¿Por qué terminamos estudiando las mismas carreras?

Carlos Roberto Peña, director del Sapiens Research Group, afirma que de los más de 7.000 programas que se ofertan en el país, en promedio los estudiantes sólo conocen 15.

En el primer semestre del año la carrera más ofertada fue administración de empresas por 274 instituciones. /iStock

La escena parece haberse convertido en un patrón que se repite año tras año. Los estudiantes se gradúan emocionados por haber terminado la carrera y salen expectantes por conocer las propuestas laborales del mercado. Pero se encuentran con que hay un exceso de profesionales en esa área, que los salarios no son como imaginaban y deben esperar un buen tiempo para conseguir el trabajo soñado.

Carlos Roberto Peña, director del grupo de investigación Sapiens Research, en el que se han desarrollado diferentes servicios en beneficio de la sociedad y la comunidad científica, cuenta que las razones de esta situación están relacionadas principalmente con la falta de información por parte de los jóvenes y la academia.

¿Por qué en Colombia la oferta laboral siempre está orientada a las mismas carreras?

Les hemos hecho esa misma pregunta a las universidades y la respuesta es que programas tradicionales como contaduría pública, administración de empresas o derecho, entre otros, no requieren la misma inyección financiera que aquellos relacionados con salud o agro, que implican viajes, laboratorios, bibliotecas y centros tecnológicos. Las cifras son claras, en el primer semestre del año la carrera más ofertada fue administración de empresas por 274 instituciones, seguida de contaduría pública, con 236, y derecho, con 182.

¿Cuál es la raíz de este escenario?

Sin duda alguna la desinformación. Hemos hecho la tarea de preguntarles a los rectores cuántos programas de pregrado en Colombia conocen y el que más sabe menciona 60; cuando actualmente la oferta educativa del país supera los 7.200 y más de 2.300 son totalmente diferentes. Si un profesor sabe de 60, los estudiantes máximo alcanzan a enumerar 20, y así es muy difícil que el panorama cambie. Es necesario que este universo se empiece a explorar desde el colegio y que haya una política de orientación.

¿Y cuáles son las consecuencias?

Una de las más graves es la deserción, que normalmente la relacionan con la falta de dinero y con la calidad de la educación, cuando realmente el problema es que los chicos no conocen el universo de carreras. Según estadísticas del Ministerio de Educación Nacional, de cada cien estudiantes que ingresan a una institución de educación superior, cerca de la mitad no logra culminar su ciclo académico ni obtener la graduación, y gran parte de la respuesta es porque estudiaron algo que no querían o que no es afín con su perfil.

En cuanto a calidad, ¿qué tan bien calificados están los que más se ofertan?

Ahí hay que aclarar que no todos los programas tradicionales son de alta calidad. Nosotros los dividimos por categorías: AAA es la más alta y A, la menos alta. Cuando hacemos el ejercicio en la página de sapiensresearch.org nos damos cuenta que en la primera se encuentran carreras como: administración de empresas en las diferentes áreas, contaduría pública, derecho, antropología y arquitectura, entre muchas otras. En el momento de realizar un pregrado es importante conocer cuáles IES tienen el programa que se quiere cursar y, a su vez, qué tipo de registro tiene el mismo.

¿Qué pasa con la calidad del nivel de formación técnica profesional y tecnológica?

En Colombia hay un paradigma horrible y es que la gente piensa que es vergonzoso estudiar una carrera técnica o tecnológica, cuando la realidad es que en Europa y Estados Unidos se están necesitando técnicos y tecnólogos que ganan muy bien; el ejercicio de su capacitación es mucho más reducido y entran mucho más rápido a producir. Debemos sacarnos esa idea de que si no es nivel universitario, la persona baja de estrato. De los más de 7.200 pregrados que se ofertan en el país, 1.052 tienen calificación AAA, ahí están incluidas carreras técnicas, tecnológicas y universitarias.

¿Cuáles son las ciudades con mayor cantidad de pregrados?

Bogotá y Medellín. La primera con 1.849 y la segunda con 723. Y las que menor propuesta académica presentan en pregrados son Cúcuta (135) e Ibagué (130). Las carreras de electrónica, sistemas, ingenierías y ciencias de la salud son la que mayor déficit de profesionales tienen.

Temas relacionados