode respondieron que el tema de la nivelación salarial es una deuda histórica con los docentes y que en un país donde se le entregan tantas prebendas al sector empresarial no se puede decir que “el pago de salarios dignos a los maestros va a llevar al país a una crisis económica”.
 
En cuanto a la evaluación docente, el presidente apoyó a la ministra Gina Parody y aseguró que desmontar la prueba que se viene aplicando desde el año 2002 “sería retroceder, pues estas evaluaciones son fundamentales para asegurar la calidad de la educación de nuestros niños”. Vale recordar que el año pasado el Gobierno se comprometió con los maestros a que esa evaluación por competencias quedaría suspendida.
Fecode ha argumentado que no pretende eliminar la totalidad del sistema de calificación de maestros estatales, pero se opone a la evaluación por competencias que se ha utilizado para definir el escalafón docente que determina el sueldo que recibe cada educador.
 
“La evaluación por competencias es una prueba tramposa y no estamos de acuerdo en que de esa prueba mal diseñada dependa el sistema de ascensos de los maestros. Proponemos una evaluación diagnóstica formativa que nos diga realmente en qué debemos mejorar y cómo podemos hacerlo. Una evaluación para el acto pedagógico, no una evaluación para subir el salario”, ha repetido Luis Alberto Grubert, presidente del sindicato de profesores oficiales.
 
Ayer, los miembros del sindicato de maestros se reunieron a evaluar los puntos en disputa y, al igual que los ministros negociadores, mostraron voluntad de seguir con el diálogo. Por ahora se espera que la Defensoría del Pueblo vuelva a citar a la mesa de negociación, mientras el paro se mantiene de manera indefinida. Mañana comenzará en Bogotá un plantón de tres días en el cual se espera que participen aproximadamente 50.000 docentes.