Alarmante incremento de “niños bomba” en el África subsahariana

En lo que va de 2017 han sido usados 83 niños en atentados que en su mayoría se atribuyen al grupo terrorista Boko Haram.

La ONU, a través de su Fondo para la Infancia (UNICEF), alertó sobre el incremento aberrante de los niños que son usados como bombas para atacar objetivos militares y civiles en el noreste de Nigeria.

La cifra cuadruplica al total de estos casos datados por la UNICEF en 2016. Además es preocupante para este organismo multilateral que de lo 83 niños, usados para este fin en 2017, 55 son niñas menores de edad.

Los niños, como en cualquier conflicto, son la población más vulnerable. De los 2.3 millones de personas desplazas en Nigeria por este conflicto, 1.3 millones son niños. Pero sin que ello baste para prender las alarmas sobre la escalada del conflicto, los niños son obligados, e incluso muchas veces drogados, para que perpetran estos atentados.

A esto se suma la constante desnutrición, la esclavitud sexual a la que son sometidas niñas que son secuestradas y la constante revictimización cuando los niños que han sido resctados o escapan de sus captores regresan a aus comunidades, donde se les discrimina por la desconfianza que antecedentes terroristas provocan, afirma la UNICEF.

Boko Haram, el grupo insurgente integrista de Nigeria, es el grupo que se ha atribuido la mayoría de estos casos perpetrados en este año. La perversa fama de este grupo es atribuida a sus violentos, sangrientos y nada convencionales métodos de guerra en el país más poblado de esta parte del continente, con cerca de 175 millones de personas.