Acoso sexual: el turno le tocó al gabinete de Emmanuel Macron

Los ministros de Medioambiente y Hacienda son acusados por casos ocurridos hace cerca de diez años.

AFP

Antes de convertirse en uno de los hombres más poderosos de Francia, a cargo del ministerio de Ambiente, Nicolas Hulot tenía el estatus de un icono pop por su papel como presentador de televisión y por su ecologismo militante. Por eso, su paso por el programa matinal de la cadena “BFMTV” en el que desmintió las acusaciones por acoso sexual que pesan en su contra mantuvieron en vilo a sus admiradores.

“No hay razones para dudar de lo que dice”, fueron las palabras de apyo con las que el Primer ministro, se refirió a las declaraciones de Hulot, que se unió al gobierno de Macron después de haber rechazado las ofertas de Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy y François Holland para hacer parte de sus gabinetes.

Lea más: El mundo después del efecto Weinstein

Según el semanario "L'Ebdo, de reciente creación, los hechos por los que es acusado ocurrieron en 1997, cuando Hulot presuntamente haría forzado a “la nieta de un político famoso”. En sus declaraciones para la cadena “BFMTV”, el ministro admitió que la implicada lo formalizó su acusación en 2008 pero el caso fue cerrado sin llegar a una resolución sobre el fondo.

Hulot aseguró que decidió hacer una declaración pública porque los rumores estaban afectando a su familia.

"Trato de mantener mi sangre fría, pero cada hombre, cada padre, comprende la dificultad. Desde hace meses sufro todo tipo de rumores, de insinuaciones, de sospechas. Me he sentido perseguido", aseguró.

Aunque indicó que no se ha planteado la dimisión, señaló que lo más importante para él es la familia y que eso guiará sus decisiones.

"No tengo miedo a la verdad, tengo miedo al rumor, que es un veneno lento pero que mata", aseguró.

-No es el único ministro en problemas-

Las acusaciones contra Hulot se suman a las que pesan en contra del ministro de Hacienda, Gérald Darmanin, quien es acusado por una prostituta a quien le habría pedido sexo a cambio de limpiar su nombre en una disputa legal.

Los hechos habrían ocurrido en 2009 pero solo cuando Darmanin se convirtió en ministro de gobierno apareció la denuncia en su contra.

Antes de llegar al gobierno de Macron, Darmanin perteneció al partido Republicano, de centro derecha, de donde salió para unirse al movimiento político de Macron.

La investigación que se abrió en su contra poco después de llegar al poder, en mayo de 2017, fue cerrada porque la denunciante no se presentó ante la policía para dar sus declaraciones sobre los hechos.

Los abogados de Darmanin ahora la acusan de calumnia por lo que llaman un “crudo intento de lastimar” la reputación del ministro.