Alemania: cada vez más cerca de un gobierno de coalición

Después de meses de negociaciones, el líder del partido socialdemócrata emprendió una gira para convencer a sus copartidarios de restablecer la alianza con la que gobernaron de la mano de Angela Merkel.

AFP

El líder socialdemócrata alemán, Martin Schulz, comenzó hoy en Dortmund (oeste) una gira por Alemania para convencer a su partido de las bondades del preacuerdo alcanzado con el bloque conservador de Angela Merkel para negociar una nueva gran coalición de Gobierno.

"Espero tener la posibilidad de movilizar a los que están a favor y de convencer a los debemos convencer", señaló Schulz ante los medios antes de reunirse con compañeros del Partido Socialdemócrata (SPD) del "Land" de Renania del Norte-Westfalia, donde continuará mañana con una visita a Düsseldorf.

(Lea también: ¿Quién hizo caer el castillo de naipes de Ángela Merkel?)

Se trata de un estado federado importante, ya que aporta casi un cuarto de los alrededor de 600 delegados que se reunirán el domingo en Bonn en un congreso extraordinario y que deben avalar el preacuerdo, dando así luz verde a la dirección para iniciar las negociaciones formales de Gobierno.

Schulz, que se vio obligado a interrumpir sus declaraciones en dos ocasiones ante los gritos de una persona que le llamaba "traidor", subrayó los "éxitos" de la primera ronda de reuniones con Merkel y, ante los críticos, recordó que esas reuniones de "sondeo" no son todavía las negociaciones de coalición, de las que tiene que salir el programa de Gobierno conjunto.

Sin embargo, a su juicio, los socialdemócratas han conseguido ya incluir en ese preacuerdo una "larga lista" de objetivos que, si se aplican, supondrán "mejoras claras" para la vida de los ciudadanos.

Con el preacuerdo, añadió, los socialdemócratas asumen además "la responsabilidad de liderazgo" que tiene Alemania en Europa y sitúan al país al lado de Francia para "reforzar la democracia".

Schulz hizo hincapié en la necesidad de comprometerse con la Unión Europea (UE) ante el "giro a la derecha" que se vive en distintos países, como Austria, Polonia, Dinamarca y la República Checa, ante el "aislacionismo" de Estados Unidos y el "expansionismo" de China.

Schulz insistió en que se ha conseguido "mucho" en el preacuerdo y se mostró "optimista" ante el congreso del domingo, donde garantizó que la dirección defenderá unida el documento consensuado para pasar a las negociaciones.

A su juicio, los delegados deben tener claro que tienen "una responsabilidad con el país y con el partido", que debe hacer frente a los nacionalismos y extremismos y reforzar la Unión Europea.

(Le puede interesar: ¿La eterna canciller Merkel?)

Schulz pidió también a las personas contentas con el preacuerdo, como los sindicatos, que lo defiendan en público para hacer frente a los críticos.
En este último sector destacan las Juventudes Socialdemócratas (Jusos), cuyo líder Kevin Kühnert, aseguró hoy que el "no" a una gran coalición está "muy extendido" en su partido y apostó por un Gobierno en minoría de Merkel.

Si el domingo el congreso extraordinario da su visto bueno a las negociaciones de coalición, conservadores y socialdemócrátas empezarán a negociar un acuerdo que, si llega a cerrarse, se someterá a referéndum por las bases del SPD.