Asciende a 27 el número de muertos que dejó ataque en Somalia

El ataque ocurrió en el hotel, el Nasa Hablod, Mogadiscio. Fue reivindicado por los islamistas somalíes de Al Shabab.

AFP

El balance del ataque ocurrido el pasado sábado en Mogadiscio, reivindicado por los islamistas somalíes de Al Shabab, asciende ya a 27 muertos, en un nuevo atentado letal que le costó el cargo a los jefes de la policía y de los servicios de inteligencia.

Lea: Al menos tres muertos en la explosión de dos vehículos bomba en capital de Somalia

"El ministro de Seguridad Interior aportó precisiones sobre el incidente en el hotel Nasa Hablod en el que, dijo, 27 personas murieron y otras fueron rescatadas tras la intervención de las fuerzas de seguridad", indicó el ministro de Información, Abdirahman Omar Osman, tras un consejo de ministros celebrado este domingo.

El Gobierno "finalmente decidió la destitución de los dos responsables, el jefe de la policía, Abdihakim Dahir Said, y el jefe de la agencia, nacional de inteligencia, Abdillahi Mohamed Sabalooshe", añadió.

El ministro de Seguridad Interior, Mohamed Abukar Islow, durante esa reunión, "sugirió que el jefe de la policía y el jefe de los servicios de inteligencia fueran cesados", según la misma fuente.

La decisión se produjo dos semanas después de que un atentado con camión bomba, perpetrado el 14 de octubre en el centro de Mogadiscio, el más mortífero de la historia de Somalia, causara al menos 358 muertos y 228 heridos. El atentado no fue reivindicado pero las autoridades no tienen dudas de que fue obra de Al Shabab. 

El sábado, estos últimos reivindicaron la responsabilidad de un nuevo ataque coordinado, siguiendo un modus operandi ya utilizado por la organización, afiliada a Al Qaida. 

Hicieron estallar dos vehículos cargados con explosivos cerca de un hotel, el Nasa Hablod, tras lo cual un comando de al menos cinco militantes logró penetrar en el establecimiento, muy frecuentado por altos responsables políticos.

 'Capturados vivos'

El asedio terminó el domingo de madrugada, tras el asalto de las fuerzas de seguridad.

"Cinco hombres armados entraron en el hotel. Dos de ellos fueron abatidos y los otros tres capturados con vida", declaró por la mañana a la prensa Abdiasiz Ali Ibrahim, portavoz del Ministerio de Seguridad.

Un anterior balance, el sábado por la noche, daba cuenta de 14 muertos, "la mayoría civiles".

El presidente somalí, Mohamed Abdullahi Mohamed, condenó el ataque. "Tales atrocidades no nos disuadirán nunca, ni nos desalentarán en el combate contra los terroristas", declaró en un comunicado.

Pero los reiterados atentados estos últimos meses, con cargas explosivas cada vez más potentes, sacó a la luz importantes disensiones entre los responsables de la seguridad del país.

Además del despido de los jefes de la policía y de los servicios de inteligencia este domingo, el ministro de Defensa y el jefe del Estado Mayor había dimitido unos días antes de la tragedia del 14 de octubre.

El jefe del Estado Mayor fue sustituido por el general Abdi Jama Warsame, pero el ministro de Defensa no fue reemplazado. 

Los militantes de Al Shabab prometieron acabar con el frágil gobierno central de Somalia. Fueron expulsados de Mogadiscio en agosto de 2011, tras lo cual perdieron la mayor parte de sus bastiones. 

Sin embargo, siguen controlando extensas zonas rurales, donde llevan a cabo operaciones de guerrilla y atentados suicidas, a menudo en la capital o contra bases militares, somalíes o extranjeras.

Temas relacionados