Argelia elige nuevo presidente tras diez meses de protestas

Más de veinte millones de argelinos están convocados hoy a las urnas para elegir al sucesor del dimitido presidente Abdelaziz Bouteflika en unas elecciones marcadas por los llamamientos al boicot y la movilización popular que exige la caída del régimen militar.

Las urnas se abrieron en medio de protestas sociales en todo el país.AFP

Las elecciones en Argelia se esperaban desde hace mucho. Sin embargo, al grito de "no votaremos hasta que la mafia desaparezca", en alusión al gobierno establecido tras la forzada renuncia del mandatario Abdelaziz Bouteflika en abril, varios miles de ciudadanos volvieron a marchar este mismo miércoles por el centro de la capital en una manifestación contenida y reprimida por las fuerzas de Seguridad.

Varios miles de agentes antidisturbios y policías infiltrados cerraron los accesos a la simbólica plaza de la Grande Poste, en cuyos aledaños practicaron más de una veintena de detenciones.

Le puede interesar: El Espectador le explica: ¿Por qué casi nadie quiere votar en Argelia?

Armados con porras y pertrechados con escudos de plástico, los agentes fueron dispersando a los manifestantes, que pretendían protestar en el centro, tomado por decenas de vehículos policiales, tanquetas antidisturbios y dos helicópteros.

"No nos vamos a mover de aquí, mañana no se va a votar porque esta consulta es una farsa. Son los mismos de siempre, los que han saqueado el país", explicaba a Efe uno de los simpatizantes del movimiento popular de protesta (Hirak), que mantiene la presión en la calle desde hace diez meses. En la misma línea se anunciaba Munia, estudiante universitaria, que se mostraba dispuesta a votar "pero cuando este sea un país libre y haya un verdadero cambio. Los que ahora están ya estaban con Bouteflika", sentenciaba.

Diez meses de protestas 

 

Los comicios estaban inicialmente previstas para el 18 de abril, pero el anuncio del círculo íntimo del mandatario de que este pretendía aspirar a un quinto mandato consecutivo pese al evidente deterioro de su salud, desató una protesta popular que desde el 22 de febrero se repite cada viernes.

El palacio presidencial anunció la renuncia de Bouteflika el 2 de abril, presionado por la calle pero sobre todo por la intervención del jefe del Ejército y nuevo hombre fuerte del país, general Ahmed Gaïd Salah, quien pidió su inhabilitación.

De acuerdo con la Constitución, la jefatura pasó entonces de forma interina al presidente del Senado, Abdelkader Bensalah, un hombre de la vieja guardia nombrado al igual que Gaïd Salah en 2004 por el propio Bouteflika, con un mandato de transición de tres meses.

Desde entonces en el general ha marcado la pauta de los acontecimientos en Argelia, tanto políticos como los relativos a la represión y el cambio en la cúpula de poder.

Ver más: ¿Por qué llevan ocho meses protestando los estudiantes en Argelia?

La influencia del jefe del ejército

 

Primero, impulsando una pretendida campaña de manos limpias que ha llevado a la cárcel a decenas de políticos, oficiales de alto rango, empresarios, periodistas y ciudadanos considerados afines al llamado "clan Bouteflika".

Entre ellos su hermano Said, al que se consideraba el verdadero poder en la sombra, y el general Mohamad Mediane "Tawfik", jefe de los servicios secretos durante 25 años y su pretendido sucesor, ambos condenados en septiembre a quince años de reclusión mayor por complot.

Y los exprimeros ministros Ahmed Ouyahia y Abdelamalek Sellal, los dos condenados a quince y diez años respectivamente de cárcel esta misma semana por un delito de corrupción.

Además, en los últimos meses han sido arrestados y encarcelados cientos de simpatizantes del Hirak en un intento por desactivar el movimiento.

Y después, marcando los tiempos de una pretendida transición: Bensalah aplazó los comicios, en contra de la Constitución, a principios de junio tras un discurso de Gaïd Salah, y los convocó de nuevo el 15 de septiembre tras otra alocución del general.

Cinco candidatos del régimen y una posible sorpresa

 

Al Palacio de Zeralda optan cinco de los 23 aspirantes que presentaron su candidatura a la Instancia Superior Independiente de las Elecciones (ISIE), una organización creada "ad hoc" meses atrás e integrada por miembros de la vieja guardia.

Le puede interesar: La extraña coincidencia de triunfos futbolísticos y crisis política en Argelia

Sin encuestas que pueden aclarar la intención de voto, hasta esta semana la sensación apuntaba a que los dos exprimeros ministros, Ali Benflis y Abdelamajeed Tebboun, eran los que más opciones tenían de pasar a un eventual segunda vuelta.

Sin embargo, en los últimos días han crecido las expectativas de Azzedine Mihoubi, poeta y periodista, antiguo ministro de Cultura, con buen cartel entre los mandos medios del Ejército por su aire de juventud y que cuenta con buena prensa, igualmente, en el Frente de Liberación Nacional (FLN), que gobierna Argelia desde la independencia de Francia, en 1962.

Menos posibilidades se le conceden a los otros dos aspirantes: el exministro de Turismo, Abdelkader Bengrina, y al exdiputado del FLN y presidente del partido de oposición Frente al Mustakbal, Abdelaziz Belaid.

895433

2019-12-12T07:00:50-05:00

article

2019-12-12T07:00:50-05:00

alagos_86

none

EFE

El Mundo

Argelia elige nuevo presidente tras diez meses de protestas

59

6054

6113