La versión cartagenera de Ser Pilo Paga

La Alcaldía de Cartagena lanzó el programa Ser Pilo Va, una iniciativa que beneficiará a los mejores bachilleres de La Heroica y les garantizará su acceso a la educación superior.

 El lanzamiento de Ser Pilo Va fue hecho por el alcalde de Cartagena durante la entrega de 294 becas  a  egresados de colegios públicos del Distrito. / iStock
El lanzamiento de Ser Pilo Va fue hecho por el alcalde de Cartagena durante la entrega de 294 becas a egresados de colegios públicos del Distrito. / iStock

Solamente la educación transformará a Colombia en un territorio de paz donde la pobreza se supere a través del esfuerzo, la dedicación y el poder de los libros. A pesar de que la cobertura escolar está en los niveles más altos de la historia, según cifras del Ministerio de Educación, el acceso a la educación superior sigue siendo un problema para los jóvenes que terminan su bachillerato y sueñan con convertirse en profesionales.

La oferta educativa no es el inconveniente. En Colombia hay universidades y carreras con capacidad para cubrir la demanda. La verdadera barrera pasa por los altos costos de las matrícula en las universidades privadas, los peleados cupos de las públicas y la modesta capacidad adquisitiva de muchos colombianos.

El Gobierno Nacional ha lanzado algunas estrategias para brindarles una mano a los estudiantes más sobresalientes. Ser Pilo Paga, por ejemplo, que aunque premia el buen desempeño no es suficiente para garantizar el acceso de miles de jóvenes que cada año se gradúan del bachillerato.

Precisamente para incrementar las oportunidades académicas de los colombianos, algunas ciudades también han optado por premiar a sus mejores estudiantes. En Cartagena, la administración distrital lanzó su propia versión de Ser Pilo Paga: Ser Pilo Va, una mezcla del programa del Ministerio de Educación y el eslogan de campaña del actual alcalde, “Manolo Va”.

“Estamos comprometidos con la educación de los cartageneros. Este proyecto pretende incentivar a los jóvenes estudiantes de instituciones públicas para que continúen su formación profesional y se conviertan en generadores del cambio. En esta edición becamos a 50 muchachos, pero esperamos poder ayudar a muchos más en el futuro. Buscamos equidad e igualdad, porque no es posible que estos jóvenes por ser de estratos bajos no puedan acceder a una educación de calidad”, aseguró el alcalde Manolo Duque, quien agregó que desde ya se trabaja con la Secretaría de Educación para fortalecer el programa.

Ser Pilo Va pretende ayudar a cientos de estudiantes cartageneros para que cumplan su sueño de vincularse a una institución de educación superior y formarse como profesionales en diferentes áreas del saber. Por lo pronto, con una inversión cercana a los mil millones de pesos, 50 bachilleres podrán continuar su desarrollo académico gracias a su disciplina y buenas calificaciones.

Según el alcalde Duque, ayudar a los jóvenes a cumplir con su proyecto académico no solo es una forma de mejorar el estilo de vida de los cartageneros, sino un mecanismo para construir paz a través de las aulas. Además, premiar el buen desempeño académico envía un mensaje positivo a las futuras generaciones y asegura que los buenos estudiantes, independientemente de su condición social, se conviertan en un ejemplo de superación para toda la comunidad.

De las pandillas a los salones

Cartagena, azotada por la inseguridad y el pandillismo en algunos de los sectores más deprimidos, quiere apostar por la educación como un recurso para que los jóvenes se alejen de los malos pasos y encuentren una salida a sus problemas sociales y económicos. Con este fin, el gobierno distrital, además de apoyar a los mejores estudiantes de la ciudad, busca brindarles una segunda oportunidad a quienes hacen parte de las pandillas y resocializarlos para que se conviertan en miembros productivos de la sociedad.

“Muchos de estos jóvenes se fueron por malos pasos porque no tuvieron la oportunidad de estudiar. A través de nuestros programas sociales conseguimos que se desarmen e inicien un proceso de resocialización gracias a la educación. Nuestro plan es que el próximo año podamos incrementar las cifras y ayudar a más muchachos”, señaló Duque.

Los proyectos de resocialización que adelanta la Alcaldía de Cartagena, además, propenden por una formación integral que va desde la terminación de la etapa escolar hasta la incorporación en institutos de educación superior para su formación técnica, tecnológica o profesional. Una muestra más de que la verdadera paz se construye con lápices y no con balas, y que el camino hacia una vida digna se recorre con esfuerzo y no por la vía fácil.

Temas relacionados