Este martes

Arranca el juicio político que podría tumbar al presidente de Brasil

Michel Temer podría seguirle los pasos Dilma Rouseff, su predecesora. Sería el segundo presidente destituido en menos de un año en Brasil.

Michel Temer, presidente de Brasil.AFP

Como si nada, el presidente de Brasil asistió ayer a un evento del Día Mundial del Medio Ambiente, según comunicó la agencia EFE. Luego, convocó a una reunión en donde anunció que, el plan de seguridad promovido por su gobierno, empezará a aplicarse en Río de Janeiro. Parecía un día normal de una semana normal para Michel Temer, quién está en el ojo del huracán por su presunta participación en una cadena de sobornos que tiene investigado al 61% del Congreso de Brasil. Pero no lo era.

Aunque ni el presidente, ni los miembros del gabinete se manifestaron al respecto durante la jornada del lunes, Brasil se enfrenta hoy a un al juicio político que podría terminar con la destitución de Temer, por acusaciones relacionadas con la supuesta financiación ilegal de la campaña electoral que convirtió a Dilma Rouseff en presidenta de Brasil en el 2014. Sería el segundo presidente en verse obligado a abandonar su cargo en menos de un año y por las mismas razones por las que Dilma Rouseff, su predecesora, fue destituida. Temer primero la soportó como vicepresidente y luego impulsó su salida. Cuando finalmente fue destituida en abril de 2016, ocupó su cargo.

Mientras tanto, la investigación por corrupción también sigue corriendo. La situación de Temer pareció complicarse con la detención del diputado Rodrigo Rocha Loures, su ex asesor y uno de sus hombres de confianza. Está  implicado en el mismo caso que tiene al  gobernante tras las cuerdas y en donde también están relacionados Joesley Batista, director de JBS, una de las principales cárnicas del país. La investigación sugiere que Rocha fue intermediario de la reunión que Temer tuvo su residencia oficial con Batista. El audio de la conversación de dicho encuentro fue publicado por el diario O Globo y es esa la prueba tiene directamente comprometido al mandatario. 

De la aparente tranquilidad de Temer y su equipo el día de ayer, no se contagió la economía local. El real brasileño comenzó la semana con una caída de 1%, a 3,288 unidades por dólar, justo en la víspera del juicio. La devaluación de este lunes es la mayor desde el 18 de mayo, tras el comienzo de la crisis. En las semanas que siguieron a las revelaciones sobre los sobornos, el real ha oscilado entre 3,3 y 3,2 unidades por dólar.

Todos los ojos están puestos sobre el Tribunal Superior Electoral que en los próximos dos días tendrá que decidir si anula la elección de 2014, aunque las deliberaciones pueden suspenderse a pedido de alguno de los siete jueces de ese tribunal. Si el TSE anula los comicios, deberá definir si Temer debe salir inmediatamente del poder o si sigue en el Palacio del Planalto hasta que se agoten las instancias de apelación. El Congreso tendría que elegir al presidente responsable de terminar el mandato de Rouseff. El proceso había comenzado en abril y fue suspendido por tiempo indeterminado para citar nuevos testigos y dar más tiempo a la defensa. Hoy, llegó el día. 

697060

2017-06-06T05:00:00-05:00

article

2017-06-06T05:14:38-05:00

alagos_86

none

Redacción Intenacional

El Mundo

Arranca el juicio político que podría tumbar al presidente de Brasil

71

3139

3210