Al menos 7 muertos y 150 desaparecidos en tragedia minera de Brasil

Un dique de contención de residuos de la minera Vale cedió este viernes en el estado de Minas Gerais, poco más de tres años después de la peor tragedia ambiental de Brasil, provocada en ese mismo estado por la ruptura de otra represa minera. El gobernador del estado afirmó que las posibilidades de encontrar sobrevivientes son "mínimas".

Vista del desastre causado por la rotura de una represa que contenía residuos minerales de la compañía Vale, la mayor productora mundial de hierro, este viernes en el barrio Casa Blanca, en Brumadinho, municipio de Minas Gerais (sudeste de Brasil).EFE

Al menos siete personas murieron tras la ruptura este viernes de un dique de contención de residuos en Minas Gerais, informó el gobierno de este estado del sudeste de Brasil en un comunicado.

"Según datos confirmados por el Cuerpo de Bomberos, ya se contabilizaron siete cuerpos de víctimas mortales", señaló el comunicado, agregando que había aún "cerca de 150 personas desaparecidas". La tragedia se produjo en una mina de la empresa Vale en la localidad de Brumadinho, a 60 km de Belo Horizonte.

Unas 100 de las 300 personas que trabajaban en la planta de la minera brasileña Vale sepultada por desechos minerales tras la ruptura de una represa de esta compañía ya fueron localizadas y están fuera de peligro, afirmó el presidente de la mayor productora mundial de hierro, Fabio Schvartsman.

"Contábamos con unos 300 trabajadores en esa planta, pero no sabemos cuántos estaban en el lugar en el momento del accidente, aunque ya localizamos a unas 100", afirmó el ejecutivo en una rueda de prensa en Río de Janeiro, a donde llegó este viernes procedente de Europa.

Puede leer: Se rompe dique minero en Brasil: evalúan magnitud de los daños

De acuerdo con elbernador del estado de Minas Gerais, Romeu Zema, hay pocas probabilidades de rescatar con vida a los 150 desparecidos señalados tras la ruptura del dique minero.

Las autoridades "han hecho todo lo posible para rescatar sobrevivientes, pero sabemos que a partir de ahora las chances son mínimas y muy probablemente rescataremos solamente cuerpos", afirmó el gobernador. Por ahora, hay confirmados siete muertos en el desastre que se produjo en el municipio de Brunadinho.

Una de las represas de Vale en jurisdicción de Brumadinho, municipio de Minas Gerais (sudeste de Brasil) se rompió este viernes y un río de lodo destruyó algunas casas próximas a un poblado vecino, pero las autoridades no han confirmado hasta ahora si el vertido causó víctimas mortales.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien tiene previsto visitar el lugar de la tragedia este sábado, afirmó que la mayor preocupación del Gobierno en este momento es atender a las eventuales víctimas de la "grave tragedia".

Las autoridades "han hecho todo lo posible para rescatar sobrevivientes, pero sabemos que a partir de ahora las chances son mínimas y muy probablemente rescataremos solamente cuerpos", afirmó el gobernador. Por ahora, hay confirmados siete muertos en el desastre que se produjo en el municipio de Brunadinho.

El Ejecutivo creó además un gabinete de crisis para acompañar la situación y afirmó "que todas las medidas posibles están siendo tomadas" ante la gravedad de los hechos.
Según mostraron las imágenes de televisión, el río de lodo tras la ruptura del dique ha arrasado diversas viviendas, vehículos y objetos que ha encontrado a su paso.

La minera Vale, la mayor exportadora de hierro del mundo, admitió que el accidente puede haber dejado víctimas.

Le recomendamos: ​Brasil eliminó once áreas protegidas de la Amazonía

"Había empleados en le área administrativa, que fue afectada por los residuos, indicando la posibilidad, aún no confirmada, de víctimas", informó la gigantesca minera en un comunicado.

El incidente se produce tres años después de que la ruptura de los diques de la minera Samarco, controlada por Vale y BHP Billiton, provocara la mayor catástrofe ambiental de Brasil, que causó 19 muertos por un vertido de residuos minerales también en el estado de Minas Gerais.

La tragedia de entonces generó una ola de siete millones de metros cúbicos de residuos minerales (níquel, sílice y hierro), mezclada con otros 55 millones de metros cúbicos de agua.