Ventajas y dificultades del programa Generación E

La primera fase del programa beneficiará a 2.507 estudiantes de bajos recursos que obtuvieron los mejores puntajes en las pruebas Saber 11.

El Gobierno destinará $3,6 billones para el programa Generación E / Crédito

El Ministerio de Educación anunció ayer que la primera fase del programa Generación E beneficiará a 2.507 estudiantes colombianos de bajos recursos que obtuvieron los mejores puntajes en las pruebas Saber 11.

De acuerdo con la entidad, los jóvenes escogidos debían sacar más de 359 puntos en el examen o ser uno de los tres mejores resultados de su departamento. Para acceder a las ventajas del programa era necesario, además, haber realizado con éxito el proceso de admisión en una institución pública o privada con acreditación en alta calidad y estar registrado en el Sisbén con un puntaje menor o igual a 57.

“Los jóvenes seleccionados hacen parte de los 4.000 estudiantes que en 2019 participarán del componente de Excelencia del programa Generación E”, informó el Ministerio en un comunicado de prensa.

El componente al cual se refiere la cartera de educación busca reconocer el mérito de jóvenes de escasos recursos que, a pesar de las dificultades económicas a las que se enfrentan en su cotidianidad, han logrado obtener excelentes resultados académicos.

“Los beneficios fueron otorgados a estudiantes que provienen de distintos territorios del país y que iniciarán estudios de educación superior en el primer semestre de 2019”, añadió la entidad. Atlántico, Cundinamarca y Santander fueron los departamentos con más jóvenes seleccionados (ver infografía).

 
Beneficiarios generación E por departamentos
Jbejarano

Los cupos para el primer período de 2019 se seguirán asignando hasta marzo, de acuerdo con los calendarios académicos de las Instituciones de Educación Superior públicas del país. “En el segundo semestre también se asignarán cupos para los jóvenes que quieran cursar estudios durante el segundo período académico del año”, afirmó la ministra de Educación, María Victoria Angulo. Durante los próximos cuatro años, el Gobierno destinará $3,6 billones para el programa Generación E.

Sin embargo, las voces críticas continúan. Para Julián de Zubiria, director de la fundación Alberto Merani y experto en educación, el programa de Generación E fue lanzado antes de tiempo y no tuvo la revisión necesaria. "Lo lanzaron como respuesta a la presión que ejercieron las principales universidades privadas para que continuara el Programa Ser Pilo Paga", afirmó de Zubiría. y añadió: "vuelve a equivocarse el gobierno al no incluir criterios regionales en la selección y asignación de los subsidios y en el enfoque de apoyar individuos y no universidades comprometidas con la calidad educativa en las regiones. Termina siendo una versión algo mejorada de Ser Pilo Paga, un programa que tuvo serios errores de diseño y que le costó al país 4 billones de pesos, para atender tan solo a 39.000 estudiantes". 

A pesar de su inconformidad, el experto aseguró que la nueva versión corrige algunas de las "lesivas condiciones que le impusieron las universidades privadas al gobierno anterior, establece una cofinanciación del 25% por parte de las privadas y tiene otros aspectos positivos como la búsqueda de la gratuidad para estudiantes de estrato 1 y 2. Son los dos avances que hay que resaltar".

Julián Báez, representante estudiantil de la Universidad Distrital y miembro de la UNEES, asegura que el movimiento estudiantil no está de acuerdo con la implementación del programa porque, en sus palabras, este abre la posibilidad para que los ingresos públicos se destinen a las entidades privadas. “Lo que nosotros pedimos es que la plata se destine a la base presupuestal de las Instituciones de Educación Superior pública y no a universidades como los Andes o la Javeriana, como ocurrió con Ser pilo paga”.

A los reclamos de Báez se suman los que hicieron el año pasado los rectores del Sistema Universitario Estatal (SUE). “En cuanto al componente denominado ‘Equidad, avance en la gratuidad’, que indica el cubrimiento del 100 % del valor de la matrícula cobrado por las Instituciones de Educación Superior públicas, es claro que se paga únicamente la matrícula-costo, de hecho subsidiada por las Instituciones de Educación Superior (IES), sin que estas obtengan beneficio presupuestal adicional alguno. Por el contrario, se les obliga a nuevos gastos de funcionamiento: deben verificar el estrato social y Sisbén de sus estudiantes para tramitar el pago de sus matrículas ante el Icetex, deben esperar el transcurso de dicho proceso para recibir el pago y deben hacerle seguimiento especial con programas de acompañamiento al núcleo estudiantil recibido, por ejemplo”, advirtió el comunicado firmado por Jairo Miguel Torres, presidente del SUE.

835228

2019-01-21T22:00:00-05:00

article

2019-01-21T22:49:20-05:00

[email protected]

none

Juan Miguel Hernández Bonilla / @juanmiguel94

Educación

Ventajas y dificultades del programa Generación E

52

5258

5310