Se necesitan 108 años para cerrar la brecha de género en el mundo

Un informe del World Economic Forum reveló que aunque la brecha de género global se redujo ligeramente en 2018, proporcionalmente menos mujeres que hombres participan en la fuerza laboral o en la vida política

Jóvenes en la Marcha de las Mujeres, celebrada en Estados Unidos en 2018, cuando el actual presiente Trump asumió en la Casa Blanca.Wikipedia

La paridad de género es fundamental para saber cómo y cómo prosperan las economías y las sociedades. El World Economic Forum publicó ayer el Informe Global de Brecha de Género, que  evalúa a 149 países en su progreso hacia la paridad de género. Además, la edición de este año estudia las brechas de género en habilidades relacionadas con la Inteligencia Artificial.

De acuerdo con el informe, el estancamiento en la proporción de mujeres en el lugar de trabajo y la disminución de la representación en la política, junto con una mayor desigualdad en el acceso a la salud y la educación, compensan las mejoras en la igualdad salarial y el número de mujeres en puestos profesionales, dejando la brecha global de género ligeramente reducida en 2018.

Según el informe, el mundo ha cerrado el 68% de su brecha de género, medida en cuatro pilares clave: oportunidad económica; empoderamiento político; logro educativo; salud y supervivencia. Si bien solo se trata de una mejora marginal con respecto a 2017, la medida es bienvenida, ya que 2017 fue el primer año desde que el informe se publicó por primera vez en 2006 y se amplió la brecha entre hombres y mujeres. (Premio a las mejores mujeres científicas)

Los datos sugieren que tomará 108 años para cerrar la brecha general de género y 202 años para lograr la paridad en el lugar de trabajo.

Dentro de las cifras globales es posible percibir una serie de tendencias que están definiendo la brecha de género en 2018. De los cuatro pilares medidos, solo uno - oportunidad económica - redujo su brecha de género. Esto se debe en gran medida a una brecha de ingresos más estrecha entre hombres y mujeres, que se sitúa en casi el 51% en 2018, y al número de mujeres en puestos de liderazgo, que se sitúa en el 34% a nivel mundial.

Sin embargo, en el mismo pilar económico, los datos sugieren que, proporcionalmente, menos mujeres que hombres participan en la fuerza laboral. Hay una serie de razones potenciales para esto. Una es que la automatización está teniendo un impacto desproporcionado en los roles que tradicionalmente desempeñan las mujeres. Al mismo tiempo, las mujeres están subrepresentadas en áreas de empleo en crecimiento que requieren habilidades y conocimientos de STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas).

Otra razón potencial es que la infraestructura necesaria para ayudar a las mujeres a ingresar o reingresar a la fuerza laboral, como el cuidado de los niños y el cuidado de los ancianos, está subdesarrollada y el trabajo no remunerado sigue siendo principalmente responsabilidad de las mujeres. El centro del asunto es que las inversiones sustanciales realizadas por muchas economías para cerrar la brecha educativa no logran generar rendimientos óptimos en forma de crecimiento.

“Las economías que triunfarán en la Cuarta Revolución Industrial serán aquellas que estén mejor capacitadas para aprovechar todo el talento disponible. Las medidas proactivas que apoyan la paridad de género y la inclusión social y abordan los desequilibrios históricos son, por lo tanto, esenciales para la salud de la economía mundial y para el bien de la sociedad en general ", dijo Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial.

Mujeres en la ciencia, ¿la nueva frontera de la disparidad de género?

Si bien la brecha de género en STEM está bien documentada, un nuevo análisis realizado en colaboración con LinkedIn apunta a una brecha de género evidente que se está desarrollando entre los profesionales de AI, donde las mujeres representan solo el 22% de la fuerza laboral. Esta brecha es tres veces mayor que en otros grupos de talentos de la industria.

El análisis también sugiere que, además de ser superadas en número de tres a uno, las mujeres en la IA tienen menos probabilidades de ser posicionadas en roles de alto nivel en investigaciones sobre IA. Los datos de LinkedIn sugieren que las mujeres con habilidades en inteligencia artificial son más propensas a ser empleadas como analistas de datos, investigadores, administradores de información y maestros, mientras que los hombres tienen más probabilidades de ser empleados como ingenieros de software, jefes de ingeniería, jefes de TI y jefes ejecutivos, más posiciones lucrativas y superiores.

En el Top 100, Islandia sigue siendo el número 1 en paridad de género. América Latina y el Caribe tiene una brecha de género restante promedio de 29.2%, lo que la convierte en la tercera región mejor clasificada. México (50, 72.1%) sube varios rangos después de mostrar mejoras en los cuatro subíndices, alcanzando su nivel de paridad de género más alto hasta la fecha. Chile (54, 71.7%) le sigue de cerca con una mayor proporción de mujeres en el parlamento. Argentina (36º, 73,3%) y Colombia (40º, 72,9%), dos de las economías más grandes de la región, bajaron varios rangos este año, y Brasil (95º, 68,1%) ve un cambio significativo en el progreso, con su género general Brecha de pie en su punto más ancho desde 2011. 

830060

2018-12-19T11:14:44-05:00

article

2018-12-19T11:17:54-05:00

hcalle_250705

none

- Redacción Vivir

Educación

Se necesitan 108 años para cerrar la brecha de género en el mundo

67

5354

5421