Santos y Fecode, una relación con sabor a reguetón

Los maestros han ido a paro nacional tres veces durante la presidencia de Santos. Se pelean, se molestan pero luego se arreglan.

Pocos días antes de la primera vuelta presidencial de 2014, cuando el presidente Juan Manuel Santos buscaba por todos los medios su reelección, Fecode lanzó sus maestros a la calle. Los argumentos expuestos eran prácticamente los mismos de hoy: un ajuste salarial y mejorar los servicios de salud. El único que han sacado de la lista desde entonces es la evaluación docente porque esa partida de ajedrez ya la ganaron. (Lea: Gobierno califica de “injustificado” el paro de maestros)

Aquel paro lo enfrentó María Fernanda Campo que había sido nombrada por Santos como ministra de Educación sin tener experiencia en el sector. Para apaciguar los ánimos y no alborotar el proceso electoral, el Gobierno firmó un acuerdo con Fecode. En esa ocasión Santos prometió crear un nuevo modelo de ascenso salarial (que no dependiera de la evaluación), suspender la evaluación docente y revisar las entidades encargadas de la prestación del servicio de salud.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, que esta semana le recordó a los maestros que no hay más plata para sus pretensiones, en aquella ocasión tuvo el cuidado de no firmar el documento. Un detalle que más adelante creó desconfianza entre los directivos de Fecode. (Lea: “Si no hay plata, nos mantendremos en paro nacional”: Fecode)

Santos fue reelegido. Después del susto que le dio Oscar Iván Zuluaga al ganar la primera vuelta, Santos apareció ante las cámaras con la plana mayor de Fecode y prometió que Colombia se convertiría en “la nación más educada de América Latina en el año 2025”. Al igual que los otros candidatos, Santos firmó el Pacto por la Educación. Uno de los compromisos del pacto planteaba valorar a los educadores como el eje fundamental del cambio y elevar su estatus profesional.

Con cuatro años más en la Casa de Nariño, Santos reemplazó a la ministra Campo, que no dejó una muy buena imagen en el sector, por Gina Parody. Con un perfil más político, Santos aspiraba a darle más relevancia al cargo y materializar el eslogan de campaña “Colombia la más educada”.

La relación entre Santos y Fecode volvió a complicarse tan sólo ocho meses después de la llegada de Parody. En abril de 2015 los directivos de Fecode volvieron a las calles. Y encontraron un momento perfecto. En mayo de ese año se aplicaban las pruebas internacionales PISA en las que se mide la calidad de la educación en el país para compararla con otras naciones. Fecode puso entre la espada y la pared a Parody. La nueva ministra, que tampoco tenía experiencia en el sector educativo salvo un año largo que pasó al frente del SENA, reaccionó con arrogancia y complicó el asunto. Las peticiones de Fecode eran las mismas del año anterior: eliminar evaluación docente, aumentos salariales y un mejor sistema de salud.

Parody no salió bien parada de la negociación con Fecode. Los directivos del sindicato, más curtidos en el tejemaneje del sector, lograron inclinar la balanza hacia su lado. Una de sus mayores victorias fue desmontar la evaluación docente como estaba prevista y constituía uno de los mayores temores del sindicato. Pasó de ser un requisito estricto para medir el desempeño de los maestros a una evaluación más blanda. Por otro lado, se acordó una nivelación salarial para los maestros de forma gradual hasta llegar al 12% y se acordó una bonificación anual del 15% para los docentes que estén en el máximo escalafón (14) desde 2017. Los estudiantes colombianos alcanzaron a presentar las pruebas Pisa y dos años más tarde los resultados mostraron que el país estaba mejorando levemente en sus indicadores.

Hoy jueves 11 de mayo de 2017, en la recta final del gobierno de Santos, Fecode volvió a recordarle que no olvida las viejas promesas. Las razones para salir a la calle son las mismas menos la evaluación docente: el régimen de salud y el aumento salarial prometido. Esta vez le toca enfrentar la situación a una nueva ministra, Yaneht Giha, quien tiene en su hoja de vida una especialización en Resolución de Conflictos y un máster en Estudios de la Guerra del King's College en Londres. Mirando hacia atrás, la relación del gobierno Santos con los directivos de Fecode podría ambientarse con un reguetón como el de J. Balvin: "Ah ah ah, ah ah ah / Peleamos, nos arreglamos / Nos mantenemos en esa pero nos amamos /Ay vamos/".