Cámara de diputados aprueba legalización del aborto en Argentina

En un histórico y caldeado debate los diputados agotaron sus argumentos para tratar de convencer a los indecisos. La balanza se inclinó a favor de la legalización del aborto hasta la semana catorce. Ahora el proyecto tendrá que pasar por el Senado.

Manifestantes a favor del aborto. AFP

Miles de argentinos esperaban la determinación que se tomó hoy en el congreso. La Cámara de Diputados de Argentina aprobó en primera lectura, de forma histórica, la legalización del aborto hasta la semana 14 de gestación, un proyecto que deberá pasar ahora al Senado. La votación fue de 129 diputados a favor, 125 en contra y una abstención, según el recuento del presidente de la Cámara, Emilio Monzó.

El clima estuvo agitado durante toda la jornada hasta último momento, cuando en el dictamen del resultado hubo una confusión de dos votos que no alteraba la decisión definitiva, a lo que Monzó afirmó: “A las 10 de la mañana si necesitamos aprender a sumar dos votos estamos jodiendo”. Entre celebraciones y protestas, se sentenció la caldeada votación.

Sin interrupciones, prácticamente la totalidad de los 257 diputados intervinieron en la sesión, la cual ha sido seguida desde los alrededores del Congreso por activistas a favor y en contra del proyecto.Discursos emotivos, agresivos, eufóricos y salidos de tono caracterizaron todo el debate. 

(En contexto: Empezó el histórico debate en Argentina que decidirá sobre la despenalización del aborto)

Una de las intervenciones relevantes fue la del diputado Agustín Rossi, quien aseguró: “La historia no se hizo votando para que no se cambiara nada. Los invito para que salgamos de la zona de confort. Sí, existen problemas como los abortos clandestinos. Que esa interrupción voluntaria respete el derecho de las mujeres a ser madre, a concebir cuando ellas quieran. En todos estos días me acordé del debate sobre la ley del matrimonio igualitario. Tiene muchas coincidencias. Lo que permitió esa ley fue visibilizar una realidad que existía. Le permitió a muchos chicos y otros no tan chicos salir del closet. Yo quiero que saquemos la interrupción del embarazo del closet”.

Por su parte, la diputada Magdalena Sierra, del Frente para la Victoria (centroizquierda peronista) declaró: "Nuestras mujeres están ahí afuera. Nos están esperando, están esperando que estemos a la altura de las circunstancias".

Otra de las caldeadas intervenciones fue la del radical Horacio Goicochea, quien señaló: “La problemática que nos trae acá son 31 muertes en el 2016 por un aborto pronosticado como complicado. Estamos creando una ley con sangre inocente. Yo pienso en un país con más valores. Hoy defendemos el agua, los árboles, los recursos naturales y ahora las mamás de pronto van a ir al médico a matar a sus hermanitos. Fabriquemos los vínculos familiares, eso nos fortalece como nación”.

(Lea: Argentina se prepara para votación clave en despenalización del aborto)

El parlamentario Luis Pastori, de la Unión Cívica Radical, sostuvo que "es absurdo e injusto sancionar una ley que habilite a matar seres humanos que deben ser respetados desde la concepción".

Se trata del primer debate parlamentario sobre la despenalización del aborto en el país del papa Francisco, donde el catolicismo es culto mayoritario y en medio de un fuerte despliegue de la Iglesia católica en contra del proyecto de ley. Ahora, el proyecto tiene luz verde y tendrá que pasar por el senado para permitir oficialmente la interrupción del embarazo con total libertad antes de la semana 14 a todas las argentinas. 

- Desde la calle -

"Creo que es muy bueno que se legisle sobre los problemas de las mujeres. Es un logro del grupo femenino, porque las mujeres cuando ingresan al parlamento defienden los derechos de las mujeres", celebró Irene, de 62 años, junto con miles de mujeres que defienden el aborto legal.

"La iglesia solo debe ejercer influencia sobre los que tienen su misma convicción, la política pública tiene que ver la necesidad y los intereses del conjunto", añadió a la AFP.

En Argentina el aborto está prohibido y se castiga con cárcel, salvo en casos de violación o riesgo de vida para la mujer. Pese a ello varias ONG estiman que unas cien mujeres mueren por año, de un total de unas 500.000 que se realizan abortos clandestinos.

El presidente Mauricio Macri se ha declarado "en favor de la vida" pero impulsó un debate parlamentario que dividió aguas dentro de todas las fuerzas políticas.