Al menos 13 policías mueren en un atentado en Somalia

Según testigos, un hombre vestido de policía y que llevaba un cinturón de explosivos entró en una plaza en la que los uniformados estaban reunidos para un desfile.

Tomada de Pixabay/Referencia

Al menos 13 policías murieron en un atentado suicida este jueves contra una escuela de policías en Mogadiscio, la capital de Somalia, anunció un comandante de las fuerzas de seguridad.

El atentado contra el centro privado de formación de policías más importante del país fue reivindicado por los islamistas shebab, aliados a Al Qaida, y "mató a trece policías mientras otros 15 resultaron heridos", dijo a la AFP el comandante Ibrahim Mohamed.

Otro agente de policía, Mohamed Abdul, dijo a la AFP que el balance es de más de diez muertos y de cerca de 20 heridos.

Según testigos, un hombre vestido de policía y que llevaba un cinturón de explosivos entró en una plaza en la que los uniformados estaban reunidos para un desfile.

El atacante "podría haber dejado más víctimas si hubiera logrado llegar al centro, al lugar donde había más gente", explicó el comandante Ibrahim Mohamed.

Husein Alí, un testigo, dijo a la AFP que "algunos policías ya estaban en fila y otros estaban llegando cuando el hombre vestido de policía entró y se hizo estallar".

Los islamistas shebab, que suelen cometer atentados de este tipo contra la policía, reivindicaron el ataque y dijeron en un comunicado que había dejado 27 víctimas, entre ellas "altos oficiales apóstatas".

Los shebab quieren hacer caer el frágil gobierno central somalí, apoyado por la comunidad internacional y por 22.000 hombres de las fuerzas de la Unión Africana (Amisom).

Aunque fueron expulsados de Mogadiscio en agosto de 2011 y luego perdieron la mayoría de sus bastiones en el país, los shebab siguen controlando grandes zonas rurales, desde donde llevan a cabo atentados y operaciones de guerrilla, muchas veces contra la capital o contra bases miliares somalíes y extranjeras.

Se cree que los shebab también fueron responsables del atentado con coche bomba, no reivindicado, que el 14 de octubre mató a 512 personas en el centro de Mogadisicio, el más grave del historia de Somalia.