“Ahora secuestran muertos”, diputada venezolana sobre caso Acosta Arévalo

Delsa Solórzano, diputada de la Asamblea Nacional de Venezuela, manifestó su rechazo por la tardanza en la entrega del cuerpo del capitán de corbeta, Rafael Acosta Arévalo, quien luego de once días en la morgue, será entregado este miércoles a sus familiares.

Familiares del capitán venezolano Rafael Acosta Arévalo llegan a la morgue este miércoles en Caracas (Venezuela) para examinar los restos del uniformado. EFE

La familia del capitán venezolano Rafael Acosta Arévalo, muerto bajo custodia de las autoridades venezolanas, podrá por fin hacer el reconocimiento del cadáver, luego de casi dos semanas de espera. Bajo extremas medidas de seguridad, el cuerpo de Acosta Arévalo fue trasladado a la Morgue de Bello Monte, la más importante de Caracas, donde sus familiares, y algunos parlamentarios, estaban a su espera. Entre ellos estaba Delsa Solórzano, diputada a la Asamblea Nacional de Venezuela por el Estado de Miranda. Le puede interesar: La muerte de un militar venezolano detenido genera incertidumbre en Venezuela

“Ojalá se entregue el cuerpo hoy y ojalá se le pueda dar cristiana sepultura a un hombre a quien se le violaron todos sus derechos. Cuando hemos llegado al climax de violaciones de derechos humanos, ellos (el gobierno) llegan a más. Ahora no solo se quedan con scuestrar vivos, ahora secuestran muertos”, manifestó Solórzano por la tardanza del gobierno para entregar el cuerpo de Acosta Arévalo a sus familiares. El sábado, Solorzano ya se había pronunciado sobre la situación, infiriendo que el gobierno estaba tratando de ocultar las torturas practicadas contra Acosta Arévalo.

El capitán Acosta Arévalo murió en custodia de las autoridades venezolanas el pasado 29 de junio, luego de estar detenido por presuntamente participar en planes para desestabilizar al gobierno de Nicolás Maduro. Sus familiares y amigos, así como parlamentarios venezolanos, han denunciado que murió torturado. Según la información revelada en la autopsia, Acosta tenía hematomas y contusiones. La última vez que fue visto con vida fue el pasado 28 de junio.

Waleska Pérez, esposa del capitán, asegura que su marido murió como consecuencia de torturas a las que presuntamente fue sometido tras ser arrestado el pasado 21 de junio, junto con otros 13 civiles y militares en retiro, por quienes ella identificó como agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim). Pérez asegura que el único delito de su esposo fue manifestar su desacuerdo con Maduro. Le recomendamos: El oscuro destino de los presos políticos en Venezuela 

“Él lo comentaba como lo comentamos todos los venezolanos. Las conversaciones que tuvimos él y yo son conversaciones que tiene día a día la gente: la libertad, las medicinas, la corrupción, el miedo que tenemos al narcotráfico, que queremos que nuestros hijos vivan en un país democrático... Él siempre fue un hombre luchador, apegado a la Constitución, a su país y, lamentablemente, no estuvo de acuerdo con lo que estaba pasando con el gobierno y lo mataron”, aseguró Pérez en una entrevista.

La versión del gobierno señala que no hubo torturas. El ministro de Defensa, Vladimir Padrino, dijo el lunes en un comunicado que Acosta Arévalo había sido llevado ante un juez militar en Fuerte Tiuna, donde “antes de iniciar la respectiva audiencia de presentación, se desmayó”. “El juez ordenó su traslado inmediato al hospital militar Dr. Vicente Salías, donde a pesar de brindársele la debida atención médica, falleció”. Padrino ofreció sus condolencias y aseguró que por petición de Maduro se realizará una profunda investigación sobre el tema.

 

870238

2019-07-10T12:54:09-05:00

article

2019-07-10T12:54:09-05:00

cgomez_250775

none

- Redacción Internacional

El Mundo

“Ahora secuestran muertos”, diputada venezolana sobre caso Acosta Arévalo

78

6271

6349