Así cayó el gobierno del canciller millenial de Austria, el líder más joven de Europa

La publicación de un video, en el que quedaba expuesto uno de los peores escándalos de corrupción en la historia de Austria, fue la condena del canciller Sebastian Kurz, quien pasó de símbolo político nacional a convertirse en el primer mandatario en la historia de su país en ser derrocado por una moción de censura.

El día de hoy Sebastian Kurz advirtió que, aunque salga del poder, los cambios ideológicos que promovió son irreversibles. AFP

Hasta no hace mucho, Sebastian Kurz, canciller de Austria, era considerado un modelo para la derecha en Europa. En muy poco tiempo logró llegar a la cima política de su país pese a tener 32 años, con una estrategia a base de ataques contra la inmigración, uno de los temas más polémica en los gobiernos. Sin embargo, un video filtrado en el que quedaría demostrada su participación en un escándalo de corrupción, fue la estocada final de su año y medio de mandato. El día de hoy el Parlamento de Austria votó una moción de censura en su contra y lo removió de su cargo.

La caída del Gobierno deja sin dudas un sabor agridulce a Kurz por dos grandes motivos. El primero es que todo se produce después de que su movimiento, el Partido Popular (ÖVP), ganara las elecciones europeas del pasado domingo con el 34,9 % de los votos. El segundo es que siendo el dirigente más joven de Europa, con altas tasas de popularidad, se convirtió en el primer canciller austriaco en ser derrocado por una moción de censura, y también en el que cumplió el mandato más breve.

(Puede leer: Sebastian Kurz, el millennial que formó un gobierno con la ultraderecha)

Los tormentos de Kurz empezaron hace 10 días, cuando se destapó uno de los peores escándalos de corrupción en la historia reciente de Austria. Un medio local publicó un video, que en realidad era una trampa, grabado con cámara oculta en 2017 en la isla española de Ibiza, en la que el vicecanciller, Heinz-Christian Strache, del partido liberal de Austria (FPÖ), proponía la adjudicación de contratos públicos austriacos a cambio del apoyo financiero a una supuesta millonaria rusa que estaba dispuesta a financiar ilegalmente su campaña.

Tras la destitución obligada de Strache, la ruptura de la relación FPÖ-ÖVP, que le aseguraba gobernabilidad a Kurz, quedó sentenciada. El partido liberal, como represalia política, quitó del gobierno a todos sus ministros del actual gabinete. Con todo y eso, el canciller pensaba mantenerse en el poder y llevar consigo un mensaje de tranquilidad y estabilidad. Con lo que no contaba es que su exaliado cambiaría definitivamente de bando y se aliara con la ultraderecha del SPÖ, por lo que ahora los acusa de haber formado "una coalición" para derrocarlo.

Durante el debate parlamentario, Kurz acusó al FPÖ y al socialdemócrata SPÖ de actuar movidos por "deseos de venganza" y aseguró que "nadie en el país puede comprender" la moción. Por su parte, la oposición de izquierda lo responsabilizó de traer a los ultras al Gobierno y de tratar luego de acumular poder para acudir con ventaja a las elecciones, mientras que el FPÖ le ha acusado de dinamitar la coalición por ambición personal.

(Le puede interesar: Video: De derecha y antimusulmám, así es el próximo primer ministro de Austria)

Un símbolo en Austria

Kurz había llegado al poder tras ganar las elecciones generales de 2017, con un 31,7 % de los votos, siete puntos porcentuales más que en 2013, rescatando así a su partido de una deriva de pérdida de votos que se prolongaba desde hacía una década. Pero, a pesar del revés sufrido hoy, es considerado en su país como un especie de "mesías" y "niño prodigio" en su partido, por recuperar la jefatura del Gobierno tras una década de derrotas en coaliciones con el Partido Socialdemócrata.

Y es que su trayectoria es curiosa desde donde se la mire. Nació como hijo único en Meidling, el distrito 12 de Viena, la capital austríaca. Sus padres se llaman Elisabeth y Josef. La madre es profesora de secundaria; el padre, ingeniero. Pero el hijo no llegó muy lejos de su casa paternal y sigue viviendo a la vuelta de la esquina, en un piso de alquiler que abarca unos 65 metros cuadrados. Lo comparte con su novia, Susanne Thier, a la que le declaró su amor a los 18 años.

Un año después, el joven empezó a estudiar ciencias de derecho en la Universidad de Viena. No logró terminar la carrera universitaria. En lugar de ella, se dedicó a la política. A los 16 años se afilió a los Jóvenes del Partido Popular (JVP), cuya ideología se define como conservadora y cristiano-demócrata. Cinco años más tarde, se convirtió en líder de esta fracción y llamó la atención con sus campañas electorales.  

Le puede interesar: Jóvenes - unidos a la derecha

En 2010, lanzó una con el lema “Negro te pone cachondo” (Schwarz macht geil”), en la que se repartían condones negros, el color de su partido político. En un auto negro, bautizado “Carro-Cachondo”, recorrían las calles de Viena. El proyecto no alcanzó el éxito esperado, pero tampoco impidió a Kurz a llegar a la cima política del país alpino. A los 24 años, el político fue nombrado secretario de Estado de Integración. Una decisión muy controvertida, por su edad y poca experiencia política. Tres años más tarde, le consignaron el puesto de ministro de Asuntos Exteriores, sin tener conocimiento práctico.

En su primera intervención tras ser destituido, Kurz aceptó la decisión democrática tomada hoy en el Parlamento, pero activó ya el modo electoral de cara a los próximos comicios y advirtió lo difícil que va a ser frenar el avance de sus ideas. "Pueden destituirnos, pero no pueden parar los cambios que hemos comenzado", dijo el jefe de los populares, rodeado de decenas de sus simpatizantes en Viena. "Hoy ha decidido el Parlamento, pero al final del día, en septiembre, en una democracia quien decide es el pueblo", proclamó.

862989

2019-05-27T19:00:17-05:00

article

2019-05-27T19:12:41-05:00

alagos_86

none

redacción internacional

El Mundo

Así cayó el gobierno del canciller millenial de Austria, el líder más joven de Europa

89

6143

6232