"Advertencia" del Comité antirracista de la ONU a Estados Unidos

El llamado, emitido por el Comité para la eliminación de la discriminación racial, busca impedir que problemas existentes se transformen en conflicto.

El presidente estadounidense Donald Trump ha sido criticado tras sus comentarios sobre los enfrentamientos de Charlottesville, cuya responsabilidad atribuyó "a ambos bandos".

Un comité de la ONU encargado de luchar contra el racismo emitió una "primera advertencia" formal sobre la situación en Estados Unidos, medida usada rara vez para señalar el riesgo de posible conflicto entre comunidades.

El Comité para la eliminación de la discriminación racial justificó el recurso a "una primera advertencia y a un procedimiento de acción urgente" por la proliferación de manifestaciones racistas en Estados Unidos.

Se refirió en especial a los disturbios de Charlottesville (Virginia), donde una mujer resultó muerta después de que un supremacista blanco atropellara con su vehículo a un grupo de manifestantes antiracistas.

Este comité, que depende del Alto Comisionado de la ONU para los derechos humanos, puede emitir una advertencia formal para "impedir que problemas existentes se transformen en conflicto" o por la "resurgencia de un conflicto allá donde ya se ha producido", según su sitio oficial.

El presidente estadounidense Donald Trump ha sido criticado tras sus comentarios sobre los enfrentamientos de Charlottesville, cuya responsabilidad atribuyó "a ambos bandos".

El comité exhorta al gobierno estadounidense "y a los políticos (...) y responsables públicos a rechazar y condenar inequívoca e incondicionalmente los discursos de odio racista", aunque no menciona el nombre del presidente Trump.

"Estamos preocupados ante las manifestaciones racistas, acompañados por lemas abiertamente racistas, cantos y saludos de parte de nacionalistas blancos, de  neonazis y del Ku Klux Klan, que promueven la supremacía blanca e incitan a la discriminación racial y al odio" indicó la jefa del comité, la irlandesa Anastasia Crickley, en un comunicado.

En el curso de la última década se han emitido "primeras advertencias" solamente siete veces contra países que sufren conflictos étnicos y religiosos como Burundi, Nigeria, Irak y Costa de Marfil.