Arrancan obras para construir dos nuevos reactores nucleares en Irán

El proyecto cuenta con una inversión de 10.000 millones de dólares. Se espera que los trabajos de construcción se prolonguen durante una década.

Tomada de Pixabay/Referencia

Las obras para construir el segundo y el tercer reactor de la central nuclear de Bushehr, en el sur de Irán, comenzaron oficialmente este martes con el objetivo de lograr una capacidad de producción de unos 2.100 megavatios.

En la ceremonia de inicio del proyecto estuvieron presentes el jefe de la Agencia Iraní de la Energía Atómica (AIEA), Ali Akbar Salehí, y responsables nucleares de Rusia, según la agencia semioficial Tasnim.

El proyecto, con una inversión de 10.000 millones de dólares, va a ser llevado a cabo por la Compañía de Producción y Desarrollo de Energía Nuclear de Irán y la Corporación de Energía Atómica estatal rusa (Rosatom), que firmaron un acuerdo en noviembre de 2014.

Se espera que los trabajos de construcción se prolonguen durante una década y que la capacidad de las dos nuevas unidades alcance los 1.050 megavatios cada una.

La central nuclear de Bushehr comenzó a construirse en la década de 1970 con ayuda alemana, pero el proyecto se interrumpió tras el triunfo de la Revolución Islámica en 1979 y no se reanudó hasta febrero de 1998, tras firmarse un acuerdo con Rusia.

Pese a que su construcción se prolongó durante años debido a la oposición occidental, la planta entró en funcionamiento en agosto de 2010 y alcanzó su pleno rendimiento en junio de 2013.

Salehí explicó a su llegada anoche a Bushehr que la implementación del acuerdo nuclear, firmado en julio de 2015 entre Irán y seis grandes potencias, allanó el camino para la construcción de estos dos reactores.

También indicó que las dos unidades se construirán en el marco de acuerdos con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y del Tratado sobre la no proliferación de armas nucleares.

El acuerdo nuclear limita y supervisa el programa atómico iraní para evitar que la República Islámica desarrolle armas nucleares, a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales contra Irán.

En la actualidad, el pacto se mantienen en vilo después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, amenazara el pasado 13 de octubre con abandonarlo si no se corrijan sus "defectos", mientras que las autoridades iraníes rechazan cualquier renegociación.