contenido-exclusivo

Andrew Scheer, el candidato que busca quitarle el poder a Justin Trudeau

Andrew Scheer, un aficionado a la Guerra de las Galaxias y al fútbol americano, busca hoy los votos necesarios para convertirse en primer ministro de Canadá. El gran obstáculo que tiene se llama Justin Trudeau, el actual mandatario que, a pesar de los recientes escándalos, permaneció como favorito hasta el último momento.

La carrera política de Andrew Scheer ha estado marcada por un rápido ascenso que podría culminar con una victoria en las elecciones de hoy. AFP

Andrew Scheer es el líder más joven en la historia del partido conservador de Canadá. Llegó al cargo en 2011 y ahora, luego de su exitoso recorrido político, pretende remplazar al liberal Justin Trudeau como líder del gobierno nacional en las elecciones generales que se celebran hoy. Sus principales críticas al actual mandatario pasan por una presunta "falsa ética" que Trudeau ha predicado desde su llegada pero que se ha empañado por recientes escándalos dentro de su gabinete. 

En la recta final a los comicios, su estretagia de campaña se ha centrado en tratar de hacerle daño a Trudeau. Eso sí, Sheer tampoco está totalmente limpio. De hecho, se puso a la defensiva este sábado, dos días antes de las elecciones, tras informaciones según las cuales su partido habría intentado ensuciar a una formación política rival.  Acribillado a preguntas sobre este escándalo por la prensa, el político se negó a confirmar o a desmentir la noticia.

Ver más: La fotografía (¿racista?) que puso en problemas a Justin Trudeau

Según información publicada por el diario Globe and Mail, luego confirmada por otros medios, el Partido Conservador habría encargado una campaña de comunicación en las redes sociales destinada a presentar como "racistas" a los miembros del Partido Popular de Canadá (PPC).  Fundada por Maxime Bernier, escindido del Partido Conservador, esta pequeña organización podría quitar votos a los liderados por Scheer en las elecciones del lunes.

A esto se han sumado otros problemas que podrían quitarle votos en los comicios de hoy. En una rueda de prensa convocada el pasado sábado, el dirigente conservador se vio en problemas para explicar por qué en los últimos días había lanzado acusaciones a menudo inexactas o no probadas contra Trudeau.  Scheer acusó al primer ministro saliente de pretender aferrarse al poder por medio de una coalición con el NPD, que tanto este partido como los liberales han desmentido. 
Dijo también que esa presunta coalición aumentaría los impuestos, algo que no prevé el programa liberal. 

"La alternativa es clara: o bien un gobierno del NPD con la máscara de Trudeau, que aumentará los impuestos, destruirá empleos, debilitará nuestra economía y les quitará a ustedes más dinero, o bien un gobierno conservador mayoritario que no gastará más de lo que le ingrese y que les inyectará dinero en los bolsillos", dijo a sus partidarios en un mitin.

Opuesto a Trudeau

 

 

 

El candidato conservador no tiene sobre el papel las mismas credenciales ancestrales de Justin Trudeau. Es hijo de una enfermera y de un bibliotecario, pero desde muy joven se interesó en la política. Desde entonces, su ascenso ha sido frenético. A los 25 años logró convertirse en diputado y a los 32 se convirtió en presidente de la cámara baja de Canadá. 

Ver más: El polémico feminismo de Justin Trudeau

Luego, en 2017, tras la salida del primer ministro Stephen Harper, asumió la presidencia del Partido Conservador. Todo esto lo convierte en el candidato con más experiencia en la política en las elecciones de hoy. Sin embargo, el camino es complicado, pues a pesar de su propuestas de endurecimiento fiscal, la intención de voto de los conservadores parece difícil de cambiar a favor de Trudeau.

Sin embargo, el candidato quiere encarnar a los valores tradicionales del partido. Murray Mandryk, columnista político del Regina Leader Post, afirmó:  "Creo que se presenta como un hombre de familia y es sincero al respecto. Te encuentras con él en la ciudad y a menudo está fuera de casa en eventos familiares ", dijo. 

"Nosotros calificamos a los políticos y una de las marcas que a los conservadores les gusta es esa imagen de padre común y corriente porque funciona y atrae a sus votantes", dijo Jim Farney, director del programa de Ciencia Política de la Universidad de Regina.

Hace poco, además, se descubrió que el candidato cuenta con doble nacionalidad canadiense y estadounidense, cosa que ha sido muy mal vista por un electorado que le exige renunciar a la segunda si quiere aspirar al cargo de primer ministro en Canadá. 

Ver más: El escándalo que hace tambalear a Justin Trudeau

Ahora Scheer se enfrenta a un rival difícil de batir, sobre todo porque Trudeau, según Farney, cuenta con un elemento importante que resulta muy tentador para un canadiense: "Para Trudeau, creo que es más fácil ser miembro de la élite del este de Canadá, a la cual claramente pertenece, y este tipo de persona súper atractiva y súper carismática que se siente cómoda con eso".

Por último, los expertos han advertido que es posible que, en caso de que Scheer gane hoy, se podría comenzar a sentir una descentralización del poder en Canadá, cosa que con Trudeau no tiene cabida. “Una de las características del gobierno de Trudeau es esta preferencia por los programas nacionales. Creo que veríamos una descentralización bajo Scheer", aseguró Farney. 

887053

2019-10-21T11:51:45-05:00

article

2019-10-21T11:52:25-05:00

alagos_86

none

redacción internacional

El Mundo

Andrew Scheer, el candidato que busca quitarle el poder a Justin Trudeau

72

5968

6040

1