“Universidades privadas deben ser reguladas por el Gobierno”: rector del Politécnico ‘Jaime Izasa Cadavid’

Noticias destacadas de Educación

Libardo Álvarez Lopera hace un llamado para que no sigan “especulando” con los costos de matrículas, especializaciones, doctorados y maestrías, más aún con la difícil situación económica de los colombianos a raíz de la pandemia. Insiste en matricula cero y hace un balance de la institución en 2021.

Libardo Álvarez Lopera, rector del Politécnico ‘Jaime Isaza Cadavid’, institución universitaria de carácter público, adscrita al gobierno departamental de Antioquia, le hizo un llamado a las universidades privadas y al mismo Gobierno Nacional para que no sigan especulando con los costos de matrículas, especializaciones, doctorados y maestrías, más aún con la difícil situación económica de los colombianos a raíz de la pandemia. Reconoce que la administración del presidente Iván Duque ha destinado valiosos recursos a la educación, aunque se siente abandonado por el gobierno regional, que les ha rebajado el presupuesto. Insiste en su propuesta de matrícula cero y cuestiona a una clase política que en tiempos de campaña se llena la boca hablando de defensa de la educación, pero que cuando llega al poder se olvida de lo prometido.

Usted ha insistido mucho en la necesidad de una reforma a la educación superior, ¿cómo debería ser?

La verdad, nunca hemos sido importantes para esas grandes reformas. Todos los políticos llegan con el gran discurso de la educación, abrazan a los niños, visitan los colegios y las universidades, pero apenas llegan al poder, lo que hacen es recortar el presupuesto de la educación. Aquí en Antioquia lo hemos vivido: cuando hablamos de matrícula cero, nos anunciaron un recorte en el presupuesto del 30% y lo más triste es que no hay incremento de recursos. Lo que vemos es que no hay voluntad, que son mentiras de una dirigencia a la que le conviene que el pueblo siga en la ignorancia. No es lógico que nosotros en el Politécnico, para mantener y sostener la cobertura, tengamos que hacer más trámites que cualquier otra institución educativa universitaria.

En Colombia es muy difícil que un joven que quiera hacer una especialización o una maestría pueda acceder a una universidad privada por los altos costos, ¿qué hacer para que ese acceso sea más equitativo?

La educación no puede ser un beneficio personal, debe ser una prioridad que el Estado debe garantizarles a los muchachos. El Gobierno tiene que intervenir a las universidades privadas para que ayuden mucho más a la sociedad y a los estudiantes. Las universidades privadas de este país tienen que moderar sus matrículas, tienen que estar a la par con lo que está pasando en el mercado. Hoy se han vuelto más centros de enriquecimiento que de aprendizaje.

Recientemente usted fue elegido para representar a todas las instituciones universitarias públicas del país ante el Gobierno Nacional, ¿cuál es su prioridad?

Las universidades públicas del país tienen un gran prestigio, pero también tienen unos beneficios del Gobierno. Creo que eso es lo que nos falta a nosotros y por eso es que voy a trabajar. Todos los anteriores gobiernos nos ven como de segunda, nos ven como competencia, que les quitamos espacios a los privados. Lo que no podemos permitir es que tengamos estudiantes de primera, de segunda y de tercera, tenemos es que tratar de generar más oportunidades para todos en general.

Lea también: Financiación de la educación superior, de lo coyuntural a lo estructural

Dice “todos los anteriores gobiernos”, ¿cómo les ha ido con Duque?

Tengo que hacerle un reconocimiento al gobierno del presidente Iván Duque. En toda la historia de mi vida, que es muy larga, es la primera vez que veo a un Gobierno Nacional y su ministra apoyando tanto a la educación. Por eso no entiendo en muchas oportunidades la crítica y el palo que le dan. Por ejemplo, nosotros, que somos departamentales, hemos recibido grandes aportes del Gobierno Nacional. El Politécnico se ha logrado mantener en estos dos últimos años gracias a esos giros e incluso hoy tenemos un superávit. Sin miedo y sin tapujos, puedo decir que nos han tratado mejor por fuera que en casa.

¿Y por qué cree que pasa eso, celos políticos?

Puede que sí, pero eso siempre existirá. Por ejemplo, en el Gobierno anterior en Antioquia, al gobernador Luis Pérez se le quedó corto el pensamiento y el presupuesto para el Politécnico. Pero lo entiendo, todo el dinero fue para crear la universidad digital y yo soy amigo de esa virtualidad, pero la presencialidad debe ser un paso más.

¿Debe el Gobierno Nacional adoptar como una política de Estado su propuesta de matrícula cero?

Totalmente. Sin desconocer que este gobierno lo está haciendo bien, cada peso que se invierte en educación es un muchacho menos para la guerra.

El Politécnico está implementando un proceso de regionalización, ¿cómo es eso?

Creo que los muchachos deben estar en sus regiones. Son mucho más productivos en sus municipios, en sus zonas, en vez de que lleguen a las ciudades capitales, en este caso a Medellín, y por eso hay que darles la oportunidad de que estudien allá. No es justo, por ejemplo, que en Ituango, cuando comenzó el tema de la hidroeléctrica, cierren una sede del Politécnico y monten una base militar.

Y tienen un proyecto para un Observatorio para la Paz…

Estoy trabajando en ese propósito. Esas personas que le apostaron a la paz deben tener mucho acompañamiento y lo estamos tratando de armar con académicos, con personas que tienen conocimiento de cada paso que se debe dar y que nos aporten la experiencia de anteriores procesos de paz. El asunto es que abandonaron las armas, pero siguen muy abandonados por el Estado.

¿Y se van a implementar programas de estudio y capacitación para los exintegrantes de las Farc?

Sí, por ejemplo, en ciencias agrarias tenemos cómo implementarles a esa capacitación en lo que tiene que ver con la biotecnología en reproducción animal, implante de embriones e inseminación artificial y que se vinculen a estas propuestas. El tema con los cultivos es otra alternativa: cultivos orgánicos en donde puedan trabajar. Nosotros tenemos una estación con un centro de piscicultura muy valioso y este puede una alternativa multiplicadora para estas personas y para las regiones donde están. A quienes abandonaron las armas hay que recibirlos sin discriminación, con oportunidades, con grandeza, con ayuda, con amor, con calidad de vida, no los podemos dejar abandonado en carpas, sin un futuro para ellos y para los suyos. Esta es una labor de todos, tenemos que integrarlos y que lleguen aquí al Politécnico. Propongo nuestra sede y las sedes regionales de bases para hacer este trabajo.

Lea también: La deserción académica no se dio, pero el riesgo continúa latente

¿Ustedes van a retomar las clases presenciales en 2021?

Vamos a jugar con la alternancia. Nos vamos a programar para que, por lo menos, el primer semestre sea en alternancia, y si para el segundo semestre, dependiendo de las condiciones, miraríamos lo de la presencialidad, pero lo veo muy difícil. Creo que 2021 será de virtualidad y de presencialidad asistida, trayendo más estudiantes y acompañándolos más. Además, creo que tenemos que mejorar los sistemas de bienestar, con acompañamiento a la familia, que el estudiante tenga una atención psicopedagógica en la casa, y que con el apoyo del sector empresarial se pueda dar una gran oferta laboral para los muchachos.

Al término de un año tan complicado ¿qué balance hace de la institución?

Creo que el deber esta cumplido. A uno siempre le queda faltando algo, pero creo que en medio de esta adversidad y esta crisis tan dura por la pandemia, lo hicimos bien y con mucha dedicación, esfuerzo, trabajo y responsabilidad.

Comparte en redes: