Así es la prisión de Lula

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva está privado de la libertad en una celda de la Policía Federal de Curitiba. Así han sido sus primeras horas tras las rejas.

En el cuarto piso de este edificio está la celda de Lula da Silva. AFP

El expresidente Lula pasó su primera noche en la cárcel, pero sus partidarios mantendrán la presión con una "vigilia permanente" en Curitiba (sur de Brasil) y apuestan por un rápido cambio de jurisprudencia que permita liberarlo.

Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), de 72 años, llegó en helicóptero la noche del sábado a la sede policial donde empezó a purgar su pena de 12 años y un mes de cárcel por corrupción y lavado de dinero. Es el primer expresidente de Brasil encarcelado por un delito común.

Ver más: A Lula se le olvidó que en la política no se tienen amigos

Su llegada causó una conmoción en esta ciudad conservadora, con disturbios entre simpatizantes de Lula y los agentes que custodiaban la sede de la Policía Federal donde se halla la celda de Lula.  Lula, que lidera las encuestas para las elecciones de octubre, "no es un preso común, es un preso político, el primer preso político después de la reapertura democrática" en 1985, proclamó la presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hoffmann.

El mismo Lula lo dijo antes de entrar a prisión: "Yo no soy un ser humano más. Yo soy una idea", llegó a proclamar. "Mis ideas ya están en el aire y nadie las podrá encerrar. Ahora vosotros sois millones de lulas".

Una celda sin rejas

El implacable juez Sergio Moro, el que condenó a Lula a prisión, ya sabía que el expresidente no podría liberarse de la cárcel. Por eso desde hace dos meses mandó a modificar una sala de la sede de la Policía Federal de Curitiba, a donde finalmente el líder político de izquierda llegó el sábado en la noche.

La sala de 15 metros cuadrados no es como las otras celdas que ocupan otros políticos también presos allí por corrupción. En un gesto de de generosidad, Moro dijo que "en atención a la dignidad que ocupó, el presidente estaría en un espacio de 15 metros. Una celda común tiene apenas 12 metros. 

Según explicó el propio juez, “una sala reservada, especie de sala de Estado Mayor en la Superintendencia de la Policía Federal, fue especialmente preparada para el inicio del cumplimiento de la pena. El expresidente quedará separado de los demás presos”. De acuerdo con reportes de prensa, “la sala-celda está ubicada en el cuarto piso de la Superintendencia de la Policía Federal, posee una cama simple y una mesa, además de un baño privado, y no tiene rejas”.

Es una especie de "sala-celda", un espacio que antes era ocupado por los policías que llegaban a Curitiba procedentes de otros lugares del país y debían permanecer unos días alojados en ese lugar. 

Ver más: Brasil, cuando el poder cae

Su seguridad estará a cargo de agentes de seguridad penitenciarios que permanecerán las 24 horas en la puerta de la sala. Moro explicó que “así no habrá riesgo para la integridad moral o física de Lula”.  Fuentes policiales explican que, al igual que otros presos de renombre, Lula tendrá dos horas al día para salir de la celda. Durante los primeros meses, el expresidente no tendría autorizadas las visitas de familiares, igual que sucede con otros prisioneros alojados en la sede de la Policía Federal de Curitiba.

Esto fue lo último que dijo Lula antes de ir a su prisión:  "Voy a salir de esta más grande, más fuerte e inocente. Porque voy a demostrar que son ellos los que han cometido un crimen".

748861

2018-04-08T13:51:45-05:00

article

2018-04-08T13:51:45-05:00

alagos_86

none

-Redacción Internacional

El Mundo

Así es la prisión de Lula

28

3965

3993